viernes, 31 de mayo de 2013

LOA AL SINDICALISTA DESCONOCIDO


Asisto como invitado al Congreso de UGT-Galicia, en el acto de inauguración el recuerdo a algunos de los sindicalistas fallecidos en el periodo entre congresos forma parte del protocolo. Sobre la pantalla aparece la foto de uno que me fue próximo. No recuerdo el nombre completo, para mí y para casi todos, era solo Antolín, el compañero que se encargaba en la Sección Sindical de difícil tema de los tiempos obtenidos con el sistema  trampa del cronometraje.
También se preocupaba del buen funcionamiento de alguna tarea de administración, repartía octavillas aguantando madrugones, pedía el voto incansable en las elecciones, aceptando siempre un modesto puesto en el orden de la lista y otros muchos trabajos de servicio a los demás. Nunca tuvo un  puesto relevante o remunerado, casi siempre el mucho tiempo y esfuerzo aportado tuvo como recompensa la llegada de más problemas, incluso de algún gesto de desagrado y la presión de los mandos, en especial cuando el sindicalismo de clase era pecaminoso y motivo de sospecha anti-empresa.

Tengo en mi mente dos imágenes imborrables, cuando la enfermedad que lo mató ya había hecho estragos en su cuerpo y él era consciente que se moría, en la fiesta anual de la Sección Sindical, semanas antes de su muerte, bailaba abrazado a su mujer e hija, y a mí pregunta: ¿Cómo estás? Respondió: Apurando el último baile. Aún le vi otra vez, a solo días antes del final, estaba dando instrucciones al delegado joven que le sustituiría en su papel de defensa del valioso tiempo de sus compañeros, el cuerpo casi consumido contenía, a duras penas, una fe en sus ideas y convicciones que desbordaba.
Hay muchos incomprendidos Antolínes  entre los casi 6.000 delegados que UGT-Galicia obtuvo en las últimas elecciones, muchos más en los otros 11.000 delegados de otras Centrales. El mero hecho de presentarse supone para más de 20.000 trabajadores, arriesgar frente a los mandos de sus empresas, por el mero hecho de identificarse como sindicado, exponerse a la incomprensión de muchos y al ataque de los que son enemigos de clase.

Alguien puede pensar que lo que ocurre en la UE con el reparto de la carga de la crisis, sería lo mismo con otros 50 millones más de trabajadores afiliados sindicalmente. ¿A que las medidas políticas serian muy diferentes?
También serian muy diferente las condiciones de trabajo en países como Bangladesh o la India, si en vez de menos de 1% de afiliación sindical, esta fuera simplemente como la actual europea. Imaginemos como nos iría a los trabajadores, si además algunas militancias fueran como las del ejemplo del sindicalista desconocido, Antolín para los más cercanos.

Junio de 2013
Isidoro Gracia

miércoles, 29 de mayo de 2013

GOBERNOS ILEXITIMOS, GOBERNANTES MENTIREIROS (III)


Seguindo con as incontables mentiras e os innumerables enganos do Presidente do goberno español, Mariano Rajoy, outra promesa (?) incumprida ou esquecida é a referida a non cortar as funcións públicas de benestar: “Defenderei a sanidade pública, a educación pública e o poder adquisitivo das pensións” (Xuntanza do Comité Executivo Nacional do PP para a aprobación do programa electoral, outubro 2011), “Voulle meter a tesoira a todo, agás as pensións públicas, a sanidade e o ensino.....” (Entrevista en ABC Punto Radio, novembro 2011), “Respectamos os piares básicos: o ensino e a sanidade pública e o sistema de pensións” (Xornadas do PP celebradas en Salamanca, maio 2013).

Non me cansarei de repetir que unha mostra da debilidade e o déficit da democracia española é o feito de que moitos políticos españois –ao igual que moitos galegos- poidan mentir compulsivamente, facer promesas que nunca van cumprir...., sen que teñan que render contas aos cidadáns por estas mentiras e enganos. Realmente no caso dos actuais dirixentes do PP esta estratexia –a de mentir- adquire caracteres de auténtica paranoia: “algo cheira a podre no Estado español”.

Cando redacto este texto (finais de maio) unha nova mentira de Mariano Rajoy queda ao descuberto: o respecto ao sistema público de pensións. Utilizando, unha vez mais, o argumento da (suposta) insostenibilidade do actual sistema público de pensións o actual goberno español (PP) –por medio da inigualable Ministra de emprego, a Sra. Fátima Bañez: unha muller que, segundo algunhas fontes solventes, xamais traballou- tenta de xustificar a “necesaria” reforma do actual sistema público de pensións. Unha reforma que -como todas as anteriores- ten como obxectivos centrais tanto diminuír o gasto público en pensións como o favorecer a extensión dos fondos privados de pensións. Unha diminución do gasto público que supón menor número e mais cativas pensións públicas –o que prexudica as clases populares-. Unha extensión dos fondos privados de pensións que tanto prexudica as clases de rendas medias e baixas –con menores ingresos para subscribir eses fondos- como beneficia aos mercados financeiros –propietarios deses fondos-.

Un argumento –insostenibilidade do sistema público de pensións- que ven sendo utilizado profusamente polas seus alabardeiros –bancos, fondos de pensión, mutuas, gobernantes, dirixentes políticos e medios de comunicación e opinión afíns- dende fai xa décadas a pesares de que tódalas evidencias demostran, un ano si e outro tamén, que está totalmente inxustificado, que é rotundamente falso. Vexamos por que digo esto:

O Estado español é un dos que menos gasto público –medido tanto en térmenos de riqueza nacional (PIB) como de habitantes (per cápita)- destina a financiar as pensións públicas no seno da Unión Europea. Hai, xa que logo, recursos suficientes para financiar o Sistema público de pensións so é necesario ter vontade política para destinalos a este fin, como fan moitos gobernos europeos. Este dato confirma que o problema das pensións españolas está nos ingresos e non nos gastos: temos unha pensión media real das mais baixas na zona euro.

Os argumentos demográficos reiteradamente utilizados para intentar xustificar a necesidade dunha reforma baséanse en varios supostos erróneos. En primeiro lugar non é certo que hoxe vivamos todos moitos mais anos –período de gozo da pensión- que en épocas anteriores: si ben é certo que cada vez hai mais “anciáns” esto non quere dicir que estes vivan moitos mais anos como demostran tódalas estatísticas. En segundo lugar tódalas previsións demográficas que se veñen facendo dende décadas fallan por non ter en conta o impacto das fases económicas –en épocas de expansión medran os activos, en épocas de recesión o fenómeno é o contrario-. Finalmente non é a relación activos/pasivos quen determina a viabilidade do sistema público de pensións senón que son os ingresos –a recadación- que dependen dos empregos e as cotizacións quen a súa vez o fan dos salarios e a productividade. (“El subdesarrollo social de España”. Vicenc Navarro. Editorial Anagrama, 2006, “Hay alternativas” V. Navarro, J. Torres, A. Garzón. Editorial Sequitur, 2011 )

Tendo en conta todo o anterior entendo que son as políticas de axuste fiscal e as reformas laborais conservadoras quen realmente poñen en cuestión a sostenibilidade do sistema público de pensións (“Falacias e falsidades”. Domingo Barros. La Voz de Galicia 28.05.2013). Políticas que, como estamos a veren, disparan o desemprego e a emigración, baixan os custos laborais –salarios e cotizacións-, recortan o gasto público en I+D+i e nas funcións públicas de benestar, favorecen fiscalmente as rendas de capital.... factores todos que mingúan a recadación e, xa que logo, os ingresos públicos necesarios para o financiamento, entre outros, do sistema público de pensións.

Estas evidencias poñen ao descuberto as mentiras e os enganos do goberno de Mariano Rajoy. Unhas mentiras e uns enganos que o converten nun goberno ilexítimo con un presidente mentireiro compulsivo. Un presidente que se rodea de “sabios e expertos” igualmente mentireiros pero moi amigos dos mercados financeiros.

