viernes, 20 de enero de 2023

EL VICE-BOTARATE. Antonio Campos Romay*

 El Vice-botarate Gallardo, carente de la menor gallardia, hace del sexo su prioridad, mostrando la validez del refrán “dime de lo hablas y te diré de lo que careces”. Encaramado en su papel de mamarracho alfa, se arroga chabacano desde las practicas mas rancias del patriarcado, cual novicio de Savaranola, con derecho a maltratar a la mujeres y despojarlas de su independencia.

Ayatolá de vía estrecha, se pasa por el arco de triunfo la Constitución y la legalidad vigente, pisoteando los derechos y la intimidad de las mujeres en lo que es un acto de su exclusiva decisión. No hay en todo el espació europeo, salvo las anomalías neo-fascistas de Morawiecki y Orbán en Hungria y Polonia, donde no este regulada una ley de interrupción del embarazo en orden a garantizar y practicar con tada garantía la ejecución de este derecho.

Conviertese el Vice-botarate en majadero al que su inopia intelectual le impide ver la inmensa estupidez de considerarse amo y señor de conciencias ajenas en el siglo XXI. De paso arrodilla ante su estulticia, propia de una oscura era de estupidez, al Botarate Mayor Mañueco, que “acongojado” tardó cinco días en tartamudear algo sobre el particular.

No es de extrañar. Su mohíno jefe nacional del movimiento de derecha extrema, sumido en estado de depresión aguda añorando su placida Xunta galaica, siente su carencia de liderazgo en el partido que preside, incapaz de frenar los dislates que acepta la pusilanimidad de su Botarate Mayor ante el Vice-botarate. Desnudado de sus galas de ponderación y moderación, el Sr. Núñez Fejoo se muestra carente de sentido de estado, liviano de valores democraticos y torpe frente al cepo de Vox en su pilotaje de lo que estos llamam, la “derechita cobarde”.

Al Vice-botarate que tiene mas gula de notoriedad que un hambriento de pan, su ruindad moral e intelectual le impide filtrar pleno de satisfacción de si mismo, las bestialidades que babea. Al alfa -botarate tanto le da decir en sede parlamentaria a la procuradora Dña. Noelia Frutos, (con discapacidad motora), “le voy a responder como si fuera una persona como todas las demás” como al antecesor en su cargo, “presunto delincuente e imbecial”. No se cohibe en la injuria al presidente del gobierno de su país, tildándolo de “líder de una banda criminal”, lo que hace extensivo al Grupo Parlamentario en las Cortes de Castilla y León.

Enloquecido con su catecismo tridentino en ristre acusa al gobierno de coalición de pervertir a los niños con educación sexual en las aulas. Se erige con la osadía del ignorante, como paladín de la liberación de la ideología de genero en la escuela. Y aun le queda bilis para verter que la ley del aborto ampara "triturar niños con discapacidad".

Ante este espécimen que nadie ponga cara de sorpresa por su diarrea intelectual, amparado por un un PP cómplice y silente. Le anteceden sonoros tuits suyos que lo definen...“Me parece una gran idea recuperar a Raúl para la Eurocopa. Hay que heterosexualizar ese deporte repleto de maricones”. “Ser feminista es una ridiculez, más aún si no eres una mujer” , “Qué asco me dan los pijo-horteras con fulares…Julandrones camuflados”… Y así una catarata interminable de basura salida de la boca infecta de este parasito inútil que aparentar necesitar los servicios de un psiquiatra.

Estos son los sujetos que al Sr. Núñez Feijoo le estrimulan para encamarse en una coalición de esperpentos si al caso viniere y asaltar La Moncloa, (figuradamente), aun a costa de llevar al precipicio la democracia y el Estado de Derecho.

