domingo, 30 de septiembre de 2012

El héroe de El Esparragal


Juan Asensio, un albañil de 59 años, se lanzó a la riada para intentar salvar a una niña y pereció en el esfuerzo. Un ejemplo para todos pero, sobre todo, para los egoistas que nos gobiernan y quienes les apoyan. Hoy mismo me dirijo a las personas que cada año se reúnen para conceder los premios que llevan por nombre Príncipe de Asturias. Les pediré que tengan en cuenta el ejemplo de este hombre humilde pero valiente y desinteresado. 

En vez de conceder premios a evasores de impuestos, a deportistas que sacan sus becas y salarios del país para no pagar a la Hacienda pública, que viven en la abundancia y en el despojo; en vez de dar premios a personas que no han hecho otra cosa que cumplir con su deber; en vez de dar premios a unos que, más tarde premiarán a los dadores, voy a pedir que se tenga en cuenta al albañil de El Esparragal, cerca de Puerto Lumbreras, un pueblo de España, un hombre sencillo, abnegado, trabajador; un ejemplo para todos que ha sacrificado su vida, la cual no debe quedar anómina. 

L. de Guereñu Polán.

¿Que se dirá en los mítines?

Mitin de Pablo Iglesias y Melquiades Álvarez
Pronto el comienzo de la campaña electoral en Galicia y en Euzkadi ¿que se dirá en los mítines? ¿Se hablará de forma clara y didáctica de lo que el Gobierno y el Partido Popular tienen preparado para los españoles? Dentro del partido que gobierna ya han surgido voces de descontento ante el total despiste que demuestra el Presidente. La actuación de la policía en las manifestaciones de los últimos días, particularmente en Madrid, es consecuencia de la política de orden público inspirada por el actual Ministro y el partido al que pertenece, que en nada se parece a las actuaciones policiales desde que la policía se reformó hace ya décadas, aprendió la Constitución, fue modernizada y utilizada para garantizar derechos, no para reprimirlos.

¿Se hablará en la campaña de las mentiras de Don Mariano y del Partido Popular? ¿Se hablará de que se está haciendo justo lo contrario de lo que se dijo, por ejemplo, en materia de impuestos? El actual Gobierno ha ganado las elecciones hace casi un año gracias a la mentira; por la mentira las perdió en 2004, cuando quiso atribuir a ETA un atentado que correspondía a otra organización criminal por el simple hecho de que le interesada electoralmente. Mentir y mentir, esta es la consigna del partido que nos gobierna en España y en Galicia. ¿Se va a informar a los ciudadanos de que la banca que recibe ayudas públicas no está obligada a no respartir dividendos entre sus accionistas? ¿Se va a decir a los ciudadanos que no tenemos un gobierno autónomo sino que está al dictado de otro y de los grandes banqueros, usureros y especuladores del mundo? ¿Se va a decir a la población que la ley actual sobre pensiones, que exige la revalorización automática según el índice de precios al consumo (3,5% de aumento) se va a modificar para que dicha revalorización sea solo del 1% (si el que se cumple esto ultimo)?

Creo que debiera decirse a los ciudadanos que se van a eliminar funcionarios de abajo, pero se van a seguir pagando grandes sueldos a los de libre designación. Se va a penalizar a los parados, pues va a descender la partida para los subsidios; el paro no va a bajar porque la banca que recibe dinero público no hace fluir el crédito para que los veraderos creadores de empleo, los medianos y pequeños empresarios, puedan cumplir con dicha función. El gasto en prestaciones se reduce -según el proyecto de presupuesto para 2013- un 6,3% y desaparecerán las ayudas en los casos de expedientes de regulación de empleo. Bajan los recursos destinados a becas para los alumnos de familias más humildes y necesitadas y la partida para alumnos con dificultades (sociales, económicas, familiares, intelectuales, afectivas) se deploma el 68%: un verdadero escándalo.

Los Ayuntamientos recibirán un 40% menos para atender a sus servicios sociales, con lo que se centraliza la administración de los recursos públicos, todo lo contrario de lo que se había hecho hasta ahora en España: cuanto más cerca del ciudadano mejor se conocen sus necesidades. Nada para la aplicación de la Ley de Dependencia; se reduce la aportación para cooperación al desarrollo y se queda ridícula la partida para Invesgación, Desarrollo e Innovación, donde están los inputs que permiten que un país pueda tener futuro en un mundo competitivo y globalizado. 

L. de Guereñu Polán. 

sábado, 29 de septiembre de 2012

Un socialista catalán

La pertinaz diputada Tura
Mientras los socialistas catalanes están discutiendo sobre el sexo de los ángeles (o al menos su cúpula) el diputado del Parlamento Europeo José Borrell habla y discute sobre la crisis alimentaria, sobre el progreso en ingeniería de Airbus, sobre la relación entre el euro, el petróleo y el dólar; subre las "subprime", sobre los problemas de África, sobre la ayuda al desarrollo, sobre la vivienda en España o sobre el clima y sus efectos (véase http://www.cincodias.com/columna/Jose-Borrell/7/). 

Algunos socialistas catalanes (creo que otros muchos de fuera de Cataluña también) se han olvidado o nunca han sabido que un elemento consustancial al socialismo es el internacionalismo, no el nacionalismo. Es razonable que ante una situación colonial (por el ejemplo el Congo belga) un socialista como Patricio Lumumba luchase al lado de los nacionalistas por conseguir la independencia nacional, pero fuera de estas situaciones un socialista catalán, gallego o de cualquier otro sitio debe sentirse más solidario con un trabajador chino que con un banquero catalán o gallego. Es una lástima que el a-b-c del socialismo esté tan olvidado. 

No voy a pretender que en las reuniones y asambleas socialistas se cante la "internacional" porque podría parecer trasnochado (a mí me gustaría que se cantase) y además porque no creo queden muchos socialistas que conozcan la letra. No voy a pretender que todos los socialistas tengan el mismo comportamiento que tuvo José Borrell cuando supo que dos subordinados suyos (en quienes él había depositado su confianza) cometieron delitos: renunció al instante su candidatura a la presidencia del Gobierno, ganada en buena lid en unas elecciones primarias, las últimas en las que yo participé en el Partido Socialista. No voy a pretender que algunos "socialistas" renuncien a uno de los cargos públicos que ocupan o que se bajen el sueldo dando ejemplo a la ciudadanía de austeridad y de que se está por una causa, por un ideal y no por el dinero.

Pero sí tengo derecho a pretender, a desear con todas mis fuerzas, que a los socialistas les defina el internacionalismo, la solidaridad de clase. Se da la paradoja de que la patronal catalana pone la voz de alarma ante la irresponsabilidad del President catalán, mientras algunos socialistas escuchan gustotos los cantos de sinera del independentismo, que es lo mismo que la ruina para la clase trabajadora catalana de toda condición. 

L. de Guereñu Polán.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Las secesiones

El intento de secesión de los estados sureños de Estados Unidos llevó a una guerra en el siglo XIX. En Europa se han producido secesiones, pero siempre, salvo un caso, mediando el desmoronamiento del Estado, cosa que no se da en España. Eslovaquia se separó de la República Checa en el marco del derrumbe del sistema comunista en dichos territorios, pero Checoslovaquia había nacido como estado en 1918, mientras que España lleva cinco siglos existiendo como tal, con todas las dificultades que se quieran, y los diversos reinos hispanos habían colaborado entre sí contra un enemigo común en la mentalidad de la época: el islam. 

Los estados bálticos se separaron de Rusia en el contexto del rompimiento del estado soviético, como así mismo los países del Turquestán, Bielorrusia, Ucrania y los países del Cáucaso. Además, en estos casos, existían situaciones contra natura: países de tradición musulmana sometidos por el centralismo moscovita, países que habían sufrido el genocidio estalinista como Ucrania, países donde existía un claro sentimiento antirruso y anticomunista, que aprovechan una situación revolucionaria para separarse. 

Eslovenia, Croacia, Kosovo, Bosnia, Montenegro, se han separado entre sí y de Serbia, cuando antes formaban parte del estado yugoslavo, otro creado en 1918 tras la primera guerra mundial que no puede compararse al caso de España. El único elemento agltutinador en esos territorios era la figura del mariscal Tito, con su ejército y su burocracia; como el único elemento agultinador en el caso de los estados secesionados de Rusia era el régimen comunista impuesto a la fuerza. Las guerras y las masacres balcánicas sufridas no creo que sean el mejor ejemplo para España.

Escocia goza de un régimen de autonomía administrada por el Partido Nacional Escocés en minoría, pero dicha autonomía es inferior a la que tiene Cataluña. El caso de Irlanda es muy particular, porque ocupada la isla por guerreros y terratenientes ingleses en el siglo XII, estuvo explotada por estos hasta el siglo XIX, en el que, al calor del sentimiento romántico y las ansias de libertad, surgieron las luchas que darían una Irlanda libre e independiente en 1921, excepto el territorio del Ulster, de mayoría unionista, protestante y monárquica, es decir, partidaria de depender del Reinio Unido. 