 

Manoel Barbeitos Alcántara

LO QUE CUESTAN LOS QUE CONTROLAN EL GASTO


Otra vez me llega un mail que propone ahorrar 3.500 millones de € suprimiendo el Senado. Durante buena parte de los últimos meses se repitió, hasta la saciedad, en medios de cuyos nombres no quiero acordarme pero que incluye prensa que pasa por seria, respecto a los Parlamentos autónomos que: “Los sueldos de los 1.218 diputados asciende a 383,8 millones de euros, casi el triple del presupuesto destinado al Congreso y al Senado”. La campaña contra el coste, excesivo según algunos, de las distintas cámaras parlamentarias ha continuado y ha conseguido, con algún aplauso público, que prosperen iniciativas para reducir el número de diputados, eliminar defensores del pueblo y reducir presupuestos en Consejos de Cuentas, con el argumento de la necesidad de ahorro público.

En Democracia el reparto de los roles de los poderes es claro: el Ejecutivo gobierna y en consecuencia gasta, el Parlamento legisla y controla el gasto y el Judicial interviene si ese el gasto se produce en contra o al margen de lo legislado. Parece que hay quien quiere cambiar las reglas básicas, lo hace sobre datos, como mínimo erróneos, y hay dirigentes políticos que le siguen el juego.
En cifras redondas: El presupuesto del Congreso no llega a los 80 millones de €, el del Senado a los 50 (por mucho que esfuerzo la imaginación no sé de donde salen los 3.500) y la suma de los presupuestos de los parlamentos autonómicos, que incluyen defensores del Pueblo, Consejos de Cuentas y resto de organismos que de ellos dependen, es en el presente año de menos de 350 millones de €, de los cuales solo una tercera parte son salarios de los parlamentarios. Las cifras son públicas y fácilmente accesibles.

Veamos, el gasto que hay que controlar suma más de 400.000 millones de € anuales, la suma de los presupuestos autonómicos más de 125.000. Por poner ejemplos de alguno de los lugares donde ya existen iniciativas de recortes, la Xunta de Galicia gasta al año 9.500 y la Junta de Castilla la Mancha algo menos de 7.000 millones de €. Los que deben controlar que esos gastos de 16.500 millones se hacen de acuerdo con los intereses de los ciudadanos, cuestan menos de 30, es decir menos de 0,20 %. Si el referente para el ahorro son la Cortes Generales el resultado es aún más espectacular 0,032 %.

Con los tiempos que corren, ¿Quien de entre los partidarios del buen funcionamiento del sistema democrático puede estar a favor de ahorrar precisamente en los organismos que tienen que ejercer el control de cualquier gasto? En especial si las cifras demuestran que España es de las democracias que menos gastan en sus Parlamentos, en todos sus Parlamentos, incluidos los autonómicos.

Junio de 2013
Fdo: Isidoro Gracia

martes, 28 de mayo de 2013

El candidato

Según hacen público los medios de comunicación, el actual presidente de la Diputación Provincial de Lugo será candidato a la Secretaría General del Partido Socialista en Galicia. Seguramente muchos de los que vemos a dicho partido con la máxima simpatía nos gustaría saber algunas cosas que han de tener importancia para el futuro de Galicia.

Por ejempo: ¿está el candidato citado de acuerdo con la supresión de las Diputaciones Provinciales? Si está a favor de que sigan existiendo ¿cuales son las razones? ¿No podría asumir sus competencias la Xunta de Galicia y con ello economizar en gastos no productivos? ¿Que opina el candidato sobre la actual ley electoral gallega? ¿Está de acuerdo con ella aún cuando se prima a las provincias menos pobladas o estaría de acuerdo con un sistema más proporcional y justo? ¿Está de acuerdo con una reforma del Estatuto de autonomía para que la circunscripción electoral fuese única?

Hay muchos problemas relacionados con la ordenación del territorio, por cuya falta de política Galicia sufre un deterioro notable en sus costas y núcleos rurales. Sobre las explotaciones mineras ¿que piensa el candidato? ¿Deben autorizarse? ¿Con que condiciones? ¿Ha de primar el factor económico o el medio ambiental? ¿Pueden conciliarse ambos y -si es así- de que manera? ¿Y sobre la política pesquera? ¿Y sobre los problemas agrarios y particularmente ganaderos, sobre todo los relacionados con los precios de la leche y otros productos en los que Galicia es excedentaria? De igual manera sobre los problemas energéticos de Galicia y el aprovechamiento eólico, mareomotriz y solar. ¿Que política podrá presentar el candidato en materia universitaria?

Galicia no tiene una banca pública a no ser que consideremos que la intervención del Estado en las antiguas Cajas de Ahorro se va a prolongar por mucho tiempo: ¿es partidario el candidato de contribuir a la creación de una banca pública para Galicia y para que el crédito vaya a proyectos que desde la propia Galicia se decidan? ¿Que papel considera el candidato corresponde a los sindicatos y otros agentes sociales no solamente en el mundo del trabajo? ¿Que proyectos tiene el candidato sobre la aplicación de la futura ley de educación en Galicia? 

En relación a la red hospitalaria ¿el candidato tiene algún proyecto sobre su racionalización y mejor utilización en favor de los pacientes? ¿Tiene el candidato ideas que podamos conocer sobre la prevención en materia de salud y enfermedad, así como sobre el grave problema del envejecimiento de la población en Galicia? Sobre temas presupuestarios y financieros, sobre marisqueo y acuicultura, sobre política forestal: hay múltiples asuntos ahora descuidados que un candidato a dirigir a los socialistas de Galicia debiera estudiar. Creo que lo estará haciendo y sería importante para muchos -creo yo- que conociésemos sus propuestas, así como sobre la lucha contra la corrupción política y en el seno de la sociedad, los cambios que en el Partido Socialista de Galicia se tienen que dar y el papel que ha de corresponder a cada uno; también las relaciones con la sociedad... ¿Como entiende el socialismo el candidato en el mundo actual, ya que hoy este concepto es un magma poco definido?

Mientras otros potenciales candidatos se animan o no a presentarse a las elecciones internas, bueno sería ir oyendo propuestas sobre los problemas reales que afectan a la sociedad, porque una candidatura sin programas no parece tener mucho sentido.

L. de Guereñu Polán.

lunes, 27 de mayo de 2013

Desterrados de nuestro futuro.

Hoy, otro familiar, sobradamente preparado, emigra a un país desarrollado, buscando lo que le deniegan en el propio: un futuro. Con él se van otros 10.000 € de inversión en formación y dos hijos que abundarán en la crisis demográfica del país. Pero, lo que puede parecer el filicidio patrio, es simplemente una muestra más de nuestra historia política, consentida y programada, propia de un país periférico, que comparte con el Tercer Mundo características tales como: la exportación de riqueza (deuda externa) a los países ricos, trabajadores (ahora formados) a estos mismos, y materias primas o industriales producidas con mano de obra barata. La razón de esta constante herencia genética ha estado en el mantenimiento de los poderes fácticos, que nunca quisieron la mejora de su ciudadanía, y basan su supervivencia en la incultura (educación religiosa, control de los medios e ivazo cultural) y el control de la clase trabajadora (ahora llamada clase media para fomentar el autoengaño y al individuo sobre el grupo) mediante vías como la esclavitud hipotecaria. Estos clanes, incluso familiares, que mantienen el sistema caciquil (aumento del poder de las diputaciones, privatización de los bienes públicos, justicia y sanidad para la elite) y que nos hicieron creer durante años el sueño de la Transición, deben su existencia a la mediocridad del país, al destierro de los mejores; círculo vicioso del que sólo podremos salir unidos, cuando el poder recaiga verdaderamente en el pueblo. Mientras, estaremos abocados a la regresión al blanco y negro, a ser protagonistas de “Cuéntame” o a volver a la Edad Media, como deja entrever la iniciativa de Rouco Varela de crear un equipo de exorcistas ante el aumento de los casos de posesión, o será gente que ya ha perdido la esperanza.
 