Es de imaginar de Vicepresidente del España al Sr. Abascal. Abogando por un euroescepticismo similar al de Orban y Morawiecki, aspirando a ser estandarte de en una alianza de países,“patriotas europeos”, donde cada uno pueda hacer lo que le plazca sin incomodas trabas democráticas o legales. Y luciendo la misma logorrea infecta y antidemocratica de su secuaz en Castilla-León.


Que nadie se llame a engaño ni a posterioridad se mese con desesperación la cabellera. Ya lo advierte en un tuit el diputado Sr. Valdoví, pues “Nos han mostrado perfectamente el piso piloto”



*Antonio Campos Romay ha sido diputado en el Parlamento de Galicia.

martes, 6 de diciembre de 2022

¿DE VERDAD SE QUIERE CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN?

Diciembre de 2022, 44 aniversario del referéndum en el que los españoles de entonces aprobaron y aceptaron, de forma muy mayoritaria, como propia la máxima norma que ha venido haciendo posible una convivencia en paz de esa generación, y todas las que han nacido, crecido y razonablemente prosperado en bienestar hasta hoy.

La práctica totalidad de los representantes de los partidos políticos, de otros poderes del Estado, y resto de entidades asistentes al acto de conmemoración que han declarado se han apresurado a decir que hace falta reformarla, modernizarla, actualizarla, etc., de forma mucho más intensa piden hacerlo muchos de los que no asisten. Según alguna consulta de medios de comunicación algo parecido pide un 60% de los ciudadanos preguntados.

Los más entusiastas defensores de que nada se toque coinciden con los partidos y colectivos que la están incumpliendo a diario, impidiendo la renovación del Consejo General del Poder Judicial, del Tribunal Constitucional, o con aquellos anti-sistemas a los que cualquier norma democrática les sobra.

Tema aparte son las reformas apuntadas o sugeridas, siempre sin entrar mucho en detalles, no tratan de temas menores, afectan a partes del texto que en 1978 se protegieron mediante procedimientos complejos, que exigen amplios acuerdos, muy amplios acuerdos, puntuales y generales.

Empecemos por analizar lo más fácil, comenzar a tramitar la iniciativa: exige el voto favorable de 174 senadores y 234 diputados al mismo texto. Texto que continuara siendo un “Proyecto de Reforma”. Después habrá que celebrar unas Elecciones Generales que darán unas nuevas Cámaras, estas tendrán que aprobar, con mayorías iguales a sus precedentes, el texto definitivo que se someterá a ratificación por los ciudadanos, mediante referéndum.

Analicemos con la actual relación de fuerzas parlamentarias posibles fórmulas viables. Teniendo en cuenta los 89 diputados y 104 senadores, de que dispone el PP, en cualquier fórmula un ingrediente obligado es esa fuerza política, sin ella no es posible ni siquiera iniciar el proceso de elaboración del Proyecto de Reforma. En el Senado la única suma posible para superar el corte es PP + PSOE. En el Congreso tendrían que sumar además al menos 25 votos adicionales, de los que solo puede disponer Unidos Podemos-IU, o un conglomerado de múltiples fuerzas (del anti-sistema VOX no puede esperarse apoyo). Juzgue el lector cuales son las posibilidades reales de arrancar cualquier otra cosa que sea diferente a una Comisión de estudio, para preparar papeles cara al futuro.

Olvidemos las reformas de los temas especialmente protegidos, ¿Se pueden mejorar cualquier aspecto mínimamente progresista con la actual relación de fuerzas parlamentarias?
No, por decisión de los votantes las fuerzas conservadoras tienen en su conjunto capacidad de veto e iniciativa en ambas cámaras. Incluso una sola de ellas el PP puede bloquear y vetar en Senado "sine die" cualquier iniciativa de reforma constitucional, que superara el Congreso.