La Constitución española votada por los catalanes, como el resto de los españoles, y uno de cuyos ponentes fue el catalán Roca Junyent, no prevé la secesión de ningún territorio. Para que esto ocurriera tendría que ser por la vía revolucionaria, es decir, mediante el desmoronamiento del Estado y el aprovechamiento de esta situación por parte de los secesionistas, que están en su derecho de serlo, aunque están obligados, como los demás, a cumplir la ley. Otra alternativa sería que los partidos secesionistas siguieran insistiendo en la necesidad de la independencia catalana, que al cabo de los años una coyuntura históricoa y/o política hiciese ver al Gobierno español y al conjunto de la población que fuera necesario dar una respuesta política a esa supuesta demanda creciente de independencia, y se procediera a un cambio en la Constitución que prevea la secesión, la forma en la que esta se ha de producir y demás condiciones. Nada de esto se da en la actualidad, España no está en un proceso revolucionario (muy al contrario, está en un proceso reaccionario alimentado por CiU y el PP) y el Estado no da muestras de desmoronamiento; más bien da muestras de una total falta de solidaridad entre clases: las más poderosas se creen dueñas del país mientras las más humildes pagan las consecuencias de una crisis económica que no han provocado. 

L. de Guereñu Polán.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tres elecciones importantes

Creo que las únicas elecciones convocadas en España de acuerdo con los intereses generales, de las tres que se celebrarán el 21 de octubre y el 25 de noviembre respectivamente, son las de Euzkadi, pues el Partido Popular había anunciado al Lehendakari que no daría su aprobación a los presupuestos para 2013 y, de esta manera, no era posible afrontar los problemas eonómicos que tiene la comunidad como el resto de España. Además, el Presidente López ha demostrado desapego al poder pues es casi seguro que ganarán las elecciones los nacionalistas, pero habrá rendido un servicio al pueblo vasco al administrar dicho país sin estridencias y en la búsqueda incesante del fin de ETA.

El Presidente gallego persigue que sus conciudadanos no sepan lo que él y el Presidente del Gobierno español les tienen preparado para después de las elecciones: medidas reaccionarias, apoyo a la Iglesia, a la banca, a los grandes industriales, a sus amigos y demás clientela mediática y económica. El caso de Cataluña es de una burla difícil de encontrar en nuestro entorno. Mediada la legislatura se convocan elecciones porque hubo una manifestación que parece apuntar un apoyo notable al independentismo, pero el President no ha combatido el paro, ni ha incentivado las insfraestructuras, aunque sí ha cumplido el mismo papel que Don Mariano pero en Cataluña: rcortar derechos y recursos al sector público.

Si las las tres elecciones fueran favorables a los tres nacionalismos (el español del PP en Galicia, el del PNV en Euzkadi y el de CiU en Cataluña) las cosas se pondrían muy feas, porque en definitiva sería una vuelta de tuerca más en favor de la derecha, y además enfrentada entre sí. La izquierda está casi laminada de las instituciones españolas que vayan más allá de la administración local. Pero si los resultados que CiU espera no le fueran tan favorables, si el Partido Socialista fuese la segunda fuerza en Euzkadi y el PP no pudiese formar gobierno en Galicia, cabría una esperanza. Sobre todo si en Galicia los que gobiernen lo hacen, no como en cierta legislatura reciente, que no lo hicieron o lo hicieron insatisfactoriamente a juicio de su electorado: a las pruebas me remito. 

Si España entra en una dinámica de lucha entre dos nacionalismos: el español y el periférico, en vez de en la dialéctica que siempre defendió la izquierda, que es defender intereses de clase, las cosas irán mal, porque los problemas verdaderos quedarán aparcados para hablar de nuevos estatutos, referendos y otras milongas por el estilo; se tensionarán las relaciones institucionales y políticas; la calle puede llegar a arder y al Partido Socialista le correspondería -creo yo- un papel clave en la ordenación de todo este galimatías, en el equilibrio que necesita el país, en la gran lucha por nobles objetivos que están olvidados, y que no veo puedan ser otros que los socialistas y el conjunto de la izquierda quienes puedan rescatar.

L. de Guereñu Polán.

martes, 25 de septiembre de 2012

El Mas irresponsable

Paisaje del Pirineo catalán
El Presidente de la Generalitat de Cataluña no parece haber aprendido nada de sus predecesores, ni siquiera del viejo Jordi Pujol, que supo que la europea y avanzada Cataluña debía ser guía y faro de otras comunidades españolas más atrasadas. Don Manuel Azaña ya dijo en 1931, cuando visitó Cataluña por primera vez como Jefe del Gobierno, que Cataluña era la única región española que se parecía a los países europeos occidentales. Cuando la democracia fue restaurada en España a partir de 1977, Cataluña fue una de las comunidades que dio la espalda, con total claridad, a franquistas y a sus herederos, y lo ha venido haciendo curante todos estos años. La estructura de clases en Cataluña, con un sector terciario infladísimo, con una inmigración exterior e interior galopante (sobre todo la primera) ha hecho que dicha comunidad presente, hoy, un aspecto dual. Por un lado la Cataluña desarrollada e incluso opulenta y por otro lado la Cataluña receptora de inmigrantes, con un proletariado industrial y con clases medias periféricas que no gozan del mismo bienestar.

El President parece no entender que gobierna una comunidad plural, con muchos matices, muy desarrollada politicamente, donde incluso en CiU hay muchos que pueden no ser partidarios de la independencia de Cataluña. No lo son, por supuesto, los votantes del Partido Socialista -que no ha hecho poco por Cataluña- no lo son los votantes del Partido Popular, ni lo podrán ser todos los que crean que Cataluña está muy bien siendo guía de otras comunidades de España, independientemente de que estén más desarrolladas o menos. No ha existido en Cataluña un terrorismo como el de ETA, aunque sí existió un terrorismo "blando", si es que se puede hablar así; los intelectuales catalanes están divididos en el tema soberanista, los empresarios creo que están claramente en contra de una hipotética independencia; los catalanes de a pie lo que quieren es que se solucionen sus problemas y que Cataluña tenga una sociedad justa, no injusta y dual como ahora. 

Gobernar no consiste en dar voces y hacer órdagos. Gobernar consiste en calibrar muy bien los pasos que se deben dar. Si el President no sabe sacar a Cataluña del déficit económico en que se encuentra, si no tiene propuestas para una fiscalidad más justa dentro de la propia Cataluña, donde las rentas del trabajo cotizan más que las del capital (al que el señor Mas representa), si en el seno de Unió más que de Convergencia hay verdaeros xenófobos y algún que otro racista, la palma de lo cual se la lleva el señor Duran (que, por cierto, está callado), si no sabe negociar con un gobierno o con otro (con el PP debiera entenderse mejor, que es en quien se ha apoyado asta ahora), no por ello debe meter a su pueblo en una encrucijada que no va a ninguna parte. Creo que el President tiene mucho cuento y es un irresponsable de mucho calado. 

L. de Guereñu Polán.

lunes, 24 de septiembre de 2012

¡COMO CAMBIAN AS TORNAS!


Non hai moitos anos (politicamente, un abismo) soñábamos con poder vivir nun país en liberdade en onde a política e as decisións conseguintes a esta non foran impostas dun xeito unilateral e onde os políticos puideran ser elixidos democraticamente, e o soño fíxose realidade en base a un implícito gran pacto entre tódolos organismos políticos, sindicais e sociais da Transición.

Dende o ano 75 ata agora a transformación positiva de España en tódolos ámbitos foi realmente unha conquista de toda a sociedade española. Pero, de pronto, ese proceso, tan querido da maioría, é posto en cuestión en absolutamente tódolos aspectos porque, supostamente,  non se adecúa ó século XXI. O problema é que esa maioría que apoiamos ese proxecto de país democrático e social comezamos a ser bombardeados dende os poderes financeiros, dende determinados ámbitos políticos neoliberais, medios de comunicación, etc, cunha campaña de descrédito da política, dos políticos e do sistema, de tal xeito que estase a provocar unha reacción contra o Parlamento, contra as Autonomías, contra os sindicatos, contra os funcionarios, contra os profesores, propiciada dende o FMI, a Comisión Europea, o Banco Central Europeo e alentada polo propio Goberno, aproveitando unha determinada conxuntura económica.

Se lemos a prensa, escoitamos a radio ou vemos a televisión, ou aínda entramos nas  redes sociais, podemos observar como día a día se publican salarios, se airean as condicións en que os políticos exercen a súa función, se indaga a vida e costumes dos líderes sindicais, se falsean datos (todo vale), se publican relacións de cargos políticos, entre os que se inclúen ata os Directores dos Centros escolares, buscando os culpables dunha situación provocada dende as cúpulas financeiras. Ás veces semella unha verdadeira cacería. O lamentable é que finalmente os cazados, na cacería orquestrada noutros ámbitos, imos ser, e estamos sendo, os traballadores que vivimos dun salario.