Guillerme Pérez Agulla

domingo, 26 de mayo de 2013

YAK-42. CONTRATAS Y SUBCONTRATAS DE LA SUBCONTRATA

Hasta cinco empresas de distintas nacionalidades (de Alemania, Irlanda, Turquía, Líbano y Ucrania) participaron en el flete del Yak-42. De los 149.000 euros que España abonó a NAMSA, agencia de la OTAN a la que España encargó el vuelo, el contratista final solo recibió 38.400. La cantidad total fue mermando debido a las comisiones de los distintos subcontratistas que ascendieron a un 75% del precio del vuelo. Este es el resultado de la investigación encargada por el Estado Mayor a finales de 2004 para esclarecer la cadena de intermediarios en el fatídico vuelo que terminó con la vida de 62 militares españoles.
Lo mas grave es saber que el sistema sigue vigente, en el plano internacional y en España. Me pregunto si las grandes empresas constructoras que - según va trascendiendo del Caso Gurtel - donaron ilegalmente cantidades millonarias al Partido Popular, resultando luego beneficiadas con la adjudicación de importantes contratos para la realización de obras públicas, ejecutaron directamente las obras, o las subcontrataron como es costumbre en nuestro país.
En torno al Gobierno Central, a los gobiernos de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones Provinciales y de los Ayuntamientos, existió y sigue existiendo, una “cohorte de conseguidores”, compuesta por personas y entidades  amigas de quien gobierna, que al amparo de los mas variados trucos y sistemas, cuando no del puro soborno, acaban consiguiendo para sí o para otros los contratos de obras o servicios de las administraciones públicas.
Cosa distinta es quien luego ejecuta realmente la obra o realiza el servicio, con un presupuesto que tras las sucesivas comisiones previas, puede resultar tan ajustado que empuje incluso a vulnerar la legalidad para reducir los costos laborales, las medidas de seguridad y prevención, y la cantidad y calidad de los materiales. Resultado: Del dinero de los contribuyentes destinado a inversiones y servicios públicos, una parte importante se la van quedando quienes no hacen el trabajo, sino que actúan como intermediarios subcontratistas. Como para que luego vengan algunos “expertos” a hablarnos de flexibilidad laboral y competitividad.
¿Soluciones? Las hay, claro. Una de ellas es que las administraciones públicas no contraten la realización de obras o servicios que puedan realizar ellas directamente.  Otra, que cuando sea necesario contratar se haga con transparencia, sin recurrir por ejemplo al manido recurso de trocear deliberadamente la adjudicación para evitar controles, y asegurar que quien se lleva la contrata sea quien de verdad ejecute la obra o realice el servicio, con detalle preciso y motivado de los trabajos que, por sus especiales características vayan a ser subcontratados, con garantía de no repetir la subcontrata.
En una palabra, se impone regular con rigor y lo antes posible, todo lo concerniente a este aspecto de las contratas y subcontratas de obras y servicios públicos. Existen ya regulaciones ciertamente, pero no las adecuadas para dar solución al problema expuesto, sino sólo a otros aspectos parciales del mismo. Me consta que desde los sindicatos se ha intentado varias veces que se establezcan normas para ello, pero ni a las organizaciones empresariales, ni a los que gobiernan les ha interesado hacerlo hasta ahora.
Como ciudadanos no nos queda mas remedio que seguir insistiendo y denunciando esta situación, fatal para la economía, pues estos intermediarios, sin merecerlo en absoluto, se están quedando con muchos miles de millones de los contribuyentes, de modo que una parte importante de los presupuestos públicos se malgasta, y lo que es peor se contribuye a prácticas corruptas con tal de conseguir la tajada.
Xesús Mosquera Sueiro. /
26 de mayo de 2013. Diez años después del accidente del Yak-42.

El gánster



Se ocupó durante años de las cuentas de la organización, desvió fondos provenientes de actividades ilícitas y posiblemente delictivas, pues se ingresaban sin miramientos, repartió miles de euros a unos y a otros, corrompiendo a ministros, diputados, senadores, cargos de la organización y demás personal, se enriqueció él mismo, estableció cuentas en paraísos fiscales, abrió cuentas bancarias para complicar las cosas a cualquier investigador, anda por la calle como si tal cosa, se burla de los que le siguen, de los que le preguntan, de los que le halagan, de los que le temen.

En la organización callan, o le piden explicaciones con prudencia; los periódicos y otros medios han descubierto ya muchas cosas y ahora son los jueces los que entienden en el asunto. El gánster sigue a lo suyo: habla con relativa prudencia, miente, despotrica cuando le place, va y viene de un juzgado a otro, sale al extranjero, se divierte y departe. Sus amigos de antes se han visto descubiertos por sabuesos de la prensa, los mandamases de la organización temen lo peor: ¿se echará por la calle de en medio? ¿tirará de la manta de una vez? ¿seguirá fiel al secreto pactado más o menos implícitamente?

El gánster se ufana y sigue con sus correrías: cada vez se saben nuevas cosas sobre sus pendencias y crímenes; ha defraudado al fisco, ha troceado las donaciones de las empresas corruptoras basándose en la ingenuidad o en la estupidez de los legisladores; el gánster es émulo de los “malos” de las películas de cine negro; es como un estrangulador de la ley, se ha enriquecido y ha enriquecido a otros. Uno de ellos posee una gran explotación agropecuaria en América latina, el otro se muere rodeado de oro; unos han decidido confesar, otros expectantes, minimizando el caso, esperando que las cosas se pudran y el gánster (y con él toda la canalla) se salven una vez más en la historia criminal del país.

L. de Guereñu Polán.

Un ministro retrógrado

El ministro Caballero por Goya
Digo "un" porque no es el único en el actual Gobierno, donde parece que se concentrara lo peor del país en orden a inmoralidad y nula tradición democrática. A las pruebas me remito en relación al escándalo multiplicado por "n" sobre el cobro de sobresueldos sin control fiscal y fuera de toda norma. Ni uno de ellos denuncia, ni uno pide perdón, ni uno exige responsabilidades.

Ya en el siglo XVIII -y entro con esto en lo que interesa- la monarquía española quiso secularizar la eseñanza dentro de un programa más general de secularización de la cultura y de la sociedad. No tenía sentido -pensaron los ministros de Carlos III- que la Iglesia siguiese monopolizando el control de la enseñanza y se propusieron que fuese el Estado el encargado de tan noble misión. La burguesía liberal del siglo XIX, décadas más tarde, sería la encargada de llevar a cabo tal progrma con no pocas contradicciones. Lo curioso es que, en un primer momento, la jerarquía eclesiástica no se opuso al programa secularizador porque consideró que si el Estado colaboraba con la Iglesia esta podría sacar mejores rendimientos a su obra. Incluso el rey se hizo con el derecho de organizar al clero español, controlar sus seminarios y nombrar a los rectores de los mismos. El ministro de Educación actual va en la dirección contraria. 

Un plan de estudios ¡de 1771! vino a suprimir de las universidades las escuelas teológicas que habían regido hasta el momento, y mediante una Real Cédua de 1773 se establecieron centros de enseñanza públicos allí donde habían existido los de la compañía de Jesús, cuyos miembros habían sido expulsados de España (y de otros países) pocos años antes. Dicho sea de paso que con la anuencia del papa de entonces la compañía de Jesús fue disuelta. Ya en el siglo XIX, el plan de estudios de 1807, obra del ministro Caballero, establecía el papel dominante del Estado en la enseñanza y privaba a la Iglesia de toda ingerencia en la misma. Se siguió un criterio secularizante y abierto a corrientes de pensamiento plurales, muy en la tónica de la Ilustración tardía. Un Decreto de 1820, al comenzar el trineio liberal, profundizó en estos principios, imponiéndose incluso la enseñanza de la Constitución de 1812 en los seminarios eclesiásticos (ahora se enseña religión católica en los centros estatales).

La tradición ilustrada y liberal es totalmente ignorada en el proyecto de ley de educación que el Gobierno actual ha aprobado y que está pendiente de su trámite parlamentario. Contrariamente a la secularización y laicización de la enseñanza y la sociedad, principios que ya defendieron los gobernantes españoles en los siglos XVIII y XIX, ahora se pretende lo contrario. Incluso eclesiásticos como el obispo de la Seo d'Urgel (Bernardo Caballero), el de Tarazona (Jerónimo Castillón), el de Valencia (Veremundo Arias), el de Orihuela (Simón López) y el de Mondoñedo (Manuel Cudrillero) -por citar solo algunos casos- estuvieron de acuerdo con las políticas estatales, sencillamente porque eran ilustrados y sabían lo que convenía a una sociedad moderna, contrariamente a lo que interesa hoy a la jerarquía eclesiástica y al ministro Wert, un verdadero retrógrago donde los haya.

La Iglesia anda empeñada desde hace décadas -y la española en particular- en una lucha contra los avances secularizadores que significó el Concilio Vaticano II: en el núcleo de esta tendencia está el empecinamiento del cardenal Rouco y del ministro Wert, verdaderos ejemplares redivivos del cardenal Segura uno y del minostro Orovio el otro. Y no obstante existe la esperanza de que el actual proyecto de ley de educación no entre en vigor -como el anterior preparado por el Partido Popular-. Solo hace falta que algún sobresalto provoque un adelanto de las elecciones y hable la población soberana.