¿Qué fuerzas serían necesarias para alcanzar las mayorías que permitirían llegar a plantear a los ciudadanos un texto hoy? Con la actual composición de las Cámaras, en el Senado solo es posible con la participación del PP y del PSOE, En el Congreso PP + VOX, pueden impedir cualquier propuesta, incluso con una simple abstención. Para que prospere una propuesta de iniciar el proceso también sería necesaria al menos la suma del PSOE+ PP+ otros 25 diputados. Conclusión, hoy hablar de reforma de la Constitución es atenerse al dicho: “el esfuerzo inútil conduce a la melancolía"

Continuemos analizando lo que sostienen los irreductibles “progres” más optimistas. Como si de verdad se quiere adaptar la Constitución habrá que contar con el PP sí o sí el nuevo texto solo será más progresista que el actual, si el PP está en franca minoría, en las dos elecciones necesarias. Sí, dos elecciones, además del referéndum, una primera en la que perdiera sustancialmente escaños (Y que no fueran a VOX), en especial en el senado para que fuera posible iniciar la elaboración del Proyecto, y en caso de reformas de las protegidas por el artículo 168, que las pérdidas se mantuvieran cuando se convoquen las elecciones para las Cámaras, que elaboraran el texto definitivo.

Por otra parte, cualquier político que pretenda que la nueva Constitución, tenga una vida y una aplicación aceptable a medio plazo, deberá llegar a la conclusión que eso solo será posible si es aceptada incluso por fuerzas antagónicas y a la baja, mediante el equilibrio y la ambivalencia.

Diciembre de 2022

Isidoro Gracia

DE PENSIONES Y PENSIONISTAS

Las cuatro “pes” políticas de moda, para estos tiempos de crisis son: Populismo- Posverdad -Polarización y Prisas.

Y las definiciones de cada término, en cuatro frases a recordar, bien pudieran ser:
1.-Populismo: proponernos soluciones fáciles de entender, emocionantes, excluyentes e inaplicables sin dolor.
2.-Posverdad: La puñetera mentira o patraña de siempre.
3.-Polarización: demonizar al adversario y enfrentar a unos contra otros a base de insultos y falsedades (véase 2)
4.-Prisa: la enfermedad o patología de la rapidez.
Una vez interiorizadas estas definiciones para cualquier posible debate, me dirigí al “centro socio cultural” más próximo a mi casa, la cafetería de Sócrates Rex.
Allí, suelo reunirme con algunos amigos donde tratamos de conversar sobre asuntos reales y aprender entre todos por el precio de un café.
Ayer, debatimos el asunto de la “insostenibilidad de las pensiones”, utilizado profusamente por la derecha española, por determinados medios y hasta por el gobernador del Banco de España. Nuestras conclusiones os las hago saber con mucho gusto por si fueran de vuestro interés.
Somos casi diez millones de pensionistas, un 21% de la población, los que cobramos un 12,5% de la riqueza total del país.
La mayor concentración de pensiones se encuentra en el tramo de 650 a 1000 euros/ mes con dos millones seiscientos mil pensionistas (26%). Aquí conviene recordar que existen las pensiones contributivas y las no contributivas (estas últimas no han cotizado a la Seguridad Social) pero están incluidas en el sistema.
Si se compara el gasto de pensiones, en relación con el PIB (el valor de todos los bienes producidos en España), y el de otros países europeos, estamos en la media (12,5%), si bien es cierto que no todos los Estados tienen el mismo sistema, sí todas pueden referenciarse con el PIB.
De acuerdo con su PIB, países como: Portugal 13,9%; Francia 15%; Italia 15,8%; Austria 14%; Grecia 16,1%; Finlandia 13,2% o Bélgica 12,6%, están a la cabeza y esfuerzo.
Y por debajo, otros Estados como: Alemania 11,8% (con un sistema mixto: publica para él % indicado, más una previsión social con la empresa y otro complemento posible y voluntario); Dinamarca 12,3%; Países Bajos 12,2%. (Datos de Eurostat).
En esencia, eso de la insostenibilidad se trata en nuestra opinión y basicamente, de una batalla ideológica que intenta reducir las cotizaciones a la Seguridad Social, y dejar nuestro sistema público de pensiones en mínimos, para complementarlo por el interesado que pueda y quiera, con una inversión en fondos privados controlados por bancos o compañías de seguros, es decir otra vez de la mano de los negocios.
Las declaraciones populistas proponen panaceas privadas irreales en este caso; con la posverdad nos engañan a golpe de falsedades y el miedo a la quiebra del sistema; con la polarización se intenta enfrentar a los jubilados con los trabajadores y los jóvenes, y por último se perciben las prisas y deseos mal disimulados de la oposición conservadora (PP y VOX), por cambiarlo todo.
Casi nunca se relaciona esta “insostenibilidad” con las elusiones fiscales y tributarias que suponen unos 26.000 millones, de los que más de 10.000 corresponden a grandes empresas, o la economía sumergida (conjunto de actividades que se desarrollan al margen del control del Estado y no tributan), que supone un 23,1% de nuestro PIB, por encima de la media de la UE que ronda el 13% según el nada sospechoso FMI (Fondo Monetario Internacional).
Entre el fraude fiscal, la economía sumergida y si añadimos los paraísos fiscales se le hurta a nuestro país y a todos nosotros, una cifra superior a los 120.000 millones de euros, es decir, se podrían pagar, de no existir ello, el 75% de nuestras pensiones.
Nuestra falsa “insostenibilidad”, viene de un mundo cuyo modelo económico depredador (neo liberalismo) nos conduce a ello, nada que ver pues con las pensiones, que además de pertenecernos por derecho, están ayudando y mucho, a la “sostenibilidad” de familias, hijos y nietos en esta nueva crisis, procurando una cierta paz social y convivencia que algunas formaciones políticas como el PP y VOX, a golpe de cuatro “pes” están empeñadas en destrozar.