É hora de deixar a inxenuidade a un lado e de saber con certeza contra quen hai que dirixir os tiros. Estanse atacando as bases do estado de dereito, que ata agora foi a nosa salvagarda, e quen nos está sometendo a un tremendo sacrificio son os que están pasando tranquilamente pola crise e beneficiándose dela, pero van máis alá e están conseguindo que fagamos de ariete contra as institucións democráticas na que nos amparamos. Por iso queren suprimir institucións políticas, queren debilitar os partidos políticos, destruír as organizacións sindicais e sociais, todo aquilo que poda servir para defender os nosos dereitos e as conquistas acadadas ata agora, e están no camiño de conseguilo apoiados por nós. Detrás está unha lexislación laboral que precariza o emprego, a posta en cuestión do sistema de pensións, da sanidade e da educación públicas, da estrutura do Estado, etc.

É verdade que temos que esixir unha maior transparencia a políticos e institucións e responsabilidades a aqueles que non responden á confianza depositada neles, pero nonos equivoquemos, as reacción conxunturais rematan en si mesmas. Non vaia a ser que nos quedemos sen as institucións e organizacións políticas e sindicais que nos podan defender. Por iso, cando vexo aplaudir o debilitamento destas, sinto e penso que debemos sentir unha fonda preocupación, sobre todo tendo en conta de onde ven a iniciativa.

Roxelio Pérez Poza

La fragilidad de la democracia en el Partido Popular


No me refiero solo al déficit democrático del funcionamiento del Partido Popular, donde la cooptación, la designación, el clientelismo y la jefatura tienen mucho de los viejos partidos autoritarios, sino a la nula tradición democrática de la mayor parte de sus cuadros, dirigentes y afiliados. 

Al igual que el Partido Popular alemán durante la República de Weimar y el Partido Demócrata, el Partido Popular se beneficia del voto ambiguo, en el que las propuestas sociales son vagas e imprecisas, no pasan de generalizaciones pero, aceptando las instituciones democráticas formalmente, cuela que el PP está en el sistema, máxime cuando por errores ajenos (Unión de Centro primero, Partido Socialista después) ha obtenido resultados electorales muy abultados, precisamente cuando una crisis económica azota a las clases humildes y media; de igual manera que en la Alemania de los años 20 y 30 del pasado siglo, también los partidos conservadores y nazi se beneficiaron de la crsis de 1929. No olvidemos que las candidaturas racistas habían obtenido resultados apreciables ya en 1924. 

Precisamente una de las fragilidades mayores en materia democrática del Partido Popular es en materia de igualdad por razón de origen o raza: no se separa a los dirigentes xenófobos y se les apoya por el solo hecho de que detentan alcaldías o cargos públicos de responsabilidad. El general De Gaulle, desde finales de los años cincuenta hasta principios de los años setenta del pasado siglo dirigió un partido conservador que consideraba a los comunistas franceses como extranjeros (por la obediencia a la Internacional de Moscú), lo que es muy grave desde una perspectiva democrática, pero De Gaulle había liderado la resistencia francesa contra los nazis, mientas que los dirigentes del Partido Popular, que parten del franquismo, no lo han condenado todavía. No pueden hacerlo porque tienen un electorado, en parte, sociologicamente franquista, dirigentes que añoran el franquismo y otros que desearían quizá condenarlo, pero no lo plantean porque constituiría una fisura en su "ordeno y mando". 

Por otra parte el Partido Popular puede decirse que no tiene una ideología definida, como otros partidos conservadores y liberales que han existido y existen en Europa: hay un sector "demócrata-cristiano", y de hecho en esa familia actúan en el Parlamento Europeo, hay un sector "liberal", en el sentido más economicista y reaccionario que se pueda entender y, por fin, hay un sector amplísimo que es conservador magmático; quiero decir que sus límites son los de una mancha de aceite que se esparce allí por donde encuentra la mínima pendiente. Aglutinar tal cambalache exige políticas que contenten a los que financian al Partido Popular, políticas que le den un plus de legitimidad (la Iglesia católica), políticas que rompan el progreso que España había experimentado en materia de derechos civiles; se combate con denuedo a los sindicatos, incluso se les ve como outsiders del sistema, como algo anticuado, innecesario, que interrumpe la marcha de la economía. Hay publicaciones de Manuel Fraga, discursos de Don José María y de otros dirigentes que abogan vagamente por el corportativismo en el campo del trabajo. 

El Partido Popular nunca ha destacado por tener escuelas de formación, como sí ha sido entre la derecha alemana, belga o austríaca, por poner solo algunos ejemplos. Es un partido de aluvión, como lo fue la CEDA en su momento, pero más cohesionado, porque la CEDA fue una coalición de partidos conservadores, católicos y fascistas. El elemento fascista parece haber desaparecido del Partido Popular una vez que los más viejos ya no están, pero no ha desaparecido una derecha extrema que ha jugado siempre un papen de contrapeso a los sectores más moderados. Ejemplo de lo primero, aunque resulte paradójico, son los dos líderes madrileños, la recientemente dimisionaria y el actual ministro de Justicia. 

Aspectos como el de la "memoria histórica" del que Don Mariano no quiere oir ni hablar, a poco que la sociedad no se duerma, volverán a estar sobre la mesa por mucha cerrazón que el Presidente tenga. Podría ofrecer una alternativa sobre dicho asunto adaptada a las necesidades de cohesión de su partido, pero prefiere negar la necesidad de desarrollar una ley aprobada, que algunos incluso consideran insuficiente. El huidismo del Partido Popular en materias sensibles como la ecología, los derechos de las minorías, los de la mujer trabajadora, se taponan con alusiones a la familia (sabido es que hay muchos tipos de familia, incluso las desestructuradas), o que hay que gobernar "como Dios manda". 

La democracia es un régimen tan generoso que facilita el que puedan gobernarla partidos con grandes déficits democráticos. Una sociedad civil adormecida en parte pasa por paréntesis en los que se deja aplicar sedantes pasajeros, pero es de desear que los sectores progresistas del país, organizados o individualmente, hagan ver que estamos gobernados por quienes no tienen gran confianza en la democracia.

L. de Guereñu Polán

domingo, 23 de septiembre de 2012

La "personalidad" de Cataluña

Ramón Muntaner, cronista catalán
Vaya por delante que considero legítimo el que una comunidad desee y aspire a un futuro político distinto al que en este momento existe, por lo que los partidarios de la independencia de Cataluña no son para mí feroces enemigos como para cierta derecha que solo considera legítimo "su" nacionalismo español. Dicho esto otra cosa es que existan, hoy, cauces legales para que se pueda producir la secesión de cualquier territorio de España: creo que no existen y cualquier declaración unilateral por parte de una comunidad no tendría valor jurídico alguno, aunque sí político. Por eso es en el campo de la política donde estos asuntos se deben discutir, no en el campo de las vísceras. También podría darse una situación revolucionaria (creo que improbable) en el caldo de la cual, por la vía de los hechos, se produjese una secesión. Y entro en estas cuestiones con la convicción de que no existirá secesión alguna y que todo es una cortina de humo que algunos se han creído, tanto para ocultar cosas de mayor calado como para vociferar -por parte de los contrarios- sin aparentes argumentos. 

Que Cataluña tiene características tan específicas como para que la legislación española las reconozca (y así lo hace) no parece que lo dude nadie; este mismo es el caso de Euzkadi y de otras comunidades españolas, ya por disponer de una lengua además del castellano, ya por su insularidad, su historia, sus instituciones, etc. Pero el caso de Cataluña es uno de los más claros. Sin embargo su vínculo con el resto de España (no con España, porque Cataluña, objetivamente, es España) es mucho más profundo de lo que algunos quieren hacer ver. 

España y las Españas fueron términos usados en la Edad Media por los reyes españoles de unas y otras coronas (la catalano-aragonesa y la castellano-leonesa). Los reyes de Asturias se darán a sí mismos, a veces, el título de "emperador", y el navarro Sancho el Mayor (1005-1035) hará lo mismo. Alfonso VI se hace llamar desde 1077 "rey-emperador de toda España" o "de las Españas". El aragonés Alfonso el batallador dirá tener en sus manos "la monarquia de toda Iberia", pero las concepciones imperiales llegan a su más alta expresión con Alfonso VII. 

En la Edad Media ya se tenía, en Cataluña, Aragón, Castilla, Navarra, Galicia, León... una concepción de España como entidad política, no meramente territorial. En el "Loor de España" de Isidoro de Sevilla así se hace y también en la Crónica Mozárabe (754), y mucho después el catalán Turrel escribirá "plora, dons, Spanya". Por su parte "ha querido nuestro Señor -escribe Francesc Eiximenis- que el pueblo valenciano sea un pueblo especial y elegido de entre los otros de España". La mención de "todos los reyes de España" es un lugar común en la Edad Media. El cronista catalán Ramón Muntaner (siglos XIII-XIV) se refiere a que "si estos cuatro reyes de España -las monarquías hispánicas de la época- que son una carne y una sangre, se pusieran de acuerdo", serían uno de los mayores poderes del mundo. Otro catalán, coetáneo del anterior, Bernat Desclot, cuenta como el conde de Barcelona se presenta a sí mismo ante el emperador de Alemania diciéndole: "yo soy un conde de España, que se llama conde de Barcelona". 