L. de Guereñu Polán.

Los socialistas fabianos

Les viene el nombre del cónsul romano que, en el siglo III antes de Cristo, se enfrentó a los ejércitos cartagineses demostrando en todas sus acciones un sentido pausado y progresivo, práctico y corriendo los mínimos riesgos (Quinto Fabio Máximo). Los socialistas fabianos son una familia del socialismo o laborismo inglés que desarrollaron su labor más importante durante el siglo XIX, antes de que muchos de ellos se integrasen en el Partido Laborista, creado a principios del siglo XX.
 
Su interés por los problemas sociales fue evidente, además de su permanente contacto con el movimiento sindical, que en Inglaterra fue más temprano que en otros países europeos. Enseguida se dieron cuenta de que la tendencia hacia los monopolios en el sistema capitalista era un vicio que había que corregir, algo con lo que no había contado la economía clásica enunciada por Adam Smith. Pretendieron "la socialización de todas las rentas económicas por medio de la tributación o la nacionalización, de forma que pudieran ser usadas para fines públicos (seguros sociales, provisión de capital para inversión pública, etc.)", según explica Ramos Gorostiza, y se inspiraron, en materia económica, en David Ricardo. Empezaron a conocer las grandes concentraciones empresariales y se dieron cuenta de que los trabajadores se disociaban, de esa manera, de los antiguos patronos, haciéndose las relaciones entre unos y otros impersonales. Por ello llegaron a la conclusión de que el capitalismo tenía poco que ver con la democracia que todavía estaba por alcanzar, incluso en Gran Bretaña.
 
Fueron partidarios de una intervención decisiva del Estado en la economía, particularmente en la industria, en el crédito y en los servicios sociales; fueron partidarios también de la planificación económica estatal, aunque nunca fueron partidarios de la abolición de la propiedad privada. Un ejemplo de esto es Henry George, que se distanció del marxismo al no reconocer la lucha de clases como motor de la historia. En realidad aprendieron mucho del movimiento cartista y de los socialistas utópicos de Owen.
 
Nunca fueron partidarios del acceso al poder político por métodos revolucionarios o insurreccionales, influyendo en esto de manera decisiva en el laborismo británico posterior, centrándose en la propaganda, en la educación, en el contacto con los trabajadores en sus barrios, en sus asociaciones, para conseguir adeptos y explicar su doctrina. Beatrice Potter vivió entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera del XX, siendo uno de los ejemplos más vivos del activismo fabiano: propagandista, escritora, fue una de las fundadoras de la London School of Economics and Political Science. Viajó por Europa y ello le permitió comprobar de primera mano las condiciones de vida de la clase trabajadora, aunque ella perteneciese a una familia acomodada. Quizá su sensibilidad social y su pensamiento religioso influyeron en esa vocación hacia la lucha contra las lacras sociales. En Londres desarrolló una importante labor en favor de los pobres, su educación básica, las condiciones sanitarias que consideró imprescindibles y la mejora de sus viviendas. No se trató de una dirigente solo reivindicativa, sino activa en la búsqueda de soluciones inmediatas.
 
Su casamiento con Sidney Webb acentuó y enriqueció su pensamiento y su labor y es cuando plantearon la necesidad de que el Estado debía garantizar "un mínimo nacional de salud, vivienda, ingreso, ocio y educación", algo que más tarde llamaremos "estado del bienestar". También preconizó un sistema de pensiones y un seguro médico, además de fondos para el desempleo. Una característica de los fabianos es que hicieron recaer una buena parte de la responsabilidad en la solución de los problemas de las clases humildes en los poderes locales, no tanto en el Estado, para el que reservaron los programas más ambiciosos.
 
La progresividad del impuesto, la extensión de la propiedad pública y otras ideas que luego hará suyas el socialismo internacional, también fueron asumidas por Ramsay McDonald, que llegó a ser jefe del Gobierno en 1924. Como señala Ramos Gorostiza "la explotación laboral [para los fabianos] era la consecuencia lógica de permitir la actuación incontrolada de la libre competencia" por lo que eran partidarios de que los poderes públicos asumiesen un papel decisivo en la economía. No fueron marxistas, pero tienen claras concomitancias con el marxismo, pues los métodos de análisis son distintos, pero el afán de transformar la sociedad es común. Cuando Beatrice Potter y Sidney Webb visiten la Unión Soviética tras el triunfo de la revolución, siendo antibolcheviques, no dejaron de admirar la mejora en la sanidad y en la educación, así como el papel protagonista que se dio a la mujer. Obviamente el socialismo fabiano, que ya estaba encaminado hacia el laborismo, nunca preconizó una revolución bolchevique ni en Gran Bretaña ni para ningún país.
 
L. de Guereñu Polán.

viernes, 24 de mayo de 2013

GOBERNOS ILEXITIMOS, GOBERNANTES MENTIREIROS (II)


Outro dos grandes enganos e mentiras do actual Presidente do goberno español,  Mariano Rajoy (PP), foi a súa promesa relativa a rematar con o desemprego. Realmente mentir converteuse nun “habito” do presidente de goberno, nunha práctica cotián e constante: dende que está no goberno non para de mentir.
Como se pode comprobar repasando a maioría dos medios de comunicación e opinión as promesas electorais de Mariano Rajoy (PP) en canto a rematar con o desemprego foron abondosas, rotundas e rechamantes. “O desemprego é a principal razón para o cambio político”.....”Cando goberne, baixará o paro”.....”España non está condenada a un paro dramático”.
Pero a realidade é a que é: si cando Mariano Rajoy (PP) ascendeu ao goberno (4ºT 2011) a cifra de desempregados en España estaba nos 5.273.600  e en Galicia nos 240.400, na actualidade (1ºT 2013) o desemprego en España afecta a 6.202.700 persoas das cales 287.400 corresponden a Galicia. Durante o goberno de Mariano Rajoy –en pouco mais de 1 ano- o desemprego medrou en España nun 18% (case 1 millón mais de desempregados: 929.100) e en Galicia un 20% (47.000 mais). Non cabe, xa que logo, mais que felicitar ao presidente Mariano Rajoy –e ao seu colega en Galicia Alberto N. Feijóo- polo eficaz cumprimento da súas promesas electorais, polo éxito na súa xestión gobernamental.
Pero por si non fora suficiente mostra de cinismo o presentarse a unhas eleccións con un programa coa idea de non o cumprir senón a de aplicar outro distinto unha vez ganadas aquelas, a resposta de Mariano Rajoy (PP) cando se lle require polas novas cifras de desempregados é unha evidencia de que estamos diante dun político non so mentireiro senón tramposo e insensible con quen peor o están pasando. “Por dramática a cifra de paro non nos sorprendeu pois en recesión non se crea emprego (.....) os excesos do pasado conducíronnos a isto. Os equilibrios da economía saltaron polos aires e pensar que se podían manter eses desequilibrios e o crecemento do emprego era unha triste fantasía, un terrible erro que nos levou á estas cifras de desemprego”.
Aínda que pareza incrible as declaracións primeiras e estas últimas pertencen a mesma persoa, ao mesmo político que, velaí a desgracia, é o actual presidente do goberno do Estado español. Un político que non ten reparos en dicir hoxe unha cousa e mañá a contraria para logo asegurar que non dixo ningunha das dúas.
Pero non nos enganemos. Cando en campaña electoral Mariano Rajoy facía aquelas promesas sobre o desemprego sabía perfectamente que estaba mentindo xa que non as ía cumprir, non por que non sexa posible combater o desemprego     –que o é- senón por que as políticas que tiña pensado aplicar, políticas de duro axuste fiscal,  sábese que teñen un impacto enormemente negativo sobre o emprego.
Aínda mais, como demostra a experiencia, entre numerosos grupos sociais e dirixentes políticos dominantes, maiormente de dereitas pero tamén hainos na esquerda moderada ou liberal, conde a idea de que a mellor situación laboral é aquela en que existe un elevado desemprego: si a demanda de emprego supera claramente a oferta será para os empresarios moito mais fácil contratar e facelo con baixos salarios e contratos precarios por que serán moitos os traballadores que aceptarán sen dar chío as condicións que lle ofrezan. A situación española no momento presente, con traballadores desempregados nunha situación tan desesperada que están dispostos a aceptar calquera tipo de traballo, confirma rotundamente estas teses.
As políticas de axuste fiscal –que afectan especialmente as funcións públicas de benestar- e a reforma laboral –que pon o acento no despedimento e na febleza da negociación colectiva- camiñan nesa dirección: debilitar a demanda de traballo fronte a oferta para así poder rebaixar os salarios dos traballadores e incrementar as ganancias dos capitalistas.
Compre non esquecer nunca esta realidade: o interese de grupos sociais dominantes (banqueiros, grandes monopolios....) e dos seus representantes políticos en que haxa moitos desempregados para así disparar a demanda de traballo e forzar aos traballadores desempregados a aceptar calquera tipo de emprego que lle ofrezan.
Un interese que a dereita política, como fixo Mariano Rajoy e o seu partido (PP), nunca recoñecerá nin fará explícito pois sabe que entón nunca gañará unhas eleccións. Un obxectivo para o que é preciso mentir, mentir compulsivamente. Unha estratexia que converte a dirixentes políticos –caso Mariano Rajoy e, mesmo, Alberto N. Feijoo- en mentireiros compulsivos e aos seus gobernos en ilexítimos.

