domingo, 30 de diciembre de 2012

Vindicación de Zapatero

No soy entusiasta del que fue Presidente de Gobierno durante siete años y medio, pero en los foros se le suele tratar, en mi opinión, injustamente. Las personas con una opinión conservadora, o aquellas que defienden intereses oligárquicos, logicamente estarán en contra de la gestión de este presidente, pero conviene recordar, para los que nos sentimos de izquierdas, que el señor Zapatero gobernó, durante casi dos legislaturas, sin mayoría en el Congreso (y menos en el Senado), por lo que no todo lo que quiso hacer lo pudo hacer, pues para ello necesitaba el concurso de otros grupos parlamentarios. El de Izquierda Unida no sería suficiente para obtener aquella mayoría.

Quizá muchos no se acuerden de que se tomó la valiente y arriesgada medida -en el plano internacional- de sacar a España de una guerra ilegal e injusta, la de Irak, en la que nos había metido un presidente desaprensivo, irresponsable y atento solo a su medro personal en Estados Unidos (el de Bush, no el de Obama). Cierto que la creación del Ministerio de la Vivienda no sirvió para dar solución a los muchos problemas que la población pacede ahora, y el propio Zapatero señaló en una ocasión que se arrepentía de "no haber pinchado la burbuja inmobiliaria", pero cuando un sector dinamiza la economía no es fácil (y con esto no disculpo a aquel Gobierno) ponerle freno. La idea de los "minipisos", en sí misma buena, solo tendría sentido en régimen de alquier, pues es difícil imaginar que alguien invierta un pequeño capital en un piso de 30 m2.

Ahora se han paralizado las investigaciones que el señor Zapatero inició para combatir la corrupción urbanística, lo que posibilitó que esté en curso el "caso Malaya" (fue el Fiscal General del Etado el que inició las actuaciones). La renta básica de emancipación, por la que se ayudaba con 210 euros a jóvenes de entre 23 y 30 años estuvo en vigor hasta que la suspendió el actual Gobierno. La ayuda a la maternidad con 3.000 euros, aunque provisional, debió quedar limitada a las personas con rentas bajas.

La creación del Ministerio de Igualdad, con ser discutible su eficacia, hizo posible la aprobación de algunas leyes que igualaron a la mujer al varón, sobre todo en el mundo laboral y familiar. Otra cosa es que dichas leyes no tengan hoy virtualidad porque no se han desarrollado los reglamentos preceptivos. Particularmente la ley contra la violencia de género ha permitido a jueces y fiscales una más eficaz lucha contra este grave problema. La ley destinó recursos para proteger a las mujeres maltradadas y para la observación policial de casos concretos.

Los derechos civiles se extendieron a colectivos como los homosexuales, combatiendo a sectores ultraconservadores dirigidos por la Iglesia católica. El recurso contra el matrimonio entre homosexuales, presentado por el Partido Popular, ha sido desestimado por el Tribunal correspondiente. En materia laboral se llegó a acuerdos para reformar el mercado laboral con el asentimiento de la Unión General de Trabajadores, Comisiones Obreras y las dos patronales (grande y mediana/pequeña). Por ella se subieron las bonificaciones a la contratación indefinida (la cultura empresarial del país hizo que no fuese eficaz).

Se reformó la ley del divorcio para abaratarlo, simplificarlo y agilizarlo, verdadera conquista en favor de las familias más necesitadas, que se eternizaban ante una separación a causa de los trámites procesales. La ley de Dependencia ha quedado en suspenso porque así lo ha querido el nuevo Gobierno, pero en Comunidades Autónomas como Baleares, Asturias, Extremadura y Andalucía está en pleno vigor.

A la Ley Orgánica de Educación le queda poco tiempo, pero vino a ser una implementación de la LOGSE, también socialista, dotando de más recursos a los centros públicos y concertados. La Ley de la Memoria Histórica, con no contentar a todos, es un hito en el reconocimiento de los que fueron derrotados y sepultados de forma inhumana durante y tras la guerra civil.

La flexibilización del mercado laboral -exigencia de la patronal y de los gobiernos conservadores europeos- ha sido un error a la vista de los resultados, a la vez que una contradicción con los presupuestos socialistas. De todas formas, el fondo de capitalización para contratos indefinidos ha sido suspendido por el actual Gobierno, así como el fondo público aprobado en la segunda legislatura Zapatero para indemnizar el despido. Conviene recordar que se amplió la indemnización a 33 días por año trabajado, que ahora se ha rebajado a 22.

El aumento de la edad de jubilación (paulatina) de 65 a 67 años fue muy contestada, pero ahora se va a reformar en un sentido perjudicial para los asalariados. Con la reforma del señor Zapatero el trabajador podía jubilarse a los 65 años siempre que contase con 38,5 años cotizados. Otra legislación vino a regular la edad de jubilación de trabajadores en oficios penosos y peligrosos.

Se puso coto a los abusos que significaban las Cajas de Ahorro, que de ser entidades públicas habían pasado a ser las financiadoras de operaciones fraudulentas a escala local y regional. En virtud de ello se destaparon las indemnizaciones que cobraban los directivos y que constituye un escándalo de proporciones mayúsculas. En este sentido el Gobierno inyectó dinero público en Cajas y Bancos como activos propiedad del Estado; no como se ha dicho para que la banca haga lo que le dé la gana. Otra cosa es la gestión que de ello se esté haciendo ahora.

La ley antitabaco, las medidas de ahorro energético (que han dado un resultado evidente y que se pueden consultar en las fuentes más fiables) han sido medidas positivas (aquí no se pone el acento en lo negativo porque otros lo harán). No es una gestión brillante, sobre todo la segunda legislatura, en la que los gobiernos del señor Zapatero no demostraron capacidad para afrontar la crisis económica que azota a todo el mundo desarrollado (y que tiene su origen en la quiebra de grandes corporaciones financieras que arrastraron a otras, entre ellas la banca española). Pero es una gestión defendible, siempre que se esté dispuesto a la crítica, a la ponderación, a aceptar pros y contras. No se hizo la revolución social y nadie la esperaba (ni la deseaba: hay encuestas que lo demuestran), pero sí se decepcionó a muchos por la timidez ante las presiones exteriores y por la ignorancia sobre la naturaleza de la crisis que, no obstante, también se extendió a los grandes gestores de las instituciones internacionales.

Pero sobre todo los gobiernos de Zapatero nos libraron de la llegada al poder político, durante más de siete años, de esta derecha que ahora nos gobierna. Lástima que los errores fuesen vistos con tanta dureza por la izquierda del país, pero en democracia deben aceptarse las críticas por duras que sean. Vindicar al señor Zapatero, por mi parte, es un ejercicio de justicia y dignidad, sobre todo en un momento en el que arrecian los desprecios que creo injustificados.
L. de Guereñu Polán.

La catadura del señor Fraga

Manuel Fraga con uniforme de Falange
Si mis notas no están mal tomadas, ocupó la Dirección General de Cultura Hispánica en el año 1951, a una edad ya adulta para saber qué tipo de régimen era al que iba a servir, su ilegitimidad y su barbarie. En ese año hubo una huelga de tranvías y otra general en Barcelona que fueron duramente reprimidas porque la huelga no estaba legalizada en España. También hubo otras huelgas en las provincias vascas, igualmente reprimidas. Hasta tal punto el régimen se mostraba en toda su dureza contra las libertades de los españoles que, en ese mismo año, el Ministerio que luego habría de ser tan querido por nuestro personaje, pasa a ser ocupado por uno de triste recuerdo: Arias Salgado. Luego sería el señor Fraga Secretario general del Ministerio de Educación (1953-61) y Director del Instituto de Estudios Políticos (1961-62).

En el año 1953 la policía detuvo a 50 militantes del Partido Socialista, uno de ellos de la Comisión Ejecutiva del Interior, Tomás Centeno, que fue encontrado muerto en los calabozos de la Dirección General de Seguridad con signos de haber sido torturado, y una importante huelga en Bilbao fue duramente reprimida: el señor Fraga estaba colaborando con este régimen; no se oyó una sola voz de denuncia por su parte. Cierto que todavía no era una personalidad importante del régimen, pero prefirió seguir a su servicio a pesar de las atrocidades políticas y jurídicas que estaba cometiendo: ¡el señor Fraga, que fue un eminente jurista!