Hay sobrados ejemplos que no quiero añadir para no aburrir a quienes lean esto. Antes, las crónicas de época carolingia hablan de los habitantes de la "Marca Hispánica" y como "hispani" se refieren a los habitantes de Cataluña. Cuando los musulmanes se hicieron con la mayor parte de la península entre los años 711 y posteriores, ya algunos cronistas hablaron de la "pérdida de España". El Fuero de León dice: "in presentia regis... convenimus... omnes pontífices, abbatis et obtimates regis Hispaniae...". Sobran los ejemplos.

La "personalidad" de Cataluña, que es plural y que se expresa a partir de su población inmigrante y autóctona, del centro barcelonés y de la periferia pirenaica, de las marcas catalano-aragonesas y de la Cataluña "nueva", de quienes se sienten catalanes solo y de quienes se sienten catalanes y españoles, se manifiesta también en una movilización popular que, aunque no se puede decir sea mayoritaria en favor de esto o de aquello, debe poner a las partes en el mejor tono para discutir todo lo que sea en términos políticos; repito: en términos políticos. (Los subrayados del texto son míos).

L. de Guereñu Polán.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Enseñanza: retrocedemos

"Duelo a garrotazos" de Goya
Restar recursos a la enseñanza pública y no escuchar a los colectivos afectados, sobre todo a los profesores, estos son los dos pilares sobre los que descansa la contrarreforma educativa que pretende el actual Gobierno. No de otra manera se puede entender la reducción de los recursos para becas y la nula consulta al profesorado organizado. Llamarle al proyecto de ley "de Mejora de la Calidad Educativa" ya es eufemístico. Ni "mejora" ni "calidad". No hay país moderno que haya conseguido una enseñanza de calidad sin recursos y bien administrados, en lo que hay que implicar -jurídicamente- a todos los agentes: Administración y centros docentes. 

Sin recursos no será posible la mejora en el conocimiento de las lenguas extranjeras y la tecnología, que son dos aspectos en los que, al parecer, el Gobierno quiere hacer énfasis: creo que todo se quedará en palabras, porque a la derecha española nunca le ha interesado una sociedad formada, sino una sociedad dócil y carne de cañón para la empresa privada. Otra cosa es la derecha económica, que está más en contacto con los intereses reales del mundo desarrollado y que en esto diverge de la derecha política. 

Recuperar las reválidas suena a rancio, pero en todo caso se verá su utilidad o inutilidad con el tiempo; en todo caso parece absurdo hacer una reválida a niños de ocho años y otra a niños de once. También es aberrante que las reválidas sean distintas según se trate de alumnos que apiran a estudios universitarios o los que aspiran a la enseñanza profesional. Dividir, segregar, discriminar en el sentido más negativo ha sido una constante de la derecha. Por eso el ministro, en un alarde que roza el racismo dice que "no se puede tratar igual a los que son diferentes". La legislación educativa en vigor ahora ya prevé esto, pero en un sentido diametralmente contrario al que quiere el ministro. Hay agrupaciones de alumnos para ser formados de acuerdo con sus características y necesidades, hay adaptaciones curriculares para alumnos con dificultades específicas, hay cursos de diversificación, hay programas de cualificación profesional inicial... pero todo esto vuela para que a los alumnos se les segregue según su procedencia social o sus medios económicos. 

Suprimir la selectividad no es más que una frase, pues se le cambia el nombre por el de reválida, y además cada Universidad podrá establecer sus pruebas selectivas: ya veremos lo que hacen unas y otras, porque no todas tienen los mismos idearios ni todas funcionan democráticamente. En los países más desarrollados en materia de enseñanza (Finlandia, Holanda, Austria, Alemania, Francia, Canadá, Australia...) no se desvía a los alumnos a la formación profesional tan pronto como prevé la ley en proyecto (15 años). Se ve claramente la inspiración del ministro en sus predecesores Pidal y Moyano, pero no en el opusdeísta Villar Palasí, que aún siendo un servidor del franquismo tuvo la visión de hacer una reforma educativa relativamente avanzada para los años setenta del siglo pasado. 

En lo que no se parecen los proyectos del actual ministro a la ley Pidal de 1845 es en que esta era claramente estatal, apartando a la Iglesia de toda injerencia en la formación de la infancia y la juventud, aunque luego otros desvirtuasen esto con el Concordato de 1851. El ministro seguirá pagando con dinero público a los centos de elite y religiosos que segregan por razón de sexo, lo que supongo será anticonstitucional, y donde, con base en la jurisprudencia existente, los partidos de oposición y los sindiatos tienen un camino para dar las batallas que sean precisas. 

El profesorado, por su parte, seguirá considerado como algo más que un trapo: ya van varias décadas así, a lo que ha contribuido la democratización de la enseñanza, el contagio de algunos que han accedido a esta profesión sin idea de en que consiste (absentismo, reacción ante las innovaciones...) y la falta de organización de los profesionales, que se dejan vapulear por el burócrata de turno. Quejas y recursos debieran colapsar el Ministerio y los Juzgados ante los abusos que -en algunos casos con la colaboración sindical- se han cometido y se cometen. ¿Que es eso de que el director de un centro va a exigir determinado perfil para aceptar a un profesor? ¿No ha superado su carrera, su master, su oposición? Los directores que hagan uso de esa prerrogativa serán perrillos falderos del ministro de turno y los que veten a un profesor que ha obtenido plaza en un centro, mediante el reglado concurso de traslados, cometerán un desafuero. 

Malos tiempos para la enseñanza; malos para los trabajadores y los que tienen inquietudes de justicia y equidad; malos en España y en Europa. Malos porque los partidos socialistas han desmovilizado a la sociedad durante mucho tiempo, la han desideologizado; nuevas generaciones de dirigentes han venido a colapsar la acción militante y ahora nos luce el pelo. Maldigo el dia en que este país dio su confianza a este Gobierno. 

L. de Guereñu Polán. 

viernes, 21 de septiembre de 2012

LA CRISIS POLITICA QUE SE AVECINA

Como era de esperar, tras la crisis económica y sus graves consecuencias sociales, viene la crisis política, con una dimensión y un alcance desconocido todavía, pero cuyos síntomas son ya evidentes porque están a la vista. No es posible prever su desenlace, pero ¡ojo! bien pudiera ocurrir que, también de la crisis política, emerja triunfante la misma derecha que provocó la crisis económica haciéndosela pagar sin embargo a las clases trabajadoras.
Son demasiadas ya, e importantes, las instituciones del estado muy afectadas y deterioradas: La Casa Real, la Justicia, las Comunidades Autónomas, los Partidos Políticos, los Sindicatos que aún manteniendo una gran capacidad de movilización empiezan a sufrir problemas fruto de las reformas impuestas  y de la propia crisis. La propia Iglesia Católica, la banca y el sistema financiero, la CEOE, los medios de comunicación, etc. Como telón de fondo la corrupción que no cesa y un ejército de parados y jóvenes sin horizonte, y el de millones de pobres que crecen cada día. Y lo peor de todo: la sensación de que nadie sabe muy bien que hacer, y el que dice que sabe miente o parece que miente, todo ello agravado por un proceso de fagocitosis institucional que acrecienta el deterioro recíproco al culparse unos a los otros y al carecer de una mínima autocritica que nos permita convivir con la verdad y así poder acercarnos a las soluciones reales y posibles. Parece no existir más recurso que el del chivo expiatorio cada cierto tiempo, para seguir engañándonos y haciéndonos trampas a nosotros mismos. Sí, se avecina una gran crisis política.
Están en puertas elecciones autonómicas en Galicia y en Euskadi, y quien sabe si antes del fin del año, también en una Cataluña que acaba de vivir una enorme manifestación para pedir la independencia de España, o en su defecto un pacto fiscal que el gobierno de CIU viene reclamando desde hace tiempo. Sin duda alguna, las elecciones gallegas y vascas, van a ser un test importante, de consecuencias que van más allá de sus respectivos ámbitos autonómicos para  repercutir en toda la situación política general del país. En Galicia, y a la vista del llamado caso Pokemon, las incógnitas son aún mayores.
Quisiera sin embargo referirme aunque muy brevemente, a la situación catalana y su relación con la general que estamos viviendo en España. Pese a la escenificación de un gran desencuentro cuando no abierta confrontación entre el Presidente de la Generalitat, el señor Mas, y el Presidente del Gobierno de España, señor Rajoy, la realidad que se esconde tras ese gesto puede ser otra muy distinta.
No podemos olvidar que la “Unión Democrática de Cataluña” que preside Durán y Lleida, es uno de los dos socios que integran CIU, la coalición gobernante en Cataluña, y que a su vez comparte con el Partido Popular, la condición de miembro del Partido Popular Europeo en el que hoy por hoy manda la señora Merkel. Tampoco podemos olvidar que hasta ahora, el Partido Popular ha sostenido al gobierno catalán de CIU permitiéndole sacar adelante los presupuestos y toda su política económica y de recortes sociales, recibiendo en reciprocidad el PP en Madrid el apoyo y acompañamiento político de CIU en todas sus principales medidas.
Es evidente también que el “encontronazo” Mas – Rajoy, y la reivindicación independentista catalana, poco a poco sutilmente matizada, puede reportarle a ambos buenas ventajas políticas. De entrada ha suscitado una gran polémica en todo el país, que ha permitido, con el abierto apoyo de la prensa, colocar en un segundo plano otros asuntos como los derivados de la crisis económica, al hacer emerger en España una “nueva amenaza” y en Cataluña “una causa a capitanear” por una CIU desgastada y contra las cuerdas por su política de absoluta identificación y seguimiento de los dictados neoliberales de la señora Merkel y del Partido Popular Europeo. Así, si convoca con rapidez elecciones anticipadas, puede conseguir un magnífico resultado, y dejar en difícil situación a sus rivales políticos en particular al PSC, y ERC. Pero sobre todo le permite dejar un mensaje político de calado: El Gobierno que hace las reformas, y lleva adelante duros recortes sociales, puede volver a ganar las elecciones.
Por su parte Rajoy consigue un “cierre de filas de la derecha española” frente a la pretensión separatista de Cataluña, cuando está en puertas de hipotecar con el temido “rescate” el futuro del país por muchas décadas.
La que parece no saber muy bien que fichas ha de mover en este tablero, es la oposición, sobre todo su principal referente: El Partido Socialista. Tampoco parece que IU lo tenga muy claro teniendo en cuenta que en Galicia ensaya una nueva coalición, creo que algo parecido hace en Euskadi, y en su seno parece que emerge otra nueva opción “Izquierda Abierta” con Llamazares como cabeza visible.
Xesús Mosquera Sueiro
21 de septiembre de 2012