MANOEL BARBEITOS ALCÁNTARA.



jueves, 23 de mayo de 2013

LA ENTREVISTA A AZNAR Y ENSEÑANZAS DE MAQUIAVELO

Aprovechaba en el jardín el sol de una tarde de mayo, hojeaba casi al azar algunos libros, de los que sirven para entender los procesos a los que nos está empujando, de manera inmisericorde, la actual crisis, y en el capítulo IX del Príncipe de Maquiavelo encontré algo de sabiduría, de la contrastada por la historia.

“El que consigue la soberanía con auxilios de los grandes se mantiene con más dificultad que el que la consigue con el del pueblo, porque se halla cercado de muchas gentes que se tienen por iguales con él”. Ganar elecciones gracias a la ventaja de aportaciones anónimas, permite a los donantes, normalmente gentes poderosas, no ser mandadas ni manejadas a discreción del gobernante.
En el capítulo XIX la recomendación es: El Príncipe debe evitar ser despreciado y aborrecido, y “Siempre que no se quitan a la generalidad de los hombres su propiedad  ni honor viven ellos como si estuvieran contentos”. El paralelismo de lo antes expresado con los desahucios, las participaciones preferentes y la pérdida de la dignidad, derivada de la exclusión del trabajo que dignifica, salta a la vista sin necesidad alguna de formación política profunda.

En otras obras, el mismo autor indica a donde llevan algunas de las situaciones que hoy tienen paralelismo: “Cuando la masa es corrompida en un Estado, las buenas leyes no sirven ya de nada, a no ser que se confíe su ejecución a un hombre que pueda tener suficiente fuerza para hacerlas observar”.
Esa misma tarde noche se entrevistó a Aznar, un personaje narcisista clínico en palabras que escuché en una emisora a un ilustre psicólogo.

¿Y si algunos de los que detentan el poder también leen a los clásicos?
Mayo de 2013

Isidoro Gracia

martes, 21 de mayo de 2013

LA REFORMA EDUCATIVA, A REFERENDUM.

Ni el país puede permitirse modificar cada poco tiempo, y a capricho de quien gobierna, aspectos sustanciales de nuestro sistema educativo, ni menos aún tratar de imponer un cambio radical del mismo contra el criterio de la gran mayoría social.
Se que el Partido Popular cuenta hoy con una amplia mayoría en el Congreso y en el Senado lo que sin embargo no lo legitima para imponer, contra el criterio de todo el estamento educativo, la reforma que pretende llevar a cabo. Es además un grave error político pues no hace falta ser un lince para saber que con su actitud está abriendo el camino para un conflicto social y una confrontación política muy dura y prolongada en el tiempo a costa de algo tan trascendente como la educación. Un panorama fatal para un país enfrentado ya a una crisis económica y política de muy graves consecuencias.
Y digo que será legal pero no legítima, porque una reforma como la que se pretende no solo se ocultó en el programa electoral, sino que está en total contradicción con los grandes objetivos que en el mismo de proclamaban de manera solemne. El Consejo de Estado, e insignes juristas, alertan incluso del riesgo de inconstitucionalidad de algunas de sus disposiciones.
Da la impresión de que, a quienes sacan tajada de esta situación, entre ellos la jerarquía de la iglesia católica española, no les importa nada la dura confrontación que se avecina, porque piensan que es el precio que hay que pagar - aunque lo pagarán otros -, y porque tal vez esperan que difícilmente - aún perdiendo las próximas elecciones el Partido Popular - pueda producirse a corto plazo un  escenario político con mayorías sólidas para poder tirar abajo esta reforma, e introducir de nuevo otros cambios. Lo peor de todo ello es el talante que se oculta tras este comportamiento: de nuevo una apuesta clara y contundente por la confrontación social, ideológica y política sin importarle las consecuencias.
Una actitud intransigente que no es nueva, viene de lejos, y responde a posiciones doctrinales e ideológicas hoy dominantes en el seno del Partido Popular, que, precisamente por ello consideran  no negociables, como por ejemplo la enseñanza obligatoria de la religión en las escuelas con todo lo que de ello se deriva. El profesor Ángel Gabilondo, como Ministro de Educación entre 2009 y 2011, llevó a cabo un enorme esfuerzo para intentar consensuar un  modelo educativo aceptable por todos, y estuvo a punto de lograrlo. Pretendía algo a lo que los sectores más reaccionarios de la derecha española, bajo las siglas del Partido Popular y con la jerarquía católica al frente, no querían estar de acuerdo, porque como estamos viendo ya sea en la oposición o en el gobierno, su apuesta fue siempre, y sigue siendo, la de una confrontación beligerante.
Así las cosas, creo que lo mas sensato e incluso patriótico por parte del Partido Popular en las presentes circunstancias sería someter a referéndum la LOMCE, pero no lo hará por múltiples motivos. Sin embargo sí debiera de ser este el compromiso de la izquierda y de los sectores progresistas, y hacerlo por el bien del país y para poner fin a una espiral que - como otras - nos empuja al desastre. El procedimiento es sencillo, eficaz y rápido: Si como es previsible el Partido Popular pierde las próximas elecciones generales, el nuevo gobierno debiera hacer dos cosas: Consensuar con todos los que estén dispuestos a hacerlo, bien la derogación de la LOMCE o de sus aspectos mas inadecuados y polémicos, y conformar una nuevo marco para la enseñanza en España, aunque esta vez si, sometiéndolo a Referéndum, aún con la jerarquía de la iglesia católica en contra. Creo que algo que se aprueba en referéndum, es luego mucho más difícil de cambiar, aportando estabilidad en tema tan importante. Además, ya va siendo hora de que se consulte al pueblo en asuntos como este.
Xesús Mosquera Sueiro / 21 de Mayo de 2013

La cloaca nacional

Ser dirigente del Partido Popular, por lo que se está viendo, es un negocio rentable. Ser senador, diputado o cualquier cargo del PP a nivel nacional tiene tal consideración para dicho partido que, además del sueldo por el trabajo realizado (si se realiza) conlleva sobresueldos que -nos nos engañemos- no cotizan al fisco, se perciben fuera de toda norma y constituyen una inmoraliad flagrante. ¿Como es posible estar en la política y recibir dos, tres, cuatro, diez mil euros mensuales además del sueldo ordinario? Solo una concepción de la política para enriquecerse, sin miramientos y fuera de toda moraliad permite actuar de esta manera.

¿De donde sale tanto dinero para pagar sobresueldos verdaderamente escandalosos? De las empresas que esperan a cambio favores en contrataciones, hacer negocios a cambio de propiciar que otros también los hagan; pero negocios ilícitos, negocios que burlan a la ciudadanía, que se ocultan hasta que salen a la luz muy a pesar de tanto sinvergüenza que se ha estado beneficiando de ellos. Las gigantescas cantidades de dinero que el PP ha manejado y maneja, con el consentimeinto de sus máximos responsables, siendo ellos mismos beneficiarios de una trama corrupta, son un insulto a millones de personas que viven austeramente, que están en paro, que reciben pensiones mínimas, que tienen salarios escuálidos, que tienen necesidades básicas sin cubrir.