En 1956 tuvieron lugar los sucesos universitarios en Madrid que llevaron a la destitución del rector, señor Laín Entralgo. También le costó el puesto al señor Ruiz-Giménez, dos personalidades que luego han evolucionado en un sentido opositor al régimen mientras el señor Fraga se acomodaba en él. Este mismo año se detiene a algunos estudiantes (no se sabe por qué) además de al falangista Dionisio Ridruejo, que había evolucionado hacia el anti-régimen. Las huelgas en Cataluña y las provincias vascas fueron reprimidas con dureza, y lo mismo al año siguiente, ahora en Barcelona y Madrid. Una huelga de mineros en Asturias se saldó con bastantes heridos y se aprobó (22 de marzo de 1957) una Ley de responsabilidades colectivas en caso de huelga: ¿qué opinión tenía el señor Fraga entonces sobre esto?.

En el año 1958 siguen las huelgas: en Asturias, en las provincias vascas, en Valencia, así como en las principales Universidades de España. El señor Fraga, un universitario, al parecer nada tuvo que decir sobre su represión. En 1958 fue detenido Antonio Amat, dirigente del interior del Partido Socialista, y al año siguiente se produjeron numerosas detenciones de miembros del Partido Comunista y del "felipe", entre ellas la de Simón Sánchez Montero y la de Julio Cerón. El 30 de julio de este año se aprobó la Ley de Orden Público, con su correspondiente tribunal, aberración jurídica que el señor Fraga no tuvo inconveniente en aceptar. Con su probada vocación política podría haber salido a la palestra pública –nadie dudaría de sus conocimientos jurídicos- y denunciarla.

En el año 1960 un manifiesto de la HOAC (una organización católica) fue prohibido por el Gobierno: ¿qué le pareció sl señor Fraga esto? ¿y qué le pareció el documento firmado por 339 sacerdotes vascos contra la ausencia de libertades y los malos tratos policiales? ¿le pareció que esto era antijurídico? En el año 1961 hubo importantes huelgas en empresas de las provincias vascas y el “Altos Hornos” de Sagunto: fueron reprimidas. En el año 1962, nuevas huelgas, sobre todo en Guipúzcoa, seguidas de manifestaciones y asambleas en las Universidades de Barcelona y Madrid, lo que llevó a la detención de varios estudiantes. En este mismo año empezaron huelgas en las minas de Asturias, extendiéndose a las provincias vascas, León, Puertollano, Peñarroya, Río Tinto, Cádiz, El Ferrol (que al señor Fraga le gustaría del Caudillo)... Las huelgas se extendieron a Barcelona y Madrid y el Gobierno declaró el estado de excepción en Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa. El 3 de junio el admirado por el señor Fraga, D. Alberto Ullastres, pronunció un violeto discurso en Barcelona contra el progresismo católico. El 10 de julio el señor Fraga es aupado al ministerio que hasta ese momento había tenido el señor Arias Salgado, el de Información y Turismo. En agosto hubo nuevas huelgas en Asturias: ¿fue el señor Fraga partidario de su represión cuando se habló de ello en el Consejo de Ministros? El 7 de noviembre fue detenido en Madrid Julián Grimau, a quien se fusilará, sin pruebas, el 20 de abril del año siguiente. ¿Qué dijo el señor Fraga a esto como miembro de un Gobierno ilegítimo?

En 1963 hubo más huelgas y más represión por parte del Gobierno del que el señor Fraga formaba parte, incluso se ejecutó a garrote vil a los anarquistas Granado y Delgado: ¿qué opinión tuvo de esto el señor Fraga? En el mes de octubre más de cien intelectuales (supongo que no todos estarían equivocados) protestaron por los malos tratos policiales a los huelguistas mineros. También fue el momento de una famosa polémica con el señor Fraga por hurtar información sobre los hechos, prevaliéndose de su condición de ministro del ramo, que dio lugar a una protesta de 180 intelectuales (¿estarían equivocados?). Hasta el abad de Montserrat protestó por la situación política que mantenía el Gobierno del que el señor Fraga formaba parte.

En 1964 crecen las huelgas y conflictos sociales: lo cierto es que las etapas del señor Fraga en el Gobierno han estado acompañadas de una gran conflictividad por la falta de libertades elementales, que en Europa occidental estaban garantizadas: ¿lo descubriría nuestro personaje solamente cuando, años más tarde, fue embajador en Londres? En este mismo año (diciembre) se procesó y condenó a José Sandoval, dirigente del Partido Comunista (detenido en abril pasado: ¡qué celeridad judicial!).

El señor Fraga era miembro del Gobierno cuando este suspendió en sus cátedras, ganadas en buena lid, a los señores Tierno Galván, Aranguren y García Calvo. ¿No le dio vergüenza participar en la toma de una decisión (los ministros son solidarios en la acción de gobierno) que privaba de un derecho adquirido a personas por el solo hecho de no pensar como el señor Fraga? Incluso en uno de los casos citados (Tierno) había competido con él en una oposición a cátedra... Por si esto fuera poco, el abad de Montserrat se vio obligado a exiliarse por las presiones del Gobierno, un Gobierno que se sustentaba en la Iglesia católica para legitimarse falsamente. Esto ocurría en 1965, el mismo año en el que continúa la conflictividad social. En 1966 el Sindicato Democrático Universitario se reunió en asamblea (¡qué delito!) en el convento de capuchinos de Barcelona: el Gobierno del que formaba parte el señor Fraga ordenó que la policía rodease el local y lo asaltase. Claro que esto tuvo respuesta: huelga y asambleas en las principales Universidades del país. El 18 de marzo salió a la luz “su” Ley de Prensa, un lavado a la sucia cara del régimen, una Ley represiva para la libertad de expresión.... aunque claro, menos que la anterior. ¡Qué mala conciencia podría tener nuestro personaje entonces para buscar sin éxito soluciones que no lo eran! En marzo y abril se extendieron las huelgas por Madrid y Asturias, y a finales de este último mes su Gobierno cierra la Universidad de Barcelona (¡bravo: esto es amor a la ciencia!). El 11 de mayo se manifestaron sacerdotes en Barcelona y el 28 de junio se celebró una manifestación en Madrid para presentar once reivindicaciones firmadas por 30.000 personas. Fueron detenidos los señores Camacho, Hernando, Maestu y Martínez Conde entre otros: el señor Fraga seguía entendiendo que esto era justo, por lo que se vio.

Don Manuel organizó los famosos “25 años de paz” cuando yo era un niño. Luego me di cuenta de hasta qué punto se puede ser falaz. Nuevas manifestaciones que no se creen sus mentiras: de nuevo se detiene al Sr. Camacho y por primera vez al Sr. Ariza. Huelgas y asambleas en las Universidades, y en marzo-abril de 1967 crece la conflictividad en Madrid, Asturias, Barcelona y Vizcaya. El 21 de abril su Gobierno declara el estado de excepción en Vizcaya. En toda la ría del Nervión se producen huelgas en solidaridad con la de “Laminación de bandas en frío” de Echevarri, que durará seis meses (¿estarían equivocados los obreros?). Siguen numerosas detenciones por parte de su Gobierno ante la agitación y manifestaciones del 1 de mayo.

El señor Fraga formó parte del Gobierno junto con el Sr. Muñoz Grandes, jefe que mandó la división azul en apoyo militar a Adolfo Hitler durante la segunda guerra mundial. Claro que esto es una pequeñez si tenemos en cuenta que quien mandaba al señor Fraga y a quien él servía era el mismísimo golpista general Franco. El 19 de agosto de 1967 son detenidos 20 sacerdotes vascos y pocos días después el Tribunal de Orden Público condena a Alfonso C. Comín por “delito” de opinión. La opinión del señor Fraga sobre esto y aquello no era delito; la de miles de españoles sí: curioso su comportamiento. En octubre los estudiantes sufren duras represiones en varias Universidades y se producen enfrentamientos entre obreros de Comisiones Obreras y la policía.

En 1968 hay una gran agitación en las provincias vascas tras la prohibición de misas y funerales por el Sr. Echevarrieta, muerto por la guardia civil. En octubre se producen enfrentamientos entre metalúrgicos y la fuerza pública: ¡cuánto sufrimiento se habría ahorrado si los colaboradores de la dictadura, como el señor Fraga, se hubiesen puesto del lado de la libertad, como luego hicieron... porque no les quedaba más remedio si querían sobrevivir políticamente! Al personaje se le ve en este año pasándole el testigo de Guinea Ecuatorial a un ignorante y títere, que a la postre sería un asesino, el Sr. Macías: ¡qué acierto! Esto suele ocurrir cuando se prefiere al servil antes que al honesto. El 25 de enero de 1969 el Gobierno declara el estado de excepción en toda España. Son confinados numerosos intelectuales: ¡qué manía tenía el Gobierno, y el señor Fraga mismo, a los intelectuales! En el año 1969 sale del Gobierno, pero volvería a él, muerto ya Franco, entre diciembre de 1975 y julio de 1976: ministro de la Gobernación (suya era la calle y suyo el orden público): ¿nos acordamos de los sucesos de Vitoria, con varios muertos civiles por las fuerzas del orden mandadas por el señor Fraga?