jueves, 20 de septiembre de 2012

Los socialistas catalanes

No lo deseo pero puede que el Partido Socialista tenga, con el tiempo, que volver a formar la Federación Socialista de Cataluña que se disolvió o integró hace décadas en el PSC actual. He leído con detenimiento las resoluciones políticas de los socialistas catalanes en materia de fiscalidad, federalismo y relaciones con el poder central y, o yo soy muy torpe, o aquel temor puede volverse realidad más o menos pronto.

El Secretario Pérez Rubalcaba ha manifestado al Presidente del Gobierno su desacuerdo con el "pacto fiscal" que se propone desde varias instancias políticas de Cataluña. Mi pregunta es: ¿se daría dicho desacuerdo si la elegida en el último congreso socialista hubiese sido la señora Chacón? Porque todavía me cabe la duda de si en esta distinguida y excelente exministra de Defensa predomina su condición de miembro del PSOE o del PSC. Es una cuestión clave si de optar a la secretaría general del primero se trata.

Si el federalismo implica -como dice un periódico hoy mismo- "un reparto de atribuciones garantizado entre el poder central y los poderes territoriales", esto ya está previsto en los artículos 148º y 149º de la Constitución española con una minuciosidad y claridad meridianas. Si el ejemplo más ponderado y real de federalismo es el alemán, sepamos que allí no hay partidos nacionalistas en los ländern, por lo que no se ha planteado nunca, ni se plantea, una permanente discusión sobre la participación y la integración de cada uno en el Estado. Así Alemania es un gran estado aunque dirigido -a mi parecer- por un mal gobierno. Solo en Baviera hay un partido socialcristiano que tiene más de derecha conservadora y recalcitrante que otra cosa, y que gana las elecciones una y otra vez. 

Desde mi punto de vista la organización territorial de España en comunidades autónomas, con sus defectos, es la que se ha pactado y acordado; ¿vamos a estar en un proceso constituyente contínuo como ocurrió en el siglo XIX? Un pretendido federalismo no cambiaría las cosas, y si alguien me puede explicar lo contrario que lo haga. Un sistema fiscal para Cataluña como el que tienen los "territorios históricos vascos" no se pactó en la Constitución de 1978, sencillamente porque no existía en Cataluña la tradición foralista que sí existía en Euzkadi. Esta comunidad autónoma tampoco tiene transferidas competencias que sí tiene Cataluña, precisamente porque son distintas y demandan cosas distintas. 

Una Constitución no es inamovible; cierto, pero su modificación, creo yo, ha de ser ampliamente pactada, ha de comprender varios asuntos que están pendientes (sobre la Corona y otros) y no puede ser una decisión que se imponga desde una comunidad autónoma. Los socialistas, que son el principal partido de la oposición y llamados a gobernar en el futuro, tienen que contar con los socialistas catalanes, y para ello es necesario que estos (y aquellos) se aclaren. Lo demás es hacerle el juego a la derecha catalana, que ya envolvió a los socialistas en un nuevo Estatut que tuvo menos apoyos que el anterior.

Si se convocaran elecciones en Cataluña (se habla de otoño) ahí sí tendríamos un caso de convocatoria puramente partidista, sin interés nacional o popular de ningún tipo. ¿Se va a decir que es inestable un gobierno con mayoría absoluta en la cámara? Los empresarios, que están a lo suyo, no las quieren, como tampoco quieren piruetas de la mano de partidos independentistas. No olvidemos que España está hoy entre dos derechas, las dos nacionalistas. Un nacionalismo catalán y un nacionalismo español; este más rancio que aquel, pero aquel igual de reaccionario que este: a las pruebas me remito. 

L. de Guereñu Polán.

Enfermedades políticas...

Rodríguez Ares, uno de los burladores
Así empieza el título de una obra publicada en México en 1994 pero que fue escrita en el siglo XVIII y cuyo manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional de dicha capital. El autor, Hipólito Villarroel, habla de los vicios de los gobernantes, de la desesperación de la población, de las corruptelas de algunos de aquellos, etc. Viene esto a cuento por la propensión que tiene una partido político en España (el que gobierna) de no cumplir la ley cuando le afecta negativamente pero de exigirla a los demás.

El que fuera alcalde de Sada y ahora concejal y un concejal de Oza dos Ríos (ambas localidades de la provincia de A Coruña) se niegan a dejar sus cargos aunque han sido condenados a inhabilitación por haberse negado e ejecutar órdenes judiciales de derribo de edificaciones ilegales. El dura lex se lex no va con ellos. Son más listos y más guapos que el común de los mortales. También se creen así los mafiosos.

Lo curioso -y alarmante- es que el juez o jueces que los han condenado por no ejecutar aquellas órdenes de derribo, no ejecutan la setencia haciéndoles dimitir, pues sabido es que el poder judicial no está solo para juzgar, sino para que se cumplan las sentencias dictadas. Pero el juez o jueces deben ser también de los que padecen "enfermedades políticas", de esas tan comunes que alarman a los ciudadanos honrados. 