LUIS TOXO

jueves, 24 de noviembre de 2022

A la Ministra de Educación

 

En los estudios de educación secundaria y bachillerato, en España, existe un gran vacío sobre el conocimiento de amplios territorios y multitud de pueblos que estuvieron vinculados a nuestro país, particularmente en América, Asia y África.

¿No ha de interesar la historia de los reinos y habitantes de la América prehispánica, la acción de España sobre los mismos y el parentesco que en los dos últimos siglos ha seguido relacionando a la América hispánica y España? Decimos reinos porque aquellos territorios nunca fueron colonias en el sentido convencional que se entienden, aunque los estudiantes y profesores de América sigan hablando de la época “de la colonia”.

¿Cómo es posible que los adolescentes españoles no sepan nada de la etnografía prehispánica en América, que se puede estudiar al tiempo que se aborda el fenómeno de la conquista y sus características, la colonización y aún la independencia? No se trata de un estudio exhaustivo de los múltiples pueblos que, en diverso grado de desarrollo, poblaron y pueblan América, sino de tener una idea de su complejidad y cosmovisiones, el fenómeno que representó el contacto entre españoles y americanos en los siglos XV y XVI y el mestizaje que se produjo a partir de este momento, fenómeno de un gran interés humano. ¿Podría pensarse sobre la mentalidad de los Moctezuma, Cuautémoc, Atahualpa o Lautaro?

La conquista fue una labor privada en un primer momento, comprometiendo a capitanes españoles que empeñaron su fortuna en la construcción de naves y en la contratación de soldados, frailes y personal auxiliar, como es el caso de Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Pedro de Valdivia, Nuño de Guzmán, pudiéndose recurrir a este último para mostrar la enorme crueldad de la que es capaz el ser humano.

Ello implicaría conocer a grandes rasgos la geografía de América, completamente desconocida para los europeos de la época: grandes cordilleras como los Andes, selvas impenetrables, ríos de una longitud y caudalosidad extraordinarias, grandes desiertos y altiplanos, climas tan diversos y distintos de los conocidos en España. También implicaría conocer los avances de la navegación desde el siglo XV y el conocimiento sobre el régimen de vientos dominantes tanto en el Atlántico como en el Pacífico.