Cuando el pueblo español clamó y consiguió un régimen democrático, del que ahora disfrutamos con todos sus defectos, nuestro hombre se acomodó a él como pudo: no se lo reprocho; antes bien, me alegro de que haya rectificado y venido al lado de los que han defendido la libertad, la justicia y la abolición de los privilegios (no ignoro que queda mucho por hacer). Incluso estoy dispuesto a reconocer sin esfuerzo que el señor Fraga contribuyó objetivamente (¿qué sería si no hubiese muerto Franco?) a amansar a esa derecha montaraz de la que él siempre ha tenido algo: ¿nos acordamos del episodio de la chaqueta en Lugo?, ¿de su tono autoritario en varias ocasiones ante los medios de comunicación? El señor Fraga dijo en los últimos años de vida que no contribuyó al advenimiento del régimen de Franco: cierto; no pudo hacerlo por razón de edad... pero en cuanto la tuvo se encaramó a él, colaboró con el dictador a sabiendas de que era un régimen ilegítimo, pues no estaba basado en la libertad y en el sufragio. Algún articulista ha señalado que, tras la guerra civil, un grupo de criminales se hizo con el poder (El País, día 15 de junio de 2006, p. 17); si esto es así, ¿cómo pudo el señor Fraga colaborar con ellos?

Imaginé al personaje revisando sus memorias en los últimos años, pero nunca esperé que pidiese perdón por los desafueros, los abusos, el dolor, la represión, la brutalidad que imprimió a su política. Es cuestión de conciencia.
L. de Guereñu Polán.

Médicos y farmacéuticos

No me refiero aquí a los consagrados o a los especialistas, sino a los que han acabado su carrera después del esfuerzo que cabe suponer y ahora se encuentran en la situación que voy a describir.

En algunas partes de España el Gobierno ha permitido que los farmacéuticos no propietarios, es decir, lo que están empleados en una farmacia, sean despedidos para ser sustituidos por licenciados becarios que, por serlo, no tienen seguridad social. No tienen un horario acorde con convenio alguno, pues no son trabajadores en el sentido legal de la palabra, y la beca -como cabe suponer- es de miseria.

La licencia farmacéutica, que es pública, se vende cuando el farmacéutico propietario se jubila. Ingresa entonces una gran cantidad de dinero que, en la mayoría de los casos, no cotiza a Hacienda, es decir, se trata de dinero negro. No estoy hablando de la propiedad del local farmacéutico, estoy hablando de la licencia para ejercer, que ha sido concedida por el Estado y a él debe revertir para que la conceda a quien corresponda, pero sin tener que pagar nada a cambio.

Un veterinario o un médico establecen su clínica, si así lo desean y pueden, cuando les parece. Pero un farmacéutico no puede hacerlo a causa de un sistema feudal que pervive en nuestro país: preservar un número de farmacias determinado para que resulte rentable a los farmacéuticos estalecidos. Si papá ha sido farmacéutico le dejará local y licencia al hijo o hija para que ejerza la profesión; si papá no es farmacéutico, el hijo o hija será becari@ sin seguridad social, sin horario...

No pocos licenciados en medicina -todavía no especialistas- están cubriendo puestos como médicos de familia por 6 euros la hora (véase el ejemplo más patente en la Comunidad Valenciana). Estas prácticas, que no tienen sentido ni desde el punto de vista económico ni desde la dignidad humana, son permitidas y alentadas por el actual Gobierno, cuya villanía ha superado ya todos los límites.
L. de Guereñu Polán. 

sábado, 29 de diciembre de 2012

Fundación Vicente Ferrer

Será difícil ver una obra tan grandiosa con tan pocos recursos, con tanta generosidad, con tanta entrega: trabajando en el sur de la India, en Anantapur, dedica el 30,47% de sus recursos a la construcción de viviendas, hospitales y escuelas; el 23,48% a la atención sanitaria; el 13,93% a la educación, la cultura y los deportes, el 10,44% a la preservación ecológica; el 6,05% a programas comunitarios diversos; el 4,67% a la atención de personas con discapacidad, el 2,02% a la mujer, especialmente maltratada en la India; el 1,91% a la gestión de diversos proyectos y apadrinamientos y solo el 7,03% a la administración y el mantenimiento.

De un total de algo menos de 36,5 millones de euros, el 87,05% proceden de las aportaciones particulares, y desde siempre la lucha de la Fundación Vicente Ferrer ha estado contra la pobreza, poniendo campos en cultivo, dotando de luz eléctrica a los hogares, creando puestos de trabajo, luchando contra la desnutrición crónica, ayudando a las viudas, extendiendo el regadío, creando empresas autogestionadas, concediendo créditos a proyectos cuyos principales protagonistas son mujeres, creando cooperativas, poniendo teléfonos en lugares alejados, construyendo casas para niños desamparados, escuelas y talleres, sacando de la pobreza a las familias afectadas por inundaciones, estableciendo convenios con Universidades, entre las que se encuentran la Camiso José Cela de Madrid y la de Valladolid.

Una obra inmensa, ejemplo de lo que se desea para un mundo distinto del convencional, oposición radical de lo que representan los usureros y especulares, taladores de vidas humanas. Entrar en http://www.fundacionvicenteferrer.org/es/
L. de Guereñu Polán.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Los sueldos

LOS SUELDOS

Proliferando en las redes sociales los datos sobre los sueldos de los diputados españoles en Cortes, me dirigí hace unos días al Congreso de los Diputados para que se me informase con todo detalle sobre el particular, resultando de la información recibida lo siguiente:

El Presidente del Congreso, que lo es de las Cortes, recibe una remuneración bruta mensual de 11.934,90 euros, lo que parece excesivo, si bien es cierto que 3.300 euros son en gastos de representación y 2.700 en gastos de libre disposición (ignoro a donde va el dinero que sobre si el Presidente no gasta, un determinado mes, el íntegro de estas dos cantidades). 

Los diputados que menos ganan son los que residen en la provincia de Madrid, 3.684,43 euros brutos al mes, si bien lo de la residencia ha de entenderse a efectos de empadronamiento, porque puede darse el caso de que un diputado electo por Pontevedra (p.e.) resida en Madrid la mayor parte del año y perciba su remuneración como residente en Pontevedra: en este caso serían 4.637,73 euros brutos al mes. 

Entre aquellos casi 12.000 euros del Presidente y los 3.600 euros de un diputado "raso" por Madrid están todos los demás. Parece abusivo, por ejemplo, que los Vicepresidentes reciban 1.000 euros mensuales brutos por gastos de representación más 707 para gastos de libre disposición, y aquí vale el mismo razonamiento que para el presidente. 

Lo que ya no es de recibo es que la Cámara pague las cotizaciones a la Seguridad Social de los Diputados, cuando todo trabajador está obligado a pagar una parte de las mismas. Tampoco es de recibo que la Cámara pague las mutualidades y las clases pasivas en el caso de funcionarios, pues los diputados reciben salarios lo suficientemente altos como para poder hacer frente, por ellos mismos, a dichos costes. 

Parece razonable, sin embargo, que los diputados tengan una tarjeta para desplazarse por Madrid en taxi con un tope anual de 3.000 euros (el uso que haga cada uno de dicha tarjeta va al cargo de su conciencia). Pero las dietas diarias por viajes oficiales al extranjero son excesivas (150 euros) y también son excesivas por viajes oficiales en España (120 euros). En ningún caso está justificada indemnización alguna por cese en la función como diputado. 