L. de Guereñu Polán.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Eurovegas por Óscar Carrión

“Buenas tardes, señor Adelson, tenemos un proyecto que seguro le interesará. No se preocupe por las trabas legales, de eso llevamos ya un tiempo encargándonos nosotros junto a unos cuantos amigos del Partido Popular.”
Situémonos: 2007, la burbuja inmobiliaria en su cénit, proyectos de macrocasinos por toda España y una familia de empresarios de Alcorcón visitando EEUU. Tienen varios miles de metros cuadrados de suelo, la idea de construir una ciudad del juego y una recalificación que acredita sus terrenos como edificables. Todo encaja; y lo suyo les ha costado.
Esperanza Aguirre ha prácticamente confirmado hace unos días que Eurovegas se erigirá en Alcorcón, como al parecer desea Sheldon Adelson. Este anuncio no es más que la culminación de una batalla empresarial, política y legal por conseguir los mayores beneficios posibles que lleva años librándose.
Imagen de eldiario.es
La familia de empresarios antes mencionada son los González Rodríguez, propietarios del Grupo Urtinsa y herederos de una gran superficie de suelo que se remonta a José Sanchiz de Quesada, capitán de artillería que posteriormente se convertiría en Marqués de Valderas y que compró numerosas pequeñas parcelas para unificarlas y sobre ellas construir en 1917 el palacio del marquesado. En 1936 en estas mismas tierras se situaría el Cuartel General de primera línea del bando franquista. La familia González acabó comprando esta superficie a los marqueses y desde entonces fue una zona rural sin mayor interés económico.
La zona donde más probablemente se edificará “Europa Vegas”, marca que ya ha sido registrada en Europa por Las Vegas Sands, lleva desde 1999, año PP llegó en aquel año a la alcaldía con Pablo Zúñiga a la cabeza, envuelta en recalificaciones, proyectos fallidos y conflictos legales. En primera instancia se proyectó la construcción de 33.000 viviendas en el llamado Ensanche Norte de Alcorcón. Para la recalificación de los terrenos el ayuntamiento se sirvió de Leopoldo Arnáiz, arquitecto al que recurren la mayoría de municipios madrileños gobernados por el PP, y que no dudó en negociar de forma privada con pequeños propietarios para comprar suelo a precio de zona rural y venderlo como urbanizable. Negocio redondo que le costó a Arnáiz una querella en 2003 (que aún no se ha resuelto) y al alcalde su puesto en las elecciones de ese mismo año. Con el nuevo gobierno local de PSOE e IU se denuncian los hechos a la fiscalía y se paraliza el proyecto, pero los propietarios, de los que más adelante hablaremos, se agruparon y recurrieron la decisión. Finalmente, y tras algún desacuerdo con la Comunidad de Madrid, se aprobó una recalificación que incorporaba más viviendas protegidas y que en última instancia sirvió para que el suelo de propiedad municipal pasase a manos privadas antes del gran pelotazo inmobiliario que se les venía encima.
Según informó ATTAC, a parte de 30 familias que poseen pequeñas parcelas, el suelo que Sheldon Adelson codicia para su desproporcionado complejo está en manos de las inmobiliarias Tabuenca, Realia y Metrovacesa, que suman a la ya citada familia González, los dueños de la inmobiliaria Ros y Falcón y Juan Benigno Alonso Alarcón, imputado este último en el mismo caso de corrupción urbanística que el ex-alcalde popular Pablo Zúñiga y el arquitecto Leopoldo Arnáiz; al parecer, Arnáiz recibió unos 300.000€ de empresas y sociedades dirigidas por Juan Benigno Alonso. El mundo de la corrupción es un pañuelo y al final todo queda entre amigos.
Uno de los anteriores propietarios es especialmente destacable de cara a entender la gran estafa que supone Eurovegas antes incluso de que coloquen la primera piedra: Metrovacesa. Precisamente Metrovacesa compró a Leopoldo Arnáiz, el arquitecto del PP imputado, terrenos en la zona de Alcorcón candidata a albergar Eurovegas. La inmobiliaria, que llegó a situarse a la cabeza del sector y cuya propia burbuja le explotó en la cara, está desde 2009 controlada en un 95'6% por seis bancos acreedores: Santander, Banesto, BFA (Bankia), Sabadell y Popular. Esta situación se dió tras la imposibilidad de refinanciar la ingente deuda que acumuló durante los últimos años del boom inmobiliario, en los cuales tuvieron lugar fuertes luchas internas por el poder. En la primera de ellas, en 2003, varios empresarios italianos representados por Alejandro Agag, yerno de Aznar, intentaron hacerse con el poder de la compañía, pero el entonces presidente lo evitó con ayuda de su mano derecha Ignacio López del Hierro, actual marido de Mª Dolores de Cospedal. Después, en 2005 el ahora marido de Cospedal fue multado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores por falsear la demanda y el precio de las acciones de Metrovacesa. En 2007 tendría lugar otra lucha interna en la que el todavía presidente contó con el apoyo de Juan Bautista Soler (ex-presidente del Valencia C.F. durante la época dorada de Camps y Barberá, responsable de uno de los mayores pufos urbanísticos de la Comunidad Valenciana como es el nuevo estadio de Mestalla e investigado en el caso Nóos por los contratos que efectuó con la fundación de Urdangarín).
López del Hierro dejaría Metrovacesa en 2007, tras repartirse con otros dos directivos 5'25 millones de € en concepto de indemnización, para recaer en Caja Castilla-La Mancha donde Cospedal, por entonces su novia, no dudó en colocarle en el consejo de administración de la Corporación Industrial.
Actualmente Metrovacesa ha despedido a más de la mitad de su plantilla y está dirigida con mano de hierro por Vitalino Nafría, un histórico del BBVA a quien la austeridad no impide usar un Mercedes de un cuarto de millón de euros y que, al dictado de los bancos acreedores, se ha asegurado de fulminar toda voz discordante o incómoda. El consejero delegado que acompaña a Nafría, Eduardo Paraja, merece aún más atención ya que muchos son quienes le acusan de impulsar contratos fraudulentos entre la inmobiliaria y algunas de sus anteriores empresas. Prosegur, empresa en la que ha trabajado Paraja casi toda su vida, consiguió poco después de su marcha a Metrovacesa un contrato con esta que, además, iba acompañado de un 13% de descuento que la inmobiliaria nunca redujo a sus clientes, estafa de la que se han hecho eco varios medios y sindicatos. Quienes insinuaron disconformidad fueron despedidos de la empresa, al igual que ocurrió con quienes se quejaron por el despido, indemnización y posterior contratación en Dutilh (despacho de abogados del cual Paraja era accionista) de varios abogados de la empresa. Como apunta Nacho Cardero en El Confidencial, “Era de locos. Les echaban, les indemnizaban y después les volvían a contratar indirectamente con la fusión”. Dados los precedentes de sus directivos, sería buena idea permanecer atentos a las empresas con las que Metrovacesa suscriba contratos durante la construcción de Eurovegas. Muy curioso sería que la encargada de la seguridad fuese Prosegur, o que Vialegis y Dutilh llevase los asuntos legales, o que los asuntos logísticos fuesen asignados a Service Point, otra empresa donde participó Paraja.
Metrovacesa registró en el primer semestre de 2012 una pérdida neta de 151'3 millones de €, con un descenso en los ingresos del 18'7%. Sin embargo, con la especulación sobre la situación final de Eurovegas, las acciones de la compañía han subido en Bolsa un 266% desde junio. En los últimos días, confirmado su emplazamiento en Madrid y anunciada la “intuición” de Esperanza Aguirre de que Alcorcón sería el lugar elegido, la subida ha sido del 136% tan solo en cinco sesiones. Fruto de esta locura bursátil, los bancos acreedores han ganado 560 millones de euros en apenas 4 días.
Con esta subida en Bolsa, probablemente se lucrarán también Eduardo Paraja y los ocho ejecutivos que este designase cuando él mismo diseñó y aprobó un plan de retribución variable de 13 millones de euros pagadero precisamente en 2012. Pese a que más de la mitad de los trabajadores ya no están, este repunte de las acciones supondrá a los directivos unos cuantos millones en bonus.
Y todas estas ganancias se producen sin que de momento se haya empezado la construcción. Es más: se producen sin que siquiera esté permitido iniciar la construcción. Hace unos meses el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dio la razón a Ecologistas en Acción, que había presentado un recurso al plan de urbanización. Quedaría así paralizado todo el proyecto, a la espera de que el terreno que ha quedado como suelo rural sea declarado de nuevo urbanizable. Sin embargo, escuchando a Esperanza Aguirre lanzar intuiciones, parece claro que se apelará al interés regional, amparándose así en las modificaciones de la Ley del Suelo 9/2001 de la Comunidad de Madrid que Aguirre lleva algunos años realizando. Así, bastaría con declarar el proyecto como de interés regional para saltarse la mayoría de los obstáculos legales. Todo queda en manos del gobierno de Aguirre; lo sabe Adelson y lo saben los propietarios.
¿Nadie recuerda ya lo que pasaba
con el Monorail de los Simpson?
Pues eso.



Pocos parecen recordar ya que la situación en que nos encontramos es fruto principalmente de una burbuja inmobiliaria como la que de nuevo se afanan en inflar. O, de hecho, parecen recordarlo los menos indicados.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Burlas al profeta

A mí no se me ocurre burlarme de ningún personaje religioso por si sus seguidores se sienten ofendidos, pero dicho esto ningún poder público debe impedir la libertad que existe para opinar, criticar, ensalzar o incluso burlarse de personajes históricos, porque los que viven pueden presentar las denuncias que consideren oportunas. 

El revuelo e incluso las masacres que se han producido como consecuencia de la intransigencia y el fanatismo religiosos en bastantes países donde la mayoría de la población es musulmana, podrían ahorrarse si se diesen ciertas condiciones que no se dan. Por ejemplo, si las tímidas reformas que han comenzado en algunos países del norte de África se hubiesen dado hace décadas y viviésemos ahora otros tiempos. Pero ello no es así y obedece al múltiples causas, entre las que occidente tiene buena parte de la responsabilidad. Que el autor de un video se burle de Muhamad, el profeta para los musulmanes, puede ser considerado de mal gusto, pero no es un delito; si es un pecado ello entra dentro de otra lógica que no es la de las relaciones civiles entre las personas, porque entre otras cosas ¿quien decide que es pecado y que no lo es? ¿quien se da a sí mismo dicha autoridad? 

Nicolás de Cusa, Alfonso de Espina, Juan de Torquemada y otros atacaron de forma sistemática a la figura del profeta Muhamad en el siglo XV (he elegido dicho siglo por tratase de la coyuntura en la que el islam se repliega en la península Ibérica pero avanza por Europa y el Mediterráneo). Los condicionantes eran otros: cristianismo e islam no se reconocían mutuamente y ahora parece que algunos siguen en la misma tesitura. Al integrismo musulmán le responde, no pocas veces, un integrismo occidental o cristiano que no contribuye a apaciguar los espíritus. Pienso en determinados grupos xenófobos en Europa, racistas y de extrema derecha en Estados Unidos, imbuidos de una idea exclusivista de su cultura y civilización. 

Muhamad debió de ser un gran hombre, porque no se consigue movilizar a tribus inconexas en la península arábiga así como así. Sus enseñanzas fueron completadas luego por una riquísima tradición espiritual, jurídica y artística que debiéramos considerar legado para toda la humanidad... como el legado de cualquier otro credo.