Un partido que ha caído en lo que ahora sabemos es un partido que no merece se le encargue la gestión de los asuntos públicos, entre otras cosas porque confunde -a sabiendas- dichos asuntos públicos con los privados. Se trata de una pandilla de delincuentes que no han tenido empacho -no lo tienen- en seguir beneficiándose de las cuantiosas dádivas de empresarios corruptos y corruptores. Y se esconden, mienten, amagan de una y otra manera como si la cosa no fuese con ellos. Una gran cloaca gobierna España y el país no saldrá de la ponzoña en que se encuentra mientras no se libre de esa cloaca, incluso con el consentimiento de un sector del electorado que asiste atónito, pero pasivo, a esta gran mierda nacional.
 L. de Guereñu Polán.

lunes, 20 de mayo de 2013

PEROGRULLADAS Y ESTULTICIA

Pero Grullo es un personaje de ficción que tiene como característica utilizar expresiones que no tienen contenido práctico, aún cuando parezcan muy sesudas y de  “sentido común”. La principal llamada al personaje se hace con el dicho: Pero Grullo que a la mano cerrada la llama puño.

Estulticia es equivalente a necedad o ignorancia por no querer aprender.

Estoy seguro que no es necesario que yo aporte ninguna propuesta de nombre, para que ya esté en la mente del lector el personaje que hoy mejor refleja este tipo de actitud, en sus escasas comparecencias públicas.
Cuando se afirma que es objetivo del gobierno mejorar cualquiera de las condiciones de los ciudadanos a su cuidado, se está expresando una perogrullada, para apoyar la expresión el personaje, no nombrado, suele utilizar el argumento que eso es de sentido común. El problema surge cuando se contrasta el medio legal o la medida aprobada por el Consejo de Ministros con sus consecuencias sobre la sufriente realidad de los destinatarios de esas propuestas de “mejora”.

¿Dónde está la bondad de la “Estabilidad y reformas para el empleo” comprometidas en el programa 2011 del PP, si el empleo cae en picado? ¿Cómo casa el resultado con el sentido común? No darse cuenta de cuáles son las consecuencias, constatables, sobre sus ciudadanos,   de las reformas aplicadas por muchos gobiernos, especialmente por el español, es estulticia voluntaria.
Anunciar repetidamente lo imprescindible, para el bienestar ciudadano, de la sostenibilidad de los sistemas públicos de educación, salud y pensiones, son repetidas perogrulladas. Ignorar en  las medidas tomadas cada semana que privado y público son términos antagónicos, incompatibles, es incluso algo más que estulticia maliciosa.

Los gobiernos que, en contra de sus propios predicamentos y promesas escritas, toman continuamente decisiones que perjudican los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos a su cargo, de acuerdo con lo que Rousseau  proponía para respetar en contrato social, entran en el terreno de la ilegitimidad.

Mayo 2013
Isidoro Gracia

¿Son muchos 1.600 casos de corrupción?

Evidentemente son muchos, sobre todo en términos relativos, y una sociedad que padece tal lacra no debe permanecer impasible. Allí donde cada uno pueda ha de manifestar su oposición y condena a la corrupción y a los corruptos, pero también a los corruptores.

La corrupción está entre los constructores, entre los profesionales, entre los políticos, entre los funcionarios, entre los hombres de negocios, entre los banqueros, entre los futbolistas de elite y en otros campos y colectivos. La construcción ha sido un foto de corrupción casi permanente, que ha tenido en los Ayuntamientos sus principales aliados, pero también entre las autoridades que debían velar por la conservación del patrimonio natural y urbanístico. Adjudicaciones fraudulentas, contratos amañados, cohechos, prevaricaciones, falsedades... han estado y están en el orden del día. También han sido frecuentes las estafas de los banqueros, hasta el punto de que se puede decir que los atracadores no estaban fuera de la sucursal de turno, sino dentro de la sede central de muchos bancos.

Existe una legislación muy poco severa para los casos de corrupción: prescripciones al cabo de unos pocos años, castigos muy poco ejemplarizantes, garantías excesivas para los acusados, imprecisiones legales que permiten hacer juegos malabares a los abodados defensores... Ahora bien ¿vivimos un momento en el que la corrupción ha alcanzado cotas que no se dieron antes? No parece probable y lo que sí ocurre es que ahora se sabe: el periodismo de investigación ha hecho estragos entre corruptores y corruptos, los jueces se han movilizado (en la medida en que han podido) contra esta lacra, los ciudadanos se han empezado a escandalizar (en mi opinión no como correspondería a una sociedad verdaderamente democrática) y las redes sociales airean como nunca antes se había hecho los casos de corrupción.

Si echamos un vistazo a otras épocas de la historia la corrupción ha estado siempre presente: no ya en las sociedades antiguas, donde las clases patricias campaban por sus respetos con corruptelas de todo tipo, sino durante los siglos posteriores. Los desafueros cometidos por la nobleza, por el alto clero, por las dinastías reinantes eran constantes, casi se diría que eran la razón de su existencia. No hubiera sido posible mantener el tren de vida de muchas familias si no es a base de corruptelas. Cuando la prensa se extendió como un medio de comunicación no fueron noticias relacionadas con la corrupción lo que más abundaba, pues el poder político, el poder económico, los grandes y señorones se cuidaban muy mucho de comprar al director de turno, o bien eran aquellos los dueños de los periódicos.

Durante el franquismo los casos de corrupción fueron sonados: está el caso del estraperlo, multiplicado por mil, el de Barcelona Traction, la corrupción urbanística que dejó a nuestras ciudades marcadas por décadas, los casos Sofico, Matesa, Manufacturas Metálicas Madrileñas, el caso Rivara, el caso Reace, los múltiples casos de corrupción en los que intervino Juan March... No viene aquí ir más allá; el régimen era la corrupción personificada y no podía engendrar más que corrupción.

En mi opinión los casos de corrupción se dan en países donde los comportamientos democráticos no están suficientemente arraigados, sin que ello quiera decir que no haya corrupción en países donde la tradición democrática esté probada. La corrupción, además, se da en momentos de euforia económica y en momentos de penuria: cuando aquella, la sociedad suele hacer oídos sordos, pues las cosas van bien; cuando esta, ya es tarde para protestar porque la corrupción está metida hasta el tuétano.

Por eso es necesario que una nueva ley electoral venga a permitir a los electores eliminar de una lista a un candidato indeseable; por eso es necesario endurecer las penas para corruptores y corruptos, por eso es necesario agilizar judidialmente los casos de corrupción, por eso es necesario que lo que se considera falta pase a ser delito en determinados casos; por eso es necesaria una toma de conciencia sincera por parte de la población (lo más difícil) antes de que la carcoma nos haya destruído como comunidad.
L. de Guereñu Polán.

domingo, 19 de mayo de 2013

La Fundación Cultura de Paz

Monasterio de Herbón (Padrón)
Su actividad se basa, según consta en su página, en la vinculación y movilización de redes e instituciones, organizaciones e individuos que se destaquen por su compromiso con los valores de la cultura de paz. Las acciones concretas de la fundación se centran principalmente en los ámbitos divulgativo y educativo. No deja de ser irónico (por lo menos) que cuando en el mes de abril se ha celebrado la Semana Mundial por la Educación, donde se han defendido tesis muy diferentes, e incluso contrarias, al contenido de la Ley de Educación recientemente aprobada por el Gobierno, este no haya hecho caso alguno a las resoluciones de aquella semana, consecuencia de aportaciones de un interés extraordinario.

También la Fundación ha enviado al Consejo de Europa una memoria sobre los valores de una disciplina como Edudación para la Ciudadanía que el Gobierno ha hecho desaparecer del curriculum de los centros españoles. Tachada de adoctrinadora por el Gobierno (cuando no hace lo mismo con la disciplina de Religión católica) se impedirá de esta manera -si los profesores no lo remedian- que los alumnos estudien aspectos tan importantes en el mundo intercultural de hoy como los diversos tipos de familia, las consecuencias de la xenofobia, las características de un sistema educativo democrático, la complejidad del mundo de los afectos, los derechos de niños y adolescentes, la división sexual del trabajo, los conflictos generacionales, las consecuencias de los abusos sexuales, el acoso escolar, la organización de los centros de enseñanza, la comparación entre derechos y deberes, las diversas formas de gobierno, los conceptos de moralidad, licitud, legalidad y legitimidad, el contenido de los derechos humanos, la participación ciudadana, las organizaciones no gubernamentales, el bien común y el egoismo privado, las causas y consecuencia de la pobreza, los conceptos de justicia y la administración de justicia en el mundo... Y así otros contenidos que se estudiaban ateniéndonos al curriculum de la disciplina desaparecida.