Los Diputados disponen cada uno de un despacho, lo que a algunos sobrará, pero esto es algo que ocurriría si fuesen otros los que ocupasen dicho puesto. De igual manra no está justificado que el Congreso facilite iPad y teléfono móvil al Diputado, pues puede comprárselo cada uno de ellos como todo hijo de vecino: creo que el vicio viene de la empresa privada, que da a sus directivos estos objetos cuando los pueden comprar por su cuenta dadas sus altas remuneraciones. ¿Está obligado el diputado a devolver dichos objetos cuando deja de serlo?Proliferando en las redes sociales los datos sobre los sueldos de los diputados españoles en Cortes, me dirigí hace unos días al Congreso de los Diputados para que se me informase con todo detalle sobre el particular, resultando de la información recibida lo siguiente:

El Presidente del Congreso, que lo es de las Cortes, recibe una remuneración bruta mensual de 11.934,90 euros, lo que parece excesivo, si bien es cierto que 3.300 euros son en gastos de representación y 2.700 en gastos de libre disposición (ignoro a donde va el dinero que sobre si el Presidente no gasta, un determinado mes, el íntegro de estas dos cantidades).

Los diputados que menos ganan son los que residen en la provincia de Madrid, 3.684,43 euros brutos al mes, si bien lo de la residencia ha de entenderse a efectos de empadronamiento, porque puede darse el caso de que un diputado electo por Pontevedra (p.e.) resida en Madrid la mayor parte del año y perciba su remuneración como residente en Pontevedra: en este caso serían 4.637,73 euros brutos al mes.

Entre aquellos casi 12.000 euros del Presidente y los 3.600 euros de un diputado "raso" por Madrid están todos los demás. Parece abusivo, por ejemplo, que los Vicepresidentes reciban 1.000 euros mensuales brutos por gastos de representación más 707 para gastos de libre disposición, y aquí vale el mismo razonamiento que para el presidente.

Lo que ya no es de recibo es que la Cámara pague las cotizaciones a la Seguridad Social de los Diputados, cuando todo trabajador está obligado a pagar una parte de las mismas. Tampoco es de recibo que la Cámara pague las mutualidades y las clases pasivas en el caso de funcionarios, pues los diputados reciben salarios lo suficientemente altos como para poder hacer frente, por ellos mismos, a dichos costes.

Parece razonable, sin embargo, que los diputados tengan una tarjeta para desplazarse por Madrid en taxi con un tope anual de 3.000 euros (el uso que haga cada uno de dicha tarjeta va al cargo de su conciencia). Pero las dietas diarias por viajes oficiales al extranjero son excesivas (150 euros) y también son excesivas por viajes oficiales en España (120 euros). Téngase en cuenta que el avión, tren, etc. es pagado por el Congreso. En ningún caso está justificada indemnización alguna por cese en la función como diputado.

Los Diputados disponen cada uno de un despacho, lo que a algunos sobrará, pero esto es algo que ocurriría si fuesen otros los que ocupasen dicho puesto. De igual manra no está justificado que el Congreso facilite iPad y teléfono móvil al Diputado, pues puede comprárselo cada uno de ellos como todo hijo de vecino: creo que el vicio viene de la empresa privada, que da a sus directivos estos objetos cuando los pueden comprar por su cuenta dadas sus altas remuneraciones. ¿Está obligado el diputado a devolver dichos objetos cuando deja de serlo?
 
L. de Guereñu Polán.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Contradictorio Maciá

Militar español, evolucionó hacia posiciones independentistas catalanas, pero su andadura política fue tortuosa. En cierta ocasión, después de 1917, viajó a Moscú para pedir ayuda al gobierno bolchevique con el objeto de intentar, por la vía revolucionaria, una Cataluña independiente. Debió sorprender a las autoridades soviéticas de segundo o tercer orden con las que se entrevistó, pues el régimen comunista estaba entonces en plena guerra civil contra el ejército "blanco" y no para aventuras catalanistas. Puede que las autoridades rusas con las que se entrevistó ni supieran donde se encontraba Cataluña.

Luego organizó una expedición militar en Cataluña pero la cosa no quedó sino en un ridículo monumental, hasta que el pequeño partido que había fundado, Estat Catalá, se fusionó con Esquerra Republicana de Cataluña, pero manteniendo un estatuto de libertad dentro del conglomerado. Cuando se estableció la II República española, desleal a la misma, proclamó la "república catalana", pero sin éxito, pues otros catalanisas como Gassol, Casanovas, Aiguadé y Nicolau d'Olwer le disuadieron de tal pretensión. A cambio, Maciá se dirigió a la población en los siguientes términos: 

En nombre del pueblo de Cataluña proclamo el Estado catalán, bajo el régimen de una República catalana, que libremente y con toda cordialidad anhela y pide a otros pueblos de España su colaboración en la creación de una Confederación de pueblos ibéricos y está dispuesta a lo que sea necesario para librarnos de la Monarquía borbónica...

Falleció en 1933 tras una vida militar llena de sobresaltos, indisciplinas y pretensiones independentistas para Cataluña, pero lo cierto es que no fue seguido por la mayor parte de los republicanos y demócratas de dicho país. Intelectualmente no destacó nunca y tuvo contactos con las más variadas formaciones políticas con el único objetivo de la independencia: anarquistas, comunistas, ricos burgueses catalanes, etc. Ahora se le rinden honores en Cataluña, pero lo que Maciá representó fue muy otra cosa de lo que los que mandan en Cataluña quieren.

L. de Guereñu Polán.

Estoy asustado

Y no es por mí, aunque me hayan bajado el sueldo y me lo vayan a bajar otra vez el año venidero. No: es por la inmensa mayoría de españoles, sobre todo esos diez millones en que cifro los que peor lo están pasando. Soy consciente de que todo Estado es una familia mal avenida; lo contrario sería no tener de la sociedad y de la historia una idea correcta, pues en un mismo estado coexisten la opulencia y la pobreza extrema, e definitiva, la sociedad de clases.

Según leo en los analistas más reconocidos y en los datos del propio Gobierno, hemos producido, en el último año, menos, pues el PIB ha caído al -1,6%. En cuanto al índice de producción industrial todos los meses de este año han sido negativos, la inflación ha pasado, de un 0,5% a un 2,9%; la prima de riesgo se ha duplicado desde la media de 2011 (220) hasta la media de 2012 (450); no hay crédito, los salarios subían hace un año el 1,5% y ahora decrecen el -0,1%; el precio de la electricidad se ha disparado y todo hace pensar que la recesión ha sido causada, en parte, por los recortes.

Los trabajadores han visto casi anulada su capacidad de negociación colectiva, la reforma laboral del Gobierno ha destruído varios derechos de los trabajadores, se ha abaratado el despido y se han perdido, en este año que acaba, 800.000 empleos. Sin embargo los empresarios (los grandes) no han sufrido menoscabo alguno: el excedente bruto empresarial mantiene el mismo porcentaje que hace un año: 45,2%. El Gobierno ha subido los impuestos al consumo, con lo que se consume menos y esto lo pagan los productores (sobre todo pequeños, que son la mayoría). 

El Gobierno ha recortado el gasto social, con lo que sanidad, educación, dependencia, pensiones, subsidios de paro, investigación... sufren en favor de los poderosos. España -dicen algunos- es una economía intervenida, pero no de la forma en que debiera serlo, es decir, sometiendo el capital a las necesidades sociales; sino sometida a las directrices burocráticas de un poder no elegido: la gran banca y los mercados europeos y extraeuropeos, de los que la señora Merkel, los señores Draghi, Monti, Cameron y Don Mariano son portavoces. 

Los expertos no comprometidos con el Gobierno dicen que primero habrá que crecer económicamente (que aumente el PIB) y luego se reducirá el déficit; lo contrario de lo que está haciendo el Gobierno, que ha empezado por recortar el gasto social. Para crecer es necesario aumentar la presión fiscal directa, no la indirecta, que es injusta, gravando a las grandes fortunas, persiguiendo a los evasores de impuestos y a los que tienen dinero "negro", no perdonándoles sus deudas con el fisco, como ha hecho el Gobierno.

Con ser elevada la deuda pública española no lo es tanto como en otros países europeos; pero lo que sí es elevada es la deuda privada... El nuevo año tiene que ser ejemplar en cuanto a movilizaciones sociales. Hay sectores que están dando un ejemplo de civismo extraordinario. Es necesario apoyarles desde todas las instancias de oposición a este Gobierno, por parte de todos los que se reclamen progresistas, de izquierdas, etc. Estar asustado no significa estar rendido, sino cobrar nuevos "folgos" para un año duro, política y socialmente, soportando a ineptos en el Gobierno, cuyas políticas no obedecen a errores, sino que son elegidas conscientemente para cumplir unos objetivos que favorezcan a quienes el Gobierno quiere favorecer, antes que a nadie.