La existencia de imperios en la América prehispánica implicó el sometimiento de unos pueblos indígenas por otros, existiendo por tanto una hostilidad latente entre dominados y dominantes, lo que los conquistadores españoles no hicieron sino continuar. Tal fenómeno debe ser visto como una constante histórica que ha tenido sus pros y sus contras: desaparición de antiguas culturas, aportes culturales y técnicos, conocimiento de productos naturales para la agricultura y la ganadería, etc. De igual importancia es conocer que la conquista no hubiera sido posible, probablemente, si los españoles no contasen con la alianza de los pueblos indígenas, enfrentados no pocas veces entre sí: tlascaltecas en Nueva España; cañaris y chachapoyas en los Andes, por poner solo algunos ejemplos.

No menos interés tiene, en contacto con el comportamiento humano a lo largo de los tiempos, el fenómeno de la trata negrera, origen de la existencia de grandes comunidades de dicha raza en muchos países de América, particularmente Estados Unidos y las Antillas. La mentalidad de la época discriminó al negro respecto del indio, a este respecto del mestizo y el criollo, descendiente este de europeos pero ya nacido en América. ¿No emocionará esto a los estudiantes imbuidos de un sentido democrático como el que se ha dotado nuestro país?

La organización social jerarquizada de los pueblos indígenas, con caciques y curacas al frente de las comunidades, facilitó la labor de los conquistadores, que llegando a acuerdos con aquellos y reservándoles sus privilegios y posesiones, pudieron llevar a efecto sus objetivos: metales preciosos, tierras y honores; pero al mismo tiempo cabría hacer una reflexión sobre las vanidades humanas, sus egoísmos e injusticias, que solo se entienden si se comprende en parte la época estudiada y aún los casos que se dan en nuestro mundo actual.

De igual manera debe ponerse de manifiesto que la parte del oro y plata que correspondía a la Corona permitió a la monarquía española mantener su hegemonía militar y territorial en la Europa de su tiempo, hasta que el agotamiento por tanto esfuerzo produzca su declive. El capitalismo europeo experimentó un empuje con las riquezas americanas.

Los conocimientos de los pueblos indígenas de América, sobre todo en arquitectura e ingeniería, son de un interés extraordinario, teniendo en cuenta las grandes distancias meridianas holladas por los españoles, desde los actuales Estados Unidos hasta el cabo de Hornos; bien entendido que algunos territorios nunca fueron ocupados por los españoles, como el sur de Chile y la Patagonia, pero otros fueron intensamente colonizados, como las islas antillanas, el altiplano mexicano, los países del istmo, los andinos y los territorios entre las actuales Bolivia y Argentina. Y con el tiempo se fueron levantando mapas cobre las tierras descubiertas, labor ímproba y lenta, disuadiendo pronto a unos y otros de que no existía un paso marítimo hacia el Pacífico en el norte de América.

Una breve referencia a la toponimia hispana en Estados Unidos puede dar una idea de la presencia española en esas vastas tierras, donde se produjeron epopeyas que, incluso en un sentido lúdico, pueden ser de interés conocer: Ponce de León, Cabeza de Vaca, Vázquez de Coronado, Hernando de Soto y Junípero Serra. ¿Cuáles eran las motivaciones de estos hombres que vivieron en un tiempo para nosotros en parte incomprensible? Interés tiene, en contacto con el fenómeno corsario, el papel en el estrecho de Magallanes de Sarmiento de Gamboa, labor titánica que –como en otros casos- acabó con la vida de todos los partícipes.