Los profesores de Filosofía encargados de su impartición, en uso de su libertad de cátedra, seguramente adaptarán aquellos contenidos al nuevo curriculum, por lo que el Ministerio y el Gobierno, con esta actitud cerril y carpetovetónica, no ha hecho sino poner puertas al campo. Los problemas están ahí, en el mundo, a la puerta de cada casa y en los centros de enseñanza no se pueden ignorar.

La sede de la Fundación Cultura de Paz (Seminario Galego de Educación para a Paz) en Galicia está en Santiago de Compostela, pero pronto se ubicará en el monasterio de Herbón (Padrón).
L. de Guereñu Polán. 

sábado, 18 de mayo de 2013

A voltas coa lingua galega

É normal e xusto que os máis sensibilizados co patrimonio cultural que significa unha lingua, reclamen máis atención e protección a ela. É normal e xusto, tamén, que todos reclamen o respecto a súa lingua materna, sexa esta o galego, o castelán ou calquera outra. O que non é normal é que as autoridades de Galicia, as plataformas pro lingua galega, as plataformas pro lingua catelá, etc. só fagan fincapé no uso da lingua na ensinanza. Hai outros ámbitos como a xustiza, a administración pública, a empresa privada, a sanidade, a prensa escrita... donde tamén se poden facer esforzos para esa tan cacareada "normalización" da lingua galega.

Se unha lingua necesita ser "normalizada" é porque estivo moito tempo abandonada e incluso perseguida. A máxima responsabilidade corresponde a quen a perseguiu e a quen non loitou para que dita persecución cesase. Tamén teñen culpa todos eses grupos sociais que se consideran rectores da sociedade e que xenéricamente se clasifican dentro da rúbrica de burguesía, que en Galiia -agás uns poucos casos- non fixeron nada, durante os dous últimos séculos, contrariamente o papel que outras burguesías teñen feito en favor da lengua autóctona.

Pola miña parte teño dito en máis dunha ocasión que en toda comunidade bilingüe -e que Galicia é unha comunidade bilingüe non o pode negar ningúen- dase o caso, que tamén se observa noutros países, de que unha lingua das dúas en "litixio" está sempre por riba en prestixio e uso entre unha parte da poboación. A que goza desa situación privilexiada non ten por que ser a común a outras comunidades; non ten por que ser a autóctona: poden darse cada unha das dúa situacións. O que nunca se dá, que se saiba, é a igualdade, e isto se explica por razóns históricas, políticas, sociolóxicas e incluso lingüísticas (pode que unha lingua evolucionase máis ca outra e adaptase mellor o seu léxico a un mundo novo e en trasformación). Isto non presupón, pola miña pate, prexuzgar nada; só constatar un feito que os sociolingüistas os que leo confirman.

No caso da ensinanza creo que a mellor solución está en delegar o pulo que a lingua galega deber ter nos propios centros educativos. Unha lei marco pouco intrusiva e moi xenérica, debera marcar os mínimos a partir dos cales cada centro debería arbitrar e garantizar o uso da lingua galega nas aulas. Os claustros de profesores deberían debater este asunto, chegar a acordos e garantizar que, polo menos, o cincoenta por centro das clases se impartisen en lingua galega (tendo en conta que a Lingua e Literatura Castelá se imparte en castelá e as linguas estranxeiras crecentemente se imparten en inglés, francés, etc.). Por que a lexislación, ata agora, reservou a obrigatoriedade do uso do galego nas aulas para determinadas disciplinas e non para outras? Porque se tivo unha idea adoutrinadora e instrumentalizadora do galego: Ciencias Naturais, Xeografía, Historia... De forma que disciplinas con características máis técnicas (Matemáticas, por exemplo) podían impartirse en lingua castelá.

Os centros son os que deben arbitrar -segundo as competencias dos seus profesores nas linguas galega e castelá- cales serán as vehiculares en cada aula, garantizando aquel mínimo que tamén debera extenderse a outros ámbitos (xa citados). Está demostrado que os axentes sociais (profesores, xuíces, funcionarios en xeral, empresarios, empregados, xornalistas...) se motivan máis e mellor cando son eles os que toman as decisións sobre cuestións tan delicadas que cando veñen impostas por leis que -de principio- están feitas para non ser cumplidas. E digo isto porque ninguén renuncia forzadamente o uso da súa lingua materna, que é un valor máis fondo e importante que "lingua vernácula" ou "lingua común a outras comunidades".

L. de Guereñu Polán. 


viernes, 17 de mayo de 2013

Haití

Entre los países más empobrecidos de la Tierra se encuentra Haití: catástrofes naturales, gobiernos corruptos y explotación exterior están en el origen de esta situación. Su Índice de Desarrollo Humano (según Naciones Unidas) es 0.456, mientras que el de España es 0.885. Este es un indicador resultado de la media en salud, educación e ingresos. La esperanza de vida al nacer en Haití es 62,4 años, mientras que en España 81,6; los ingresos por cabeza al año en Haití son algo más de 1.000 dólares, mientras que en España 25.900. El índice de desarrolo humano en Haití es inferior a la media mundial (0.694) y asi podríamos seguir constatando una situación vergonzosa para la comunidad internacional, máxime si tenemos en cuenta que otros países como Bangla Desh, los del Sahel y en otras latitudes la situación es también lacerante.

En situaciones de dificultad la delincuencia se dispara, por lo que una de las misiones de Naciones Unidas en Haití consiste en prestar ayuda para la profesionalización de la policía. También existe un programa contra la pobreza, para combatir el sida, de ayuda a las mujeres, de construcción de poblados, de atención sanitaria... y todo ello es insuficiente porque Haití carece de infraestructuras para que la ayuda llegue a todas partes con la rapidez que se necesita, los administradores locales no siempre actúan con el celo y la honestidad exigibles, los recursos que la comunidad internacional destina a este país son insuficientes, porque no se han abordado antes los graves problemas que causa la concentración de riqueza en unas pocas grandes corporaciones financieras, industriales y comerciales. 

El mecenazgo particular no es suficiente: es útil para ayudas parciales, para la publicidad del mecenas de turno, para paliar problemas de mayor calado o para obtener bonificaciones fiscales. Son los Estados los que tienen que arbitrar medidas que son insifucientes porque dichos Estados están mediatizados por intereses que no tienen nada que ver con la ayuda al desarrollo, a combatir la pobreza, con la ayuda a países como Haití. Y las instituciones internacionales se muestran impotentes: ni están dotadas de los medios necesarios ni actúan en un ambiente adecuado, permanentemente frenadas por otras prioridades. Si el voluntarismo privado es encomiable no es aquí donde estará la solución, sino en un mundo que esté dotado de instituciones que dispongan de recursos, institucionales y económicos, por encima de los intereses privados. Mientras tranto en Haití, en otros muchos países, el hambre asola a las poblaciones, la enfermedad y la miseria se enseñorean sin freno y esto es caldo de cultivo para la desestabilización política, para la delincuencia y para la injusticia.

L. de Guereñu Polán. 


 

jueves, 16 de mayo de 2013

GOBERNOS ILEXITIMOS, GOBERNANTES MENTIREIROS (I)


Cando un partido preséntase a unhas eleccións democráticas con un programa de goberno que  logo, una vez ganadas aquelas, esconde no caixón e esquece  pasando a aplicar medidas que no so non estaban nese programa senón que incluso son contrarias ao mesmo, o goberno dese partido é un goberno ilexítimo. Debe dimitir, o seren cesado, e deben convocarse inmediatamente novas eleccións democráticas.

Cando un gobernante minte compulsivamente, ben fai o contrario do que promete ben minte sobre o que fai e as razóns que lle levan a elo, ese gobernante é un mentireiro é, xa que logo, debe dimitir.

Está bastante claro que cando falo dun goberno ilexítimo estoume a referir aos gobernos español (PP) e galego (PP) actuais. Que cando falo de gobernantes mentireiros refírome aos actuais Presidentes tanto do goberno español (Mariano Rajoy), como do goberno galego (Alberto N. Feijoo).

Que os enganos e mentiras tanto do Partido Popular (PP) como do Presidente do goberno español Mariano Rajoy (PP) son abondosos e continuos está fora de toda dúbida. Nembargantes vou a intentar describir os mais relevantes e decisivos.