L. de Guereñu Polán.

martes, 25 de diciembre de 2012

Cuidado con el señor Monti

El señor Monti oteando el horizonte
Es uno de esos personajes que emergen en la vida política de los pueblos de vez en cuando. Procede del campo de las finanzas, de los negocios, sabe mucho sobre economía pero quizá no tanto como para sacar a Italia de los problemas en que se encuentra. Italia -como cualquier otro país- solo saldrá de sus problemas, creo yo, con un gran pacto entre las fuerzas del trabajo y las del capital. Si ello no fuese posible, las fuerzas del trabajo (siempre que sean realmente "fuerzas") no deben claudicar, por muy fuerte y egoista que sea el enemigo (digo enemigo y no adversario poque no me gusta andarme con milongas).

Asesor del conglomerado financiero Goldman Sachs, no parece que sus consejos fuesen tenidos en cuenta -si es que fueron acertados- para evitar la caída del monstruo empresarial, y no alzó la voz para advertir de las enormes trampas "legales" y no legales que Goldman Sachs estuvo haciendo para provocar la crisis que comenzó en 2008.

Primero dejó de ser un banco de inversión ante la mala gestión de sus directivos. Luego recibió 10.000 millones de dólares de su amigo G. Bush en forma de activos financieros y acciones para reflotar la entidad comercial, por lo que si no es por el Estado ahora estaríamos hablando de una quiebra más. Poco después Goldman Sachs fue acusada por la Bolsa estadounidense de fraude (hipotecas "subprime"). Hoy se sabe que el conglomerado empresarial ocultó su déficit engañando al mundo financiero estadounidense, y por lo tanto mundial.

Goldman Sachs contribuyó a la crisis griega, ya que dio por buenas las informaciones (sabiendo que eran mentira) del gobierno conservador de Kostas Karamanlis. El ahora presidente del Banco Central Europeo, señor Draghi, no dijo ni "mu" aún sabiendo de dichas ocultaciones, pues era entonces vicepresidente para Europa del conglomerado empresarial.

En Italia, el señor Monti no ha hecho otra cosa que aplicar políticas de sacrificio para la mayoría de la población, pero en absoluto para los que disponen de la riqueza del país y para los que tienen las rentas más altas. Como contable ha demostrado una destreza impecable, como político, una insensibilidad social absoluta. Y lo que necesita Italia (creo yo), Europa y todo el mundo son políticos honrados, honestos y comprometidos con la población, no contables bien pagados como el señor Monti.

Ahora ha convencido -al parecer- a una serie de partidos para que asuman su programa antisocial y, tras las elecciones, si dichos partidos las ganan, le elijan a él como Presidente del Gobierno italiano. Una maniobra de alguien que no cree en la democracia, que quiere andar siempre entre bambalinas dejánsose arrullar por los poderosos del mundo sin presentarse a las elecciones, sin hablar en mítines a la población, sin bajar a la arena en definitiva.

Espero con todas mis fuerzas que la izquierda italiana, bastante sedicente, se haga con los apoyos necesarios para evitar la maniobra antidemocrática, pero que cuela como si fuera lícita... aunque no lo es.
L. de Guereñu Polán.

lunes, 24 de diciembre de 2012

David Salomon

David Salomon
Uno de esos hombres que, cuando era muy joven, decidió dedicar buena parte de su juventud a luchar por la libertad y contra el fascismo; tuvo el arrojo de pasar penalidades, hambre, temores horribles, frío y calor, la proximidad de la muerte, pero superó todo hasta que fue canjeado por italianos tras la segunda guerra mundial.

Primero participó como brigadista en la guerra española de 1936, luchando en la batalla del Ebro; antes lo había hecho en Teruel y en otros puntos de Aragón. Se marchó de casa a la edad de 18 años sin decir nada a sus padres, lo que -según cuenta Natalia Junquera- le produjo remordimientos, sabiendo el dolor que les habría causado. Cambió so nombre "Salomon" por el de "Lomon", aconsejado por si era apresado, como lo fue, y tratado como el judío que era. La decisión quizá le salvó la vida.

Capturado por soldados italianos, fue enviado a un campo de internamiento en Palencia. Recuerda en sus memorias que en España tuvo que usar armas antiguas, ametralladoras rusas; que comía mal: carne de burro, sardinas y alubias... Admiró a la gente de España, pobre y resistente. Una bomba estuvo a punto de acabar con su vida; inconsciente, despertó más tarde en manos de una división italiana: era marzo de 1938 y la guerra estaba perdida para la República española. 

Le llevaron al monasterio de San Pedro de Cardeña, ya hecho ruinas, hacinado junto con otros que murieron. Cuando nuestro país le concedió el pasaporte español en aplicación de la Ley de la Memoria Histórica, recordó en más de una ocasión que, tras la guerra de España, sirvió en el ejército británico durante la II guerra mundial. ¡Que juventud la de este hombre que puede servir como ejemplo de muchos otros, junto con mujeres que hicieron de soldados, que practicaron el sabotaje, que sufrieron las ausencias y la pobreza!

Ha muerto ahora a la edad de 94 años. Su porte y su rostro son los de un hombre digno: sereno, se dejó fotografiar el año pasado, pensativo y orgulloso de haber cumplido con el deber de sus ideales. ¡Honor a David Salomon y a los que como él arriesgaron su vida -pudiéndola perder como muchísimos- por salvar la libertad de todos nosotros!

L. de Guereñu Polán.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Hoy voy a ser frívolo

La provincia de los pacenses
Seguramente lo habré sido en más ocasiones, pero hoy conscientemente. Digo esto porque hablar de la pretensión de los independentistas catalanes de producir la secesión de Cataluña de España, por legítima que sea, me parece la más frívola pérdida de tiempo que se pueda uno imaginar (permítaseme la retórica). En primer lugar no está contemplada en la Constitución española la posibilidad de que nadie, que no sea el Gobierno español, convoque un referéndum para el objetivo que sea. Podría hablarse de consulta en vez de referéndum, con lo que se quita carga jurídica al asunto, pero si se llevase a cabo (y en este caso ignoro si sería legal que la llevase a cabo un gobierno autónomo) no tendría valor jurídico alguno, aunque sí político; es decir, sería como un referéndum no vinculante, uno de los inventos más estúpidos que quizá existan.

He dicho en alguna ocasión -después de reflexionar algún tiempo sobre ello- que creo no se llevará a cabo ni consulta ni referéndum alguno, por lo que todo este tinglado mediático, más que otra cosa, no es más que una cortina de humo de los nacionalistas catalanes que le viene de perlas a los nacionalistas españoles, que están en su salsa (y por lo tanto el Gobierno). Es más, he pensado que cuando llegue el año 2014 quizá ya no esté Esquerra Republicana de Cataluña colaborando con Convergencia i Unió, porque los enredadores profesionales del primer partido la liarán -previsiblmente- hasta el punto de que el President encuentre una salida para decirle a la población: "No es posible seguir con esta gente, son desleales, etc. etc., queda en suspenso todo lo dicho porque Jonqueras tal y cual..." o algo parecido. Creo que el señor Mas estará deseando que llegue ese momento, porque el callejón sin salida en que se ha metido es de órdago. 

Pero ya que un referéndum no es posible, porque aunque el Presidente del Gobierno lo convocara con el fin que desean los nacionalistas catalanes sería ilegal (además de improbable de todo punto) vamos a imaginar que las autoridades catalanas convocaran una "consulta". Ya lo han hecho varios Ayuntamientos catalanes hace unos años y casi nadie se acuerda de ello. Al gobierno socialista de entonces no se le ocurrió intervenir en aquellos casos porque sabía que no conducían a ningún lado, y a ningún lado conduciría aquella "consulta" que, sabido que no valdría para nada útil, contaría con una participación bajísima, aunque el enrarecimiento y la fractura política se ahondarían aún más. Nadie sabe, además, que resultado arrojaría la hipotética e inútil "consulta".

En primer lugar los catalanes han votado entusiásticamente una Constitución (la que está en vigor) que incluso contó en uno de sus ponentes con un nacionalista catalán, el señor Roca Junyent, que no dice ni "mu" porque sabe que lo menos que puede hacer es no hacer el ridículo. Cabría, claro está, reformar la Constitución, pero para ello -y esto sí es lo verdaderamente democrático- hay que contar con la conjunción de las fuerzas políticas (no se consigue nada si no se ponen de acuerdo el Partido Socialista y el Partido Popular) y dichas fuerzas políticas no se pondrán de acuerdo como a cualquier persona cuerda no se le escapa. 