L. de Guereñu Polán.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Los partidos "de interés"

Durante el período de entre guerras surgieron en Alemania una serie de partidos que la población calificó "de interés", por oposición a los de ideología. Los patidos liberales tenían un discurso democrático muy débil, poco convincente. Entre los partidos "de interés" estaba el Partido Económico, el Partido de la Justicia, el Partido Nacional Cristiano de Campesinos o el Partido Campesino. Entre los partidos con una ideología más clara estaban el Zentrum (o partido católico), los nazis y el partido Socialdemócrata (SPD). El Partido Popular era visto como entregado a los grandes intereses idustriales.

Esta tendencia a la desideologización de los partidos se ha acentudado en los últimos veinte años en Europa, hasta el punto de que algunas políticas suelen ser coincidentes entre unos y otros aunque con matices. Aceptado el sistema capitalista al haber fracasado cualquier tentativa de revolución social, avanzando a pasos agigantados las teorías económicas neoliberales y socioliberales, no queda casi margen para una verdadera clarificación de las políticas económicas.

Otro aspecto a tener en cuenta es la transformación social: a una mayoría de trabajadores en el sector secundario ha sucedido una mayoría de empleados en el terciario, menos combativo, más acomodaticio, en ocasiones peor pagado (sobre todo por su heterogeneidad) y porque los trabajadores terciarios no suelen estar concentrados en grandes unidades de trabajo como los industriales. A los partidos socialistas y socialdemócratas (a la izquierda en general) le cabe un trabajo entre los empleados terciarizados que se encuentran muy atomizados en cuanto a sus intereses: aquí están desde los/las empleados de hogar hasta los técnicos de alta cualificación del Estado, pasando por transportistas, comerciantes, trabajadores de la hostelería, del turismo, de todos los servicios, de la enseñanza, medicos, etc. 

Volver a la ideología se hace necesario, pero hay que crearla, porque las viejas fórmulas no valen, pero renunciar al sustrato fundamental del socialismo también es suicida. Todo partido socialista que no cuestione el sistema capitalista para transformarlo sustancialmente, no tiene razón de ser. 

L. de Guereñu Polán.





sábado, 15 de septiembre de 2012

La concepción de la justicia

Este Gobierno tiene muchos arietes empeñados en despetar las más bajas pasiones de cierto electorado, así como en demostrar que no olvida sus presupuestos conservadores e incluso reaccionarios. Los ministros de la economía son unos, pero también la de sanidad, el de educación, el de justicia... Ahora se pretende una figura nueva en el Código Penal que es la de la prisión permanente revisable. Cuando se aprobó la Constitución española se concibió que la pena que debía cumplir el reo tenía una finalidad educadora y reintegradora en la sociedad. No se trataba solo de privarle de libertad, por eso se renunció a la cadena perpetua, que no existe en España para ningún tipo de delito. Ahora se intenta establecerla de una forma edulcorada: si el reo demuestra rehabilitación, la "prisión permanente" puede ser revisable según prevea el propio Código. Ni que decir tiene que esta medida conecta con amplios sectores sociales, no solamente conservadores, que ven cómo los condenados salen de prisión con demasiada facilidad al ser nuestro sistema penal muy garantista. 

De todas formas da la impresión de que el Gobierno no desea tanto hacer justicia como satisfacer demandas en el sentido de endurecer las penas, porque los argumentos que aporta son practicamente inexistentes; es decir, no hay una filosofía, una doctrina que avale las razones de aquella medida. En todo caso, si sale adelante, veremos su aplicación y sus efectos.

Ahora bien: ¿no se van a endurecer las penas en los casos de delitos monetarios? ¿ni en los de evasión fiscal? ¿ni en en los de blanqueo de dinero ilícito? Porque ahí sí que las penas afectarían a personas de condición social superior, entendido este término en el sentido puramente económico, es decir, ricos, usureros, defraudadores, antipatriotas, egoístas, ladrones del erario público. Por eso digo que -al faltar esta parte tan sustanciosa de las reformas necesarias- no se ve una filosofía clara del Gobierno sobre el papel de la justicia y los delitos que debe perseguir. Los crímenes horrendos deben ser castigados con dureza y cuando las pruebas son concluyentes, pero hay crímenes que pueden no parecer horrendos, pero que contribuyen a la miseria de muchas familias en el país. El actual Gobierno no cree en el Estado: tal cosa no lo digo a vuela pluma, sino que está dicho en los estatutos del partido que le sustenta de una forma más o menos clara, por eso no quiere "engordar" el Estado, ni de funcionarios, ni de servicios, ni de recursos. La iniciativa privada es su adalid. Un modelo que no podemos dejar de denunciar.

L. de Guereñu Polán. 


viernes, 14 de septiembre de 2012

CATALUÑA, OPCIONES.


Un número importante de españoles nacidos o residentes en Cataluña se ha manifestado a favor de cambiar su situación de ciudadanos, llegando muchos de ellos a plantear un estado catalán fuera del estado español. Dejando aparte que los términos en que se ha planteado el tema contradicen no solo la legalidad española sino la de la UE, desde mi perspectiva de ciudadano que, como otros muchos creemos que las banderas, escudos, signos y demás simbología son respetables, si sirven para unir voluntades y forjar convivencia, y absolutamente prescindible si se utilizan para la división y el enfrentamiento,  y desde el respeto a la identidad, siempre subjetiva, de los que no piensan igual, quiero manifestar que mi voluntad es oponerme a lo que considero un grave error, que perjudicaría a los catalanes, al resto de españoles y al conjunto de los ciudadanos europeos.
 
Manifiesto mi oposición al menos con el mismo derecho que los proponentes, lo hago desde la seguridad que mi posición viene mejor avalada por la historia conocida, y que mis intereses y los de mis vecinos más próximos serán mejor defendidos, en el  presente y en el futuro, cuanto mayor sea el grado de unidad e integración. Anuncio que haré valer mis derechos democráticos, tan democráticos al menos como los de aquellos a los que me opongo, a tomar parte en las decisiones que afecten a Cataluña, si estas tienen repercusión en los proyectos comunes, como los de una España y una Europa solidarias, y que apoyaré llegar siempre un paso legal más allá que el que propongan los independentistas.

Es decir, planteo mi opción integradora frente a la desintegradora, en igualdad de derechos democráticos, frente a una voluntad, que considero minoritaria, basada en la exigencia de privilegios porqué se es más rico y en consecuencia hay que aportar más, una voluntad, que estoy seguro, es mayoritaria en cuanto a exigencia de los compromisos adquiridos, voluntariamente, desde la legalidad.

El actual marco democrático establece  que: “….reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas” (atr.2 de la Constitución) y también: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.(art. 155.1)

Con lo cual la posible opción del Gobierno del Estado solo será fruto de su voluntad política. Además, así el Senado concretará esa utilidad que algunos cuestionan.
Pero que quede claro lo que es argumento principal, la opción de los que manifestaron una voluntad separatista choca con otra voluntad, tan firme o más, de los que no queremos que se vayan y somos muy mayoritarios. Y en democracia la voluntad mayoritaria es decisiva.

Septiembre de 2012
Fdo: Isidoro Gracia Plaza

El Ministro y la Xunta

Separar alumnos por sexos, pero no separarlos por edades o niveles: esto es lo que están haciendo el ministro Wert (quizá el peor ministro de Educación del siglo XX y lo que va del XXI) y el Conselleiro de la Xunta de Galicia. La falacia de que las niñas rinden académicamente más que los niños no se sostiene y se usan ciertas estadísticas para justificar una opción ideológica, la del sexismo, que en España es anticonstitucional. Las niñas se desarrollan físicamente antes y, por lo tanto, adoptan roles de adolescentes y luego de adultos antes que los niños; de esto no hay duda y sobran estudios que lo demuestran. Pero el rendimiento académico depende de muchos otros factores: familiares, sociales, económicos, intelectuales, el propio ambiente académico y los profesores de turno. 

Dos alumnos de distinto sexo con la misma edad (por ejemplo, 14 años) pueden dar resultados académicos iguales o parecidos, superiores los de la niña o superiores los del niño; por la sencilla razón de que no todos los seres humanos tienen las mismas aptitudes, ni las mismas actitudes, ni las mismas motivaciones; no todos tienen las mismas oportunidades sociales y familiares. Ya pensadores y educadores como Pestalozzi, Froebel, Montesori, Freire y otros defendieron la mayor integración posible de los alumnos en los sistemas de enseñanza: no segregar al torpe, ni al tímido, ni al que demuestra un coeficiente intelectual privilegiado, ni por lo tanto a los alumnos respecto de las alumnas. Estudios hay sobrados sobre lo que representa de socialización del alumno el que comparta el aula con personas de sexo distinto; sobrados estudios hay sobre el grado de represión que se produce en alumnos y alumnas que están en centros y aulas diferentes.