La demografía indiana y su sangría, sobre todo debida a las enfermedades contraídas a partir del contacto con los europeos, el trabajo forzado y las guerras, bien entendido que la mita y las guerras ya existían antes de la llegada de los españoles. La institución de la encomienda y las denuncias contra los abusos cometidos sobre los indios, bastando con citar a Antonio de Montesinos, Bartolomé de Las Casas, Cieza de León y Alvarado Tezozómoc. Igualmente la legislación española protectora de los indígenas, de tan difícil aplicación en las Indias, durante el reinado de Fernando el Católico (1512), las leyes de Valladolid (1513) y las de Burgos (1542).

Importancia capital tuvo el clero regular, sobre todo franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas, esforzados evangelizadores de su tiempo, que aprendieron las lenguas nativas (nahualt, maya y quechua particularmente) para una mejor comunicación con los indígenas. La pronta organización administrativa de la América hispana en Virreinatos, Audiencias y Gobernaciones, que dieron personajes ejemplares y otros corrompidos por el poder y la lejanía de la Corte. Las dificultades para pacificar a los indígenas en algunos territorios (chichimecas, araucanos, por poner dos ejemplos) defensores de su identidad, refractarios a toda novedad y luchadores contra los abusos que habían sufrido de manos de los españoles.

Importancia especial tiene el hecho de que los herederos de la dominación española fueron los criollos, es decir, blancos que venían de heredar haciendas, tierras, cargos públicos, y se habían educado en colegios y en el ejército. Cuando llegue el momento de la independencia serán estos criollos los adalides de la misma, ejemplos de lo cual son Bolívar, San Martín, Francisco de Miranda o Iturbide. Y fueron los nacientes Estados a principios del siglo XIX los encargados de colonizar los territorios que habían escapado al fenómeno aquí tratado, como el caso de Yucatán por México, los indios ranqueles, patagones y pampas por Argentina, la disputa entre este país y Chile por el territorio de los pehuenches…

España traspasó a América, a medida que está fue administrada por la metrópoli, fundaciones como las existentes aquí: universidades, colegios, hospitales, hospicios, iglesias y catedrales, edificios civiles, un arte propio del Renacimiento y del Barroco, que los habitantes de América adaptaron a sus gustos particulares, y donde se ve el sincretismo entre su arte ancestral y el importado.

Pero también es importante conocer –para una mejor aceptación del otro- la sensibilidad de los pueblos indígenas en sus manifestaciones espirituales, religiosas, mágicas y artísticas: ¿cómo no admirar el delicadísimo arte de los muiscas, de los taironas, de los habitantes del río Magdalena, de los mayas o de los mexicas? Trabajos en oro, en cobre, en barro, cerámicas y objetos votivos, manifestaciones todas que disuaden de concebir a estos pueblos como primitivos; simplemente no habían desarrollado una tecnología guerrera y literaria como los europeos.

Se fundaron ciudades, se explotaron minas, se cultivaron campos, se llevó la ganadería a América (con el impacto ecológico que ello representó), se construyeron vías de comunicación y puertos, baluartes defensivos contra las aspiraciones de otras potencias marítimas (Inglaterra, Holanda y Francia particularmente), se desarrolló un comercio marítimo intenso que incluso tuvo como destino las islas Filipinas desde la segunda mitad del siglo XVI, pasando a depender estas del Virreinato de Nueva España. Y todo ello por medio de la explotación inmisericorde de una gran masa de pobladores cuya esperanza de vida era bajísima, cuyos sufrimientos la humanidad nunca podrá reparar. Por eso fue posible que surgiesen los cronistas mestizos, que nos han dejado obras con versiones distintas a las de los que estaban al servicio de los conquistadores; valga el ejemplo del Inca Garcilaso de la Vega, pero no es el único.