Otra cosa es que se llegue a acuerdos para reformar la Constitución con otros objetivos; en modo alguno para dar cabida a la secesión de una parte del país, lo que no se le ocurre ni al más loco de los mandatarios. De esto saben mucho los canadienses, que llevan diciendo en varias ocasiones que quieren seguir viviendo juntos; lo dirán los escoceses con respecto al Reino Unido y así podríamos citar otros casos. Incluso es tan frívola mi actitud en este artículo, que comparo el caso de Canadá con el de España, que históricamente -y políticamente- están en las antípodas uno del otro. Un Estado hecho hace poco más de un siglo; España hecha poco a poco (insisto, poco a poco) desde la Edad Media hasta el siglo XIX, habiendo jugado Cataluña un papel dirigente en la construcción del Estado español actual. A los hechos me remito.

Me propongo no volver a escribir nada más sobre este asunto porque creo que es hacerle el juego a los que quieren que nos entretengamos en estupideces en vez de en los problemas reales de la gente, pero no sé si mi capacidad de evitar la frivolidad y la estupidez me lo permitirán. Me lo propongo al menos. No está el país para que un gobierno declare: "voy a consultar a los pacenses si quieren secesionarse de España...".

L. de Guereñu Polán.

sábado, 22 de diciembre de 2012

La vivienda y los socialistas

Jaime Vera se relacionó con la Comisión de Reformas Sociales
Desde finales del siglo XIX ya interesó al Partido Socialista Obrero Español el problema de la vivienda obrera, que es lo mismo que decir -ahora- para la clase media o asalariada. Una de las primeras medidas que propusieron sus representantes en la Comisión primero, luego Instituto de Reformas Sociales, fue orientar un mercado de alquiler de viviendas que, con intervención estatal, garantizase la mínima dignidad a las familias de trabajadores. 

A finales del siglo citado todavía seguía en vigor una ley de arrendamientos del año 1813, que luego se restableció en 1836. Esta ley era perjudicial para los trabajadores, pues hacía hincapié en el derecho de propiedad más que en los derechos de los inquilinos. Posteriormente, con las dos grandes desamortizaciones habidas (Mendizábal y Madoz) la mayor parte del suelo, tanto rústico como urbano, cayó en manos de propietarios absentistas que, al casi monopolizarlo, forzaron el aumento del precio de las fincas. Contra esto luchará el Partido Socialista desde finales del XIX. 

Los representantes socialistas en el Instituto de Reformas Sociales, fundado en 1903, insistieron en criterios higienistas y forzaron el debate sobre la vivienda obrera, todo ello dentro de lo que en la época se llamó la "cuestión social". Del Instituto salió la ley de casas baratas que el Congreso de los Diputados aprobó en 1911, lo que implicaba la intervención del Estado en un asunto que había estado abandonado desde siempre. 

Ya con anterioridad el Partido Socialista había aprobado resoluciones -que los gobernantes de turno nunca hicieron propias- para que las casas obreras fuesen vigiladas por comités formados por los mismos obreros. Cuando los socialistas empiecen a entrar como concejales en los Ayuntamientos harán aprobar programas de viviendas obreras que, no solucionando de raíz el problema (imposible en el marco legal y caciquil de la época) vino a favorecer a grupos más o menos numerosos de trabajadores en las principales ciudades, que era donde el problema acuciaba más. 

En el año 1918, importantísimo para el socialismo español, se celebró el 11º Congreso en el que se aprobó lo siguiente: ... es preciso que se obligue a que los Ayuntamientos todos procedan a edificar primordialmente los edificios escolares necesarios; que planee... su reforma y su ensanche para que abunden los solares y se facilite la construcción de viviendas para los trabajadores y de baños públicos, lavaderos, parques... y que establezca o complete los servicios de abastecimientos de aguas, luz, limpieza y transportes, tendiendo a su municipalización. Para ello el Partido Socialista proponía un plan de saneamiento de las haciendas locales para que pudiesen facilitar el capital que permita en poco tiempo verificar una gran transformación urbana. Es necesario también que se grave todo el capital inactivo y que se facilite la expropiación de la propiedad mal utilizada desde el punto de vista social...

Lástima que varias ministras socialistas, que hasta hace un año tuvieron la responsabilidad de la vivienda, no hayan hecho ni tan siquiera una pequeña porción de aquel programa tan viejo que, renovado, podría aliviar la situación de muchas familias. 
L. de Guereñu Polán.

viernes, 21 de diciembre de 2012

El caso de Italia

Parece que habrá elecciones legislativas en Italia proximamente. No sabemos -aunque los medios dicen que sí- si el hasta ahora presidente Monti se presentará a las elecciones. Para ello parece que contará con el apoyo de Merkel, el empresariado italiano, sectores intelectuales y otros grupos económicos más o menos influyentes. Parece que el caso es que la Italia "seria" se imponga a la Italia de pandereta que representa Berlusconi, que amenaza con volver.

Junto a estas dos opciones conservadoras, una moderna y técnica pero sin miramientos sociales y la otra histriónica y corrupta, está la izquierda, un conjunto de partidos resultantes de la gran descomposición del partido comunista y del partido socialista de hace unas décadas: los comunistas "refundados", el resto del antiguo Partido Comunista, los verdes y la Izquierda Democrática, donde están socialistas y comunistas que no engrosan a los anteriores. No parece que tenga opciones, pero la sociología electoral ha demostrado más de una vez que se producen novedades a poco que una sola de las piezas del engranaje se mueva de sitio.

El señor Monti goza de una gran fama entre intelectuales conservadores y centristas, incluso entre intelectuales de izquierda, que le analizan criticamente, en los foros académicos internacionales, en Estados Unidos (el stablishment), donde fue asesor -entre otras cosas- del conglomerado financiero Goldman Sachs, no precisamente un ejemplo a tenor de lo que sabemos sobre la crisis económica que empezó en 2008. 

¿Que opinnan los sindicatos italianos, las agrupaciones cívicas, otros intelectuales que no están encuadrados entre los que apoyan a Monti, los estudiantes (en su pluralidad), las clases menesterosas (que no están organizadas como tales), los inmigrantes con derecho a voto...? Aquí, creo yo, está el asunto: ¿podrá la izquierda italana presentar un programa alternativo al del señor Monti, que es la mano derecha de Alemania en la península, de la patronal e incluso del Presidente de la República, Napolitano, que desde sus orígenes comunistas se integró luego en "El Olivo", coalición de izquierdas de Prodi? Parece difícil pero no imposible.

No sabemos si la parte histriónica y panderetera de Italia que representa Berlusconi podrá remontar el vuelo, sobre todo porque no contará con apoyos exteriores, aunque sí con el de ciertos medios de difusión y empresariales comprometidos con la corrupción. La sociedad civil, como es lógico, tiene mucho que decir: si Monti revalida su mandato (de presentarse a las elecciones) el Gobierno español tendrá en él un importante apoyo, y por supueto la Alemania conservadora. Es muy importante lo que ocurra en Italia en las próximas semanas, porque de revalidar Monti su mandato las reformas draconianas y antisociales (puramente "técnicas") se habrían impuesto a una Europa social, política y clásica, que es la Europa que yo deseo.

L. de Guereñu Polán.












La "imagen" de la alcaldesa

La imagen de la alcaldesa
La alcaldesa de Valencia se queja porque una cadena de televisión británica ha denunciado el derroche que ella misma y su amigo Camps, han realizado durante los últimos años (antes había participado otro amigo, el señor Zaplana) en vez de atender a necesidades verdaderamente urgentes de la población, sobre todo la más necesitada.

La alcaldesa se queja de que la "imagen" de "su" ciudad y Comunidad quedan muy mal paradas por la emisión de varios programas televisivos sobre el derroche de caudales públicos. La BBC se refiere al ingente gastro que representó la construcción de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, realizada por el "patriota" Santiago Calatrava, que recientemente ha decidido instalarse en Suiza para evitar pagar impuestos en España.

La "Ciudad" del derroche comprende un edificio para oceanográfico, otro llamado Hemisférico, un "Ágora" totalmente innecesaria, un Palacio de las Artes, un Museo de las Ciencias y L'Umbracle, que todavía no se sabe para que se construyó. Luevo vino el crac y la ruina, algunos se llevaron el dinero (sobre todo constructuras que financiaron ilegalmente el Partido Popular) y ahora la gran crisis que pagan los ciudadanos de Valencia (comunidad).