Durante a campaña electoral Mariano Rajoy (PP), entre as moitas promesas electorais que fixo, declarou que si el chegaba a Presidente do goberno español “non ía a subir os impostos”. En concreto Mariano Rajoy comprometeuse a “rebaixas no Impostos de Sociedades (entre o 20% e o 25%) para as pemes”, a “non subida do IRPF nin do IVE a curto prazo” e a “non recuperar o Imposto do Patrimonio”.

Como é ben sabido e ao pouco de subir ao goberno Mariano Rajoy (PP) cambiou radicalmente o seu discurso fiscal e decidiu subilos impostos en contra da súa promesa electoral. Mediante real decreto-lei –procedemento que, elixido por este goberno para impoñer as súas medidas, impide o lexítimo debate e control parlamentarios- o goberno de Mariano Rajoy aprobaba, a finais do 2011, unha serie de medidas fiscais que non so contradicían a súa promesa electoral senón que puñan en evidencia para quen goberna o PP: castiga as rendas medias e baixas e premia as rendas altas. Unhas medidas fiscais que, por outra parte, acentúan o caracter regresivo do sistema fiscal español.

Unhas medidas fiscais (“Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la correción del déficit público”. B.O.E. 31.12.2011) que supoñen incrementos no IRPF, tanto para as rendas do traballo como do aforro, no IVE, do 18% ao 21% no tipo xeral, e no Imposto de Sociedades, do 19% ao 21% nas retencións,  ao tempo que prorrogan o actual Imposto sobre o patrimonio.

Unhas medidas que, como ben sinalan os técnicos de Facenda, afectan maiormente as rendas medias e baixas –rendas do traballo: segundo GESTHAo 80% das novas recadacións derivadas dos incrementos no IRPF recaen sobre traballadores, incluídos os desempregados e os pensionistas que son os principais prexudicados pola política de recortes e axustes salariais, e non sobre outros rendementos mais vinculados aos grandes patrimonios, como os de capital”- pero “pasan de puntillas” tanto sobre as rendas do capital    –as grandes fortunas- como sobre o necesario e imprescindible control do fraude fiscal –que en España, e como resulta ben sabido afecta maiormente as rendas do capital, as grandes fortunas-: de novo acudimos a GESTHA que en relación a este apartado sinala que “o Plan Nacional de Reformas 2013-2016 (PNR) non inclúe medidas ambiciosas no control da economía somerxida e na mellora da eficiencia do gasto público durante os vindeiros catro anos”.

Con estas medidas fiscais o goberno de Mariano Rajoy no so cometeu fraude senón que ademais mostra a súa real faciana: estamos diante dun goberno que defende os intereses das rendas do capital, moi en especial as grandes fortunas, e prexudica as rendas medias e baixas. Unha defensa para o que non lle doen prendas acudir ao engano e a mentira. Polo primeiro estamos diante dun goberno de clase, polo segundo ante un goberno ilexítimo.

Un goberno, e un gobernante, enormemente mentireiro. Para intentar xustificar estas medidas, que sabe non estaban no programa e contradín as súas promesas electorais, Mariano Rajoy non ten reparos en sinalar que “se non chegamos a subir impostos estaríamos rescatados” e que “non me gusta subir impostos”.

En relación a segunda declaración (“non me gusta subir impostos”), que será profusamente repetida polo Presidente do goberno, aparte de sinalar que é unha nova mentira de Mariano Rajoy –o que non lle gusta e subir os impostos aos ricos, aos seus amigos- este tiña outras saídas alternativas: ben dimitir, ben convocar novas eleccións ou ben facer unha consulta popular sobre as novas medidas fiscais. Non fixo ningunha delas tanto por que lle gusta o cargo como por que sabía que de convocar esas eleccións ou facer esa consulta as perderías e, tamén, por que non lle importa mentir.

En relación “a necesidade de subir impostos para evitar o rescate”, este afirmación é dobremente falsa: 1º Podería ter subido os impostos pero dunha forma mais xusta e equitativa para o que  bastaría con gravar mais as rendas de capital i emprender unha loita decidida contra o fraude fiscal, pero eso sería ir contra os “seus amigos”, 2º O repetido perigo de rescate nunca existiu senón como reclamo para xustificar os recortes e os axustes: ningún país europeo é “intervido” senón conta co beneplácito para o mesmo do seu goberno democrático. Pero deste último escribirei con maior detalle en próximos artigos.

Polo sinalado non teño dúbidas en sinalar que o goberno español (PP) é un goberno ilexítimo, e o seu presidente (Mariano Rajoy) é un gobernantes mentireiro compulsivo.

 

Manoel Barbeitos Alcántara

martes, 14 de mayo de 2013

Elecciones limpias



Para que unas elecciones sean limpias es necesario no solo que ninguno de los candidatos haga trampa, que se garantice el resultado del escrutinio y que ninguna candidatura tenga ventaja durante la campaña electoral (más allá de los recursos de que disponga cada uno) sino que el sistema electoral sea justo. Los sistemas electorales en España son justos en líneas generales, pero permiten repartos de escaños que no se corresponden con la voluntad de los electores. Los más primados, en unas elecciones nacionales, son los partidos nacionalistas periféricos, y los más perjudicados los partidos de ámbito nacional minoritarios.

Para el caso de Galicia hay dos provincias que tienen, con mucho, la mayoría de la población, por lo que debieran elegir muchos más diputados que las que tienen la minoría de la población. Las provincias de Lugo y Ourense –las menos pobladas- están primadas con respecto a las otras dos en la actual ley electoral;  primar a las provincias perjudica a los electores, que ven como el resultado al repartirse los escaños no se corresponde con su voluntad real.

Es bien sabido que cuanto más grande sea una circunscripción electoral el reparto de escaños es más proporcional y por lo tanto más justo (en España ya ocurre así en las elecciones al Parlamento Europeo) pero ningún partido ha planteado nunca –que yo sepa- la circunscripción única, que garantiza la máxima justicia y la máxima proporcionalidad en el reparto de escaños.

Con los resultados de las últimas elecciones autonómicas de Galicia, el Partido Popular, que ha obtenido casi 654.000 votos, le corresponderían con la circunscripción única 38 escaños (tres menos de los que se le reconocen actualmente) el Partido Socialista habría obtenido el mismo número de escaños (18) la organización AGE 11 escaños (en vez de los 9 que ahora se le reconocen) y el Bloque Nacionalista habría obtenido 8 en vez de 7. Como la actual ley electoral no cuenta con los resultados de los que no hayan llegado a un porcentaje mínimo, las demás candidaturas no habrían tenido representación parlamentaria aún con la circunscripción única, a no ser que dicha exigencia del porcentaje mínimo desapareciese, lo que no parece razonable (UPyD obtuvo el 1,52% de los votos y las demás candidaturas menos).

El Partido Socialista podría presentar su propia alternativa haciendo bandera de la limpieza y la equidad: la circunscripción única, ya que la provincia es una división administrativa, pero no está arraigada en ninguna razón geográfica, humana o política, es un mero artificio. Para ello habría que reformar el Estatuto de Autonomía en el artículo 11º.4. ¿Por qué ningún partido- que yo sepa- ha hecho una propuesta de esta naturaleza? Es poner al conjunto de Galicia por encima de las divisiones provinciales; es una fórmula más justa y equitativa. El partido que aspira a ser el más votado (siempre ha sido el mismo) no está por la equidad, sino por el artificio; los partidos menos votados saldrían beneficiados, pero no es esto lo que se debe perseguir, sino que la proporcionalidad sea la más ajustada a la voluntad de los gallegos que participan en unas elecciones.

No creo haya argumentos para estar en contra de la circunscripción única, pues si alguien señalase la necesidad de que hubiese en el Parlamento personas de todas las provincias ¿por que no de tordas las comarcas, de todos los municipios? ¿o es que ser de una provincia o de otra concede una mayor capacidad para representar mejor los intereses en juego? Un cacique de poca monta puede tener una visión de la política pueblerina y localista, pero un diputado que aspire a representar bien al conjunto de los gallegos no necesita proceder o vivir en una u otra provincia. Por otra parte los partidos podrían elaborar sus candidaturas teniendo en cuenta ese criterio y asunto concluido.

El que las candidaturas sean abiertas y desbloqueadas es motivo de otro debate. Lo segundo no me parece razonable pero lo primero sí: ¿por qué los electores no han de poder tachar a un candidato que consideran indeseable, poniendo así de manifiesto las diferencias en aprecio hacia unos y otros?

L. de Guereñu Polán.