En todo caso es necesario cobrar conciencia de las enormes distancias que se salvaron, por mar y por tierra, los peligros que se corrieron, las enormes mortandades que se sufrieron por parte de unos y otros. Cabe reflexionar sobre la mentalidad dominante entre los conquistadores, hidalgos sin fortuna en su mayor parte que aspiraron a una gloria que el destino no les había deparado; pero también hay que contar con los aventureros, delincuentes, clérigos y personas altruistas que, ya antes o en territorio americano, vieron allí una forma de realización personal, un objetivo vital, un medio de salvación, en lo que Bernardino de Sahagún quizá sea un ejemplo sobresaliente.

Quizá no exista otro imperio como el español en la historia: ya sea por el momento en que se produjo, muy lejos del imperialismo moderno, ya sea por las mentalidades dominantes, ya por el nuevo tiempo que el Renacimiento parecía alumbrar, con los avances científicos (geográficos y astronómicos) y técnicos (nuevas naves) con marinos de una talla no conocida hasta entonces (Colón, Pinzón, Magallanes, Elcano, Sarmiento de Gamboa, Legazpi, etc.).

Las islas de la especiería, en el sureste asiático, llegaron a estar al alcance del comercio europeo gracias al esfuerzo titánico de marinos y comerciantes portugueses y españoles, gracias también a la implicación de sus respectivas Coronas, que se fundieron en una sola entre 1580 y 1640. Se trata de la primera manifestación, prolongada en el tiempo, de una economía global, limitada por sus características técnicas, pero alumbradora –con toda la carga de miseria que existió- de un tiempo nuevo. Los marinos portugueses llegaban a las Molucas circunnavegando África y por medio del océano Índico, apoyándose en sus enclaves de la India; los españoles lo hicieron surcando el océano más grandioso conocido, el Pacífico, así llamado por las calmas ecuatoriales, haciéndolo más difícil para la navegación a vela, la única existente en el momento.

Durante las últimas décadas han avanzado extraordinariamente los estudios etnográficos, arqueológicos, históricos y antropológicos que han venido a exigir –más que nunca- relacionar lo que se investiga con lo que se estudia. Obviamente no corresponde esto a los alumnos adolescentes, pero sí a los profesores en todos los niveles para conformar sus programas curriculares en el campo de la Geografía y la Historia.

Asombra el interés que se tiene en la América hispánica –incluso en Estados Unidos- por la España del imperio americano, por el Consejo de Indias, por el papel de la Monarquía en la evangelización y en los metales preciosos, habiendo dado una historiografía extraordinaria en cantidad y calidad que no tiene su correspondiente en España, aun considerando las grandes aportaciones de minorías académicas en nuestro país.

Y todo ello no para enorgullecernos vanamente de lo que otros hicieron, pues de todo hubo, sino de ser fieles a una historia común que no ha dejado de vincularnos con los países de habla hispana en América y con los cuales tenemos una deuda de gratitud recíproca, hechura de la misma historia. Ahí está la masiva migración española y europea a los Estados en formación durante los siglos XIX y XX, nuevo vínculo que, a modo de simetría, completa un círculo fecundo.

L. de Guereñu Polán.

viernes, 18 de noviembre de 2022

A QUIEN CORRESPONDA. Antonio Campos Romay*

D. Miguel Delibes académico de la RAE y premio Cervantes entre otras distinciones decía tajante, (quizás por haber participado en la guerra civil), “no existe paz por injusta que sea, que no resulte preferible a la mas justa de las guerras”. En su libro “Hereje” podemos leer una de sus sensatas reflexiones,"En Moro y en Erasmo, el bien moral es, en el fondo, el fin que justifica los medios; en cambio, en Maquiavelo, la razón de Estado y el interés del Príncipe constituyen un fin en sí mismos y son los medios para la defensa del Estado. Moro y Erasmo conceden primacía a la Ética sobre la Fuerza”.

Hoy el Este de Europa es un lugar en guerra que puede convertirse en un polvorín que la estupidez supina y el animo criminal lo haga susceptible de estallar en algún momento. A partir de ahí tendrá plena validez la frase Einstein... “No sé con qué armas se luchara en la III Guerra Mundial, pero la IV Guerra Mundial será luchada con palos y piedras”. Las armas nucleares son sin duda el gran problema de la Humanidad. Con el vergonzoso complemento del papel mojado de los acuerdos firmados por las potencias nucleares y los cínicos protocolos de desarme.

«Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y sin embargo, sucedieron así». Es otra sabia frase Delibes que se corresponde a su libro «El Camino». Nuestra historia en común sobre el planeta esta llena de sangrienta violencia que siempre tiene una falacia a mano para justificar su sinrazón. Pueden ser múltiples sinrazones, pero lo único cierto es que tras de si, la herencia es una una quiebra dramática moral y material. Tras cualquiera de las guerras a poco que se hurge en su miseria asoman los motivos reales. Nacionalismo excacerbado, imperialismo, fundamentalismo religioso… Y siempre, los intereses económicos de las élites de los países involucrados en ellas que las organiza para defender su intereses. Sartre lo expone con claridad , Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

Comodamente tras las bambalinas se lavan las manos en la sangre de millones de personas inocentes que como ciego rebaño van al matadero. Bajo mil mascaras en que ocultar su infamia se desarrollan guerras, unas visibles y otras olvidadas, en multitud de frentes abiertos por todas las geografías y continentes anegando el mundo de dolor y muerte.

La Humanidad debiera ser capaz de sacar la careta hipocrita y denunciar sin excusas torticeras que la guerra es un crimen y quienes las instigan son criminales merecedores de castigo ejemplar.  Howard Zinn, historiador y politólogo norteamericano autor de “La otra historia de los Estados Unidos” que vendió mas de un millón de ejemplares en el año 2002, ha manifiestado sobre la guerra “no hay bandera lo suficientemente larga para cubrir la vergüenza de matar a gente inocente”. Igual de tajante es Aldous Huxley: “Lo absurdo y monstruoso sobre la guerra es que los hombres que no tienen conflictos personales, son entrenados para asesinar a otros a sangre fría”.

Detrás de cada guerra “respetables” empresarios con la sangre inocente amasan fortunas. Y tras los motivos económicos ocultos, la barbarie de la guerra propicia la aparición de sujetos carentes de moralidad y decencia que ven la posibilidad de dar rienda suelta a sus mas brutales instintos. Conflictos que emponzoñan la convivencia, asolan las libertades y donde las primeras victimas son la verdad, el respeto humano y la libertad de expresión.

Es hora de exigir de los políticos que manejan las marionetas que dicen pueblo soberano, por una vez muestren un rasgo de humanidad comprometiéndose con la Paz. Háganlo por hipocresía, por cinismo, o por noble convicción. Pero háganlo. Mientras ustedes se dedican a sus juegos florales, seres humanos mueren por el plomo asesino, la tortura, el hambre, la enfermedad y el desamparo.

Lo manifestaba desde su experiencia personal el general norteamericano de cinco estrellas Eisenhower, Odio la guerra, ya que sólo un soldado que la ha vivido, es el único que ha visto su brutalidad, su inutilidad, su estupidez.

Estas letras quisieran ser un modesto alegato por la PAZ… Por el derecho al amor, a la dignidad, a poder labrar el futuro, a recuperar la nobleza del ser humano. A construir un mundo basado en los derechos humanos y no en la explotación, la injusticia social y la codicia. Por un mundo de votos y no bajo botas. Con derecho a vivir sin el sobresalto de caminar al borde de una hecatombe mundial.

Yo reivindico la ternura de la poetisa norteamericana Eve Merriam cuando expresaba su anhelo, que no puede menos de ser compartido por la humanidad digna de tal calificativo, “Sueño con dar nacimiento a un niño que pregunte; mama, ¿qué era la guerra?

¡SI QUIERES LA PAZ, TRABAJEMOS POR LA PAZ!


*Antonio Campos Romay ha sido diputado en el Parlamento de Galicia.