A ello hay que sumarle un aeropuerto en Castellón del que no salen ni al que no llegan aviones, que ha costado una friolera de millones de euros. Y para corregir los enormes desfases en las cuentas públicas se privatizan hospitales públicos (pagados con el dinero de los valencianos), pretendiendo ahorrar a base de que la gestión de los mismos se entregue a empresas privadas (fundaciones se les llama). Incluso la privatización recibe el nombre de "externalización", aprovechando que los gestores de los hospitales son personas externas a los mismos, es decir, no el personal funcionario al que ya paga la Comunidad.

El señor Zaplana se fugó a una empresa privada para seguir ganando una enorme cantidad de dinero sin que se le conozcan destrezas especiales; del señor Camps, luego del juicio a que fue sometido no cabe decir nada más sobre su catadura (y está pendiente de otros juicios) pero lo cierto es que tuvo que dimitir como Presidente de la Comunidad Valenciana. La alcaldesa se rasga ahora las vestiduras por la "imagen" que su ciudad está dando (porque como suya la tiene) en vez de dar ejemplo de austeridad, buen gobierno y gasto social. ¡Que mala imagen -y no solo- tiene la alcaldesa de Valencia! 
L. de Guereñu Polán.

A CRISE DA SOCIALDEMOCRACIA (e VI)


En capítulos anteriores reflectín como a resposta socio-liberal da socialdemocracia a mundialización financeira e as súas crises sistémicas          –como a actual crise das débedas soberanas- era unha das principais razóns do seu declive. A realidade destes últimas décadas mostra a unha socialdemocracia incapaz de defenderen con firmeza ao emprego e ao estado de benestar e á mesma democracia dos ataques neoliberais. Tampouco parece ser quen de daren unha resposta convincente a novas crises como a medioambiental e a alimentaria. Crises tódalas elas que teñen unha dimensión internacional, diría que planetaria, polo que esixen propostas a ese nivel ou cando menos a nivel rexional –Unión Europea, por exemplo- algo que a socialdemocracia non parece quen de ofrecer.

En capítulos anteriores (III) tamén reflectín cales eran as características mais relevantes da mundialización, a nova e actual fase de desenrolo capitalista. Unha mundialización que si inicialmente tiña tres piares fundamentais –financeiro, comercial e político-militar- tamén adoptaba unha clara senda neoliberal ao apoiarse en tres liberdades: a liberdade de circulación de capitais, a liberdade de investimento e a liberdade de comercio. Tres liberdades que lle permiten aos chamados “mercados” –maiormente financeiros, especulativos- impoñer aos gobernos e parlamentos a súa propia lei: algo que agora está sucedendo no seo dos países da Unión Europea e moi especialmente no países europeos periféricos –España, Grecia, Irlanda, Portugal..-.

Unha mundialización neoliberal que, apoiada nesas tres liberdades, impón a total liberalización e desregulamentación das finanzas que favorece tanto unha presencia cada vez maior das operacións financeiras –maiormente especulativas- como un crecente protagonismo dos paraísos fiscais, a liberalización dos intercambios comerciais –que marxina e explota aos países e pobos do terceiro mundo-, o crecemento das empresas multinacionais –que favorece a deslocalización empresarial- e a concentración do capital nunhas poucas empresas oligopolistas entre outros fenómenos non menos relevantes.

Unha mundialización neoliberal que fronte as crises sistémicas                    -maiormente reflectidas en “crises da débeda”- impón aos países afectados       –con maior intensidade si son periféricos- duras políticas de axuste fiscal con brutais recortes no gasto público e durísimas reformar laborais.

Unha mundialización neoliberal que, xa que logo, supera aos estados nacionais facendo ineficaz a resposta tradicional da socialdemocracia a nivel  exclusivamente estatal. Unha mundialización que esixe, como dicía, respostas a nivel internacional pero tamén respostas novas –por seren novos os problemas- por parte de calquera proposta que queira seren alternativa. Algo que, como estamos a veren, a actual socialdemocracia –e polas razóns xa apuntadas- non é quen de presentar o que trae aparellada a súa crise de identidade: crise que algúns consideramos imposible de resolver sen cambios profundos tanto nas súas estratexias como nas súas formas de funcionamento e de conexión con a sociedade civil como –absolutamente necesario- de artellamento internacional.

 

En próximos artigos escribirei sobre algunhas propostas de esquerdas.

Manoel Barbeitos Alcantara

LA PERVERSIÓN DE LAS ONG


Yo comparto, sin reservas, una opinión del Premio Nobel  Saramago: “…. la justicia justa ya contiene en sí caridad suficiente. La caridad es lo que resta cuando no hay bondad ni justicia”

A raíz de la crisis que nos asola han comenzado a proliferar iniciativas sociales, que intentan paliar los efectos de la misma, iniciativas que se suman a otras ya preexistentes como las institucionales,  tipo Cruz Roja, religiosas, como Caritas o Hermanos Musulmanes, e incluso laicas, como los Bancos de Alimentos. Espero que se me entienda, yo aún no estoy en contra de esa forma de actuar, de hecho estuve presente y activo en alguna de las primeras iniciativas de lanzar los bancos de alimentos en España, pero empiezo a tener cada vez más claro que paliar los efectos impide a muchos ciudadanos enfrentar las causas, y por consiguiente sacar la consecuencia lógica: solo desde una posición de fuerza mayoritaria van a cambiar los rumbos  de las soluciones.

Desde una cultura occidental, mayoritariamente cristiana,  la caridad no fue más que el resultado del intento de la nobleza y la burguesía para aplacar las necesidades de los pobres en épocas de hambruna, de paso que expiaban sus faltas delante del clero. Por el contrario, cuando empezó a fraguarse la llamada justicia social, devino en el intento de cubrir a todos  las necesidades mínimas, sin la mediación de nadie, en búsqueda del derecho fundamental de cualquier ser humano.

Y no se puede confundir la solidaridad, que nace del concepto de justicia y de igualdad entre las personas, con la caridad que surge de la lástima, de la compasión, por lo que al final es un acto interesado, para que el que tiene de sobra se sienta bien consigo mismo. La ecuación correcta es: justicia más solidaridad es igualdad, entendida como reparto equitativo de cargas y beneficios.

La perversión de las ONG será  cada vez mayor, en la misma medida que el componente caridad vaya ganando peso en sus actuaciones, y así parece evolucionar,  y además continúen fijando el foco de atención en los efectos de la crisis, apartándolo de sus causas y, sobre todo, de los causantes. Puede llegarse a un punto en que tenga que plantearme, si apoyo o me opongo a toda ONG, y  me parece que ese punto está cercano.

Navidades de 2012

Fdo. Isidoro Gracia Plaza

jueves, 20 de diciembre de 2012

El cazador de elefantes

La monarquía es una institución ciertamente curiosa. En primer lugar los reyes suelen ser ungidos por un obispo o papa, con lo que no casa muy bien con un estado aconfesional o laico, que es lo moderno, no lo rancio y feudal. En segundo lugar la monarquía puede consagrar como rey a un inepto, aunque también puede haber ineptos entre presidentes republicanos, lo que pasa es que en este caso es menos probable, pues la elección se hace por un cuerpo más o menos amplio de ciudadanos y se suele elegir a alguien con cierto prestigio. En el caso del rey hay que seguir con él hasta que se muera, pues no cuadra a la estabilidad del país sustituir reyes continuamente.

La monarquía, una vez que no tiene verdaderos poderes constituyentes, es anacrónica, pues su sola firma no hace que entren en vigor las leyes, sino la del ministro correspondiente. Los reyes no son responsables, lo que convendría deslindar en las Constituciones: la española no lo hace, de forma que la "irresponsabilidad" del rey parece extenderse tanto a los asuntos de Estado como a los privados, por lo que podríamos tener a un rey incurso en un delito y que echase mano de tal precepto constitucional (en el caso de España, el art. 56.3).

Luego está el tema de la prole: los descendientes de un presidente republicano son anónimos en la mayor parte de los casos, tienen sus profesiones al margen del papá, por la sencilla razón de que este pude dejar de ser presidente en cualquier momento. Los hijos, nueras, yernos, primos, nietos, bisnietos de un rey, o de una reina, están en la nómina del Estado; han de ser amparados ante cualquier peligro, significan un gasto y llevan aparejados una serie de títulos obsoletos como el de infante, príncipe y otras milongas.

Yo no estoy ahora mostrándome hostil a una monarquía en concreto, sino a la monarquía en abstracto, a la monarquía como institución, que no ha podido ser evitada en España porque cuando el dictador decidió imponerla, la derecha del país quiso mantenerla (estaba el ejército y no el país para riesgos mayores). La izquierda fue prudente en este asunto, por lo que la coyuntura histórica no le ha sido propicia. Ahora estamos así, y parecerá a algunos que hablar de estos asuntos con la que está cayendo no viene a cuento, pero es que la monarquía es mucho aguante para los tiempos modernos.
L. de Guereñu Polán.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Comprar armas

Parece que la masacre de Newtown ha llevado a muchos estadounidenses a comprarse un arma (si es que no tenían otras). Ha sido el festín de fabricantes y vendedores. No fuese a ser que una legislación prohibicionista les dajase sin arma. Lástima, porque esas armas que se han comprado no valen sino para matar (lo de juguetear con ellas en el jardín de casa o en el campo de tiro es una estupidez como la copa de un pino).

Esas armas matarán alguna vez al hijo del que las ha comprado, o a su cuñado, o a su esposa, si no matan a veinte o treinta niños de una escuela o adolescentes de un Instituto. Esas armas matarán a un marido en un arrebato de celos de la mujer que ha perdido la cabeza, esas armas matarán al padre empuñadas por el hijo o al revés. No hay salida. Una sociedad que vive armada es una sociedad que mata. Una sociedad desarmada puede tener mil vicios, pero tiene menos posibilidades de que se comentan monstruosidades como las que hemos vivido hace unos días (una matanza de este tipo cada uno de los cuatro años de mandato del presidente Obama).

En otros países también se mata, particularmente en América Latina, donde México, Colombia y Venezuela se llevan la palma. Ahí el problema es de las bandas armadas, las que no tienen permiso de armas, pero campan ante la impotencia del Estado. Porque se ha querido un Estado débil frente a los poderosos, en vez de querer un Estaado poderoso para defender a los débiles.

El que compra un arma (obviando los casos de cazadores con permiso y otros evidentes) ¿para que lo hace? ¿Para defenderese de que? Para tener a su alcance el ingenio con que se segarán las vidas de inocentes. Y no aprendemos.
L. de Guereñu Polán.

ALARMANTE DESPRECIO A LA CONSTITUCIÓN

La reacción del Gobierno del Partido Popular, despreciando e ignorando la sentencia del Tribunal Constitucional que da la razón al Gobierno Vasco en el tema de la atención sanitaria a los inmigrantes, es muy preocupante, y un grave síntoma de alarma frente al cual no podemos permanecer indiferentes.
Es una reacción que se suma a la producida tras la sentencia del mismo Tribunal, que al dar la razón al Gobierno de Extremadura en su pretensión de aplicar un impuesto a los bancos, lleva al Gobierno del señor Rajoy no a acatarla y respetarla, sino a inventarse un extraño “impuesto  de importe cero”, creado por decreto, y destinado únicamente a privar a las Comunidades Autónomas de la facultad de aplicar este impuesto, favoreciendo así exclusivamente a la banca y obligando a apretar todavía mas en el recorte de derechos a los ciudadanos.
Otro varapalo para el Gobierno ha sido la sentencia del alto Tribunal dando por conforme a derecho la decisión del Gobierno de Andalucía de proceder mediante subasta pública a la compra de medicamentos y material sanitario, ahorrándose así una importante cantidad de dinero, en perjuicio claro está de las compañías farmacéuticas interesadas en vender mas caro en Andalucía, pero sobre todo en tratar de evitar que el ejemplo andaluz se extienda a otras Comunidades Autónomas. ¿Como se puede favorecer tan descaradamente a la industria farmacéutica en perjuicio del ahorro en el gasto sanitario que por lo visto tanto dicen que les preocupa?
Actualmente hay bastantes mas recursos ante el Tribunal Constitucional pendientes de resolución sobre aspectos de gran relevancia, y que tienen fundadas expectativas de ser resueltos favorablemente para los demandantes. Uno de ellos es el referido al 1,9% de incremento que correspondería aplicar a todas las pensiones de este año 2012, y que el Gobierno del PP, ahora, a fin de año, después de celebradas las elecciones gallegas, vascas y catalanas, cuando el derecho a la revisión ya ha sido devengado, también ha decidido suprimir.
Rotos a conciencia todos los consensos, la vida política española se está judicializando cada vez más, y poniendo de manifiesto no solo la impericia del Gobierno y del principal partido de la derecha española que lo sustenta, sino de una actitud de cerrazón y desprecio a los derechos por parte de ambos mucho más negativa y peligrosa que la simple torpeza política.
Sorprende este proceder del Partido Popular ahora en el gobierno, cuando en la pasada legislatura, estando en la oposición, invocó con gran vehemencia el respeto a la Carta Magna, y no tuvo empacho en recurrir el acuerdo mayoritario del Congreso sobre el Estatuto de Cataluña, provocando así un gravísimo problema para todo el país que ahora estalla con una virulencia de consecuencias imprevisibles, volviendo de paso a poner de manifiesto  la incompetencia política mas absoluta para encontrarle una solución adecuada a tan complejo asunto.
Lamento decir que por su comportamiento, los gobernantes del Partido Popular, parecen en demasiadas ocasiones torpes políticos borrachos de poder, incluso ante los suyos. No solo son incapaces de solucionar ninguno de los graves problemas por los que atraviesa el país, sino que problema que tocan, problema que se agrava. Lejos de soluciones, los problemas aumentan, son más y más graves cada día, y muchos de ellos debidos a sus propios y exclusivos errores. Parecen haber hecho bandera de un peligrosísimo error político cual es el de creerse que el fin justifica los medios, y gobernar conforme a esta premisa, además de muy malo para el país, es muy peligroso, pues al fin y al cabo en este erróneo principio pretendió fundamentar y justificar el general Franco su rebelión militar, la guerra civil y la posterior represión y dictadura. Su grave error no lo pagó él sino el pueblo, y a un altísimo precio.
Xesús Mosquera Sueiro
19 de diciembre de 2012

Un partido para enredar

No es el único caso en la historia, de España y de la política moderna, pero el de Esquerra Republicana de Cataluña es paradigmático de lo que quiero decir: fue un partido realmente importante durante la II República española, leal al régimen hasta lo que su idiosincrasia le permitía, luchador contra el fascismo y a favor de los derechos democráticos, que sufrió en sus dirigentes y afiliados la represión como los demás, pero con la restauración democrática y la pérdida de las riendas por parte del señor Barrera, una serie de políticos de cortos vuelos, efímeros además, cambiantes y desleales, han jugado un papel realmente esperpéntico en la política nacional española y nacional catalana.

Primero fue un señor llamado Colom, acompañado de una tertuliana asidua de programas con nula calidad, quien se hizo cargo de ERC; luego vinieron unos tiempos de divisiones y contradicciones permanentes hasta que apareció la figura del señor Carod Rovira, que pactó con dirigentes de ETA a espaldas del presidente Maragall que no hubiese atentados contra catalanes. Nombrado Conseller en Cap, una institución "sui generis" de Cataluña, hizo y deshizo, declaraciones más o menos escandalosas, andares sinuosos sobre las prioridades, fue cesado y poco después condujo a su partido al fracaso electoral.

Ahora dirige ERC el señor Junqueras, que ha imprimido al partido el independentismo más irredento, aunque ya venía de lejos, por lo menos desde el señor Maciá. ERC ha sido un partido no exactamente de izquierdas históricamente, aunque sí democrático; ha sido un partido republicano, en efecto, aunque con muy poco éxito cuando ha defendido su modelo de república, y sí ha sido un partido de Cataluña, pero que se eclipsó por la gran coalición de la banca, la industria, la derecha catalana en definitiva, que es Convergencia Democrática de Cataluña, con el acompañamiento más o menos pintoresco de Unió.

ERC ha estado en Cataluña con gobiernos socialistas, ahora con gobiernos de CiU; sus diputados han jurado la Constitución española y luego se han desdicho; han desestabilizado la política catalana y no la española porque no han podido, han contado con parlamentarios sensatos y con otros insensatos (aunque esto es común a todos los partidos, dicho sea de paso). Pero lo que nadie le puede negar a ERC es su capacidad para engatusar a unos y a otros, a la izquierda y a la derecha. Yo digo que no habrá "consulta", que ello servirá para que ERC desestabilice de nuevo la política catalana (si no lo estuviera ya suficientemente), de igual manera que hizo con el Estatut, consiguiendo que uno votado por la inmensa mayoría de los catalanes se quedase en otro votado por menos del 50%. Suma y sigue...
L. de Guereñu Polán.