El Conselleiro en Galicia no dice nada sobre la segregación de alumnos por sexos, pero sí de que en un aula estén alumnos de seis años con otros de diez, compartiendo un mismo profesor que no puede desdoblarse para atender programaciones distintas, objetivos distintos, criterios de evaluación distintos. El ministro y el conselleiro se cargan el principio de la atención a la diversidad, se cargan el principio de los agrupamientos didácticos, se cargan literalmente la Ley Orgánica de Educación. 

¿Habrá quien, teniendo capacidad para hacerlo, recurra estas medidas ante el Tribunal Constitucional? ¿Se movilizará la sociedad ante tal desafuero? El peligro que representan el ministro y el conselleiro va má allá de la coyuntura: es un ataque frontal a derechos, a prácticas consagradas por el avance de la pedagogía y la didáctica; entra en el terreno del delito psicológico (si es que vale esta expresión). 

¿Por que no se atreve el ministro a establecer universidades según el sexo de cada cual? Porque sería el admerreir del país. ¿Por que no escuelas, institutos y universidades para homosexuales? Es el despropósito mayor que hayamos tenido desde los tiempos del cruel general. 

L. de Guereñu Polán.

"Asaltar" supermercados

En Ferrol, en Andalucía y en algún otro lugar, se ha puesto de moda llevarse productos básicos de los supermerecados sin pagarlos. El objetivo es atender necesidades imperiosas de personas y familias en estado de pobreza. Estoy de acuerdo siempre que no haya violencia: conseguir que trascienda la acción, que cunda la denuncia de la desigualdad en nuestra sociedad; ello es bueno. Ocupar casas vacías por personas que se encuentren necesitadas (verdaderamente necesitadas), ocupar fincas para trabajarlas cuando no lo están y por personas que se encuentran en el paro obrero; todas estas acciones y otras, de parecida naturaleza, me parecen bien, debieran ser practicadas por cuantas más personas mejor, incluso las personas no directamente afectadas debiéramos solidarizarnos, asistir a dichas acciones, participar pacíficamente en dichos actos reivindicativos para que cada vez más gente sea consciente de lo injusta que es nuestra sociedad.

En España hay entre ocho y diez millones de personas que viven en la pobreza, cerca de ella o con limitaciones enormes en su bienestar. Son muchas personas en términos absolutos, por lo que los que estamos fuera de ese amplio grupo debiéramos estar a su lado, denunciar, escribir, participar, asistir, no cesar en muestras de solidaridad. Y los partidos políticos y organizaciones cívicas que se dicen progresistas, de izquierdas, etc. debieran pronunciarse con frecuencia sobre estos asuntos y apoyar a las personas que sufren situaciones extremas.

Otra cosa es la acción del Estado ante actos lícitos como los descritos: las fuerzas del orden, como es lógico, tienen que hacer cumplir la ley, y las autoridades les ordenarán que pongan orden allí donde se ha desatado el desorden. Bien también. Cada uno ha de estar en su papel, porque "asaltando" supermercados, ocupando casas vacías, lo que se hace es denunciar -cuanto más mejor- problemas graves que las autoridades deben resolver; quedarse sin hacer nada es ser cómplice de la injusticia. 

L. de Guereñu Polán.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Mientras tanto

Los socios
Mientras el obrero fabricaba o construía, el profesor daba sus clases, el médico atendía a sus pacientes, el funcionario estudiaba expedientes, el hostelero cocinaba, y cada vecino de este país trabajaba y contribuía a la riqueza nacional, el yerno del rey, porque como tal actuaba, se dedicaba a enriquecerse ilícita e ilegalmente, aunque sobre esto último se pronunciarán los tribunales. No tendrá buena conciencia, porque ya alega que no debe hurgarse en negocios suyos antiguos porque, en el caso de que hubiese cometido delitos, estos habrían prescrito. Se trata, por tanto, de que no se agrande, ante la opinión pública, la catadura del personaje.

No se enriquece con tanta facilidad alguien si no es con el concurso de otros, en primer lugar el expresidente de la Comunidad Autónoma de Baleares, Jaume Matas. Decir que no se podían poner en duda las propuestas del yerno del rey, por lo que no procedía que sus proyectos saliesen a concurso público clama al cielo. No se puede ser más inepto y prevaricador. Pero también de él se encarga la justicia. 

La mansión fuera de todo límite que posee el preboste mallorquín, y que ha querido dejar a buen recaudo para que no se la incaute la justicia, dice mucho de la ilicitud de las actuaciones del personaje. El país necesita sentencias ejemplares, fiscales que no dejen resquicio a investigación alguna, una sociedad que reclame trato igual ante la ley; no valen solo las palabras del Jefe del Estado lamentando lo ocurrido. Es de esperar que el castigo sea ejemplar, porque ya no cuela que haya inocencia alguna en este asunto, y tampoco debe haberla en una de las hijas del rey, que no podía ignorar las maniobras de su esposo y su enriquecimiento rápido (de ambos). Callarse ya no vale: debe salirse a la palestra pública y -con todas las recomendacciones legales que se quieran- explicar en que medida se sienten uno y otro responsables de lo mucho que se les acusa. 

L. de Guereñu Polán.


La irresponsabilidad de Don Artur

El Presidente de la Generalitat de Cataluña es un irresponsable, no solo porque gobierna de acuerdo con los intereses de la oligarquía catalana (sus electores quizá se lo estén pensando) sino porque promueve la reivindicación de la independencia de Cataluña respecto de España, sin que su formación haya sido nunca partidaria de dicha solución, sino todo lo contrario, de intervenir determinantemente, desde Cataluña, en el conjunto de España. Tampoco Esquerra Republicana de Cataluña tiene una tradición independentista, sino social; la deriva hacia en independentismo es cosa de las últimas décadas, cuando Esquerra cayó en manos de personas bastante liantes e inconstantes. Dicho esto, no niego en absoluto la legitimidad de que existan partidos independentistas en ninguna parte.

Ahora bien, D. Artur nunca ha pronunciado la palabra independencia, sino que anda con rodeos como soberanismo, estructuras estatales y milongas por el estilo. El President sabe que una Cataluña independiente no tendría fácil su reconocimiento en la Unión Europea, que fronteras con Francia y España no favorecen a la economía, que se debilitaría Cataluña y que se debilitaría España. Por otro lado, no han dicho la última palabra los empresarios catalanes, sobre todo los que más tienen que perder, y no se ha aclarado que pasará con la opinión de un amplio electorado que vota al Partido Socialista y al Partido Popular, así como a otros pequeños partidos que no son independentistas. Es mucho aventurar que todo el electorado de CiU sea partidario de la independencia, sencillamente porque entre tantos electores habrá muchos sensatos.

Yo creo que Cataluña no se va a independizar de España y creo que Don Artur también lo sabe; lo que pasa es que le interesa jugar con fuego para otros objetivos más inmediatos: que se reconozca a Cataluña una autonomía fiscal como la que tienen las provincias vascas. ¡A buenas horas mangas verdes! Seguramente es posible discutir este asunto, pero lo cierto es que hay que estar a lo que se ha pactado: la Constitución y el Estatut. No se puede hace un par de años decir una cosa y ahora decir otra; y dentro de unos meses volver a poner sobre la mesa otra nueva. 

Cuando pase la marea romántica de la manifestación del otro día (que creo debe tomarse en serio) las cosas volverán a su cauce: los problemas económicos primarán y Don Artur tendrá que presentar, dentro de poco, algo de política social, de lucha contra el paro, de ayuda a los dependientes, de becas y trabajos para los jóvenes y cosas por el estilo. Para ello necesita convencer a los que tienen el poder económico en Cataluña, pero también llegar a acuerdos con los sindicatos. D. Artur debiera dedicarse a gobernar -y hacerlo en favor de los que más ayuda necesitan- en vez de jugar con fuego.

En Galicia a algún nacionalista le ha hecho tanta ilusión la manifestación de Barcelona que se ha apuntado al asunto, cuando el Bloque ha renunciado hace mucho tiempo a tales veleidades irreales. Aquí también hay alguno que, sabiendo que el nacionalismo es claramente minoritario, no sé que pretende. 

L. de Guereñu Polán

miércoles, 12 de septiembre de 2012

CRISIS ¿O MONTAJE PARA EL SAQUEO?


Soy de las personas convencidas de que la actual crisis económica se ha convertido en un montaje para el saqueo de los países victimas de la “estrategia especulativa de la deuda”, y para servir de coartada al desmontaje del modelo de estado social que hemos tenido hasta ahora.

Pienso esto porque todos los gravísimos problemas de déficit que se invocan se podrían solucionar fácilmente, con medidas de tipo fiscal y voluntad política. Desde hace muchos años se viene hablando de la implantación de la “Tasa Tobin” y de la supresión de los “Paraísos Fiscales” como algunas de las medidas necesarias para frenar la escandalosa especulación financiera. Cuando estalló la actual crisis económica, el propio G-20, señaló en sucesivas reuniones la necesidad de poner coto a los paraísos fiscales, pero van allá varios años y no se ha hecho absolutamente nada.

Con las pomposamente llamadas “medidas de armonización fiscal y financiera”, se han impuesto en el seno de la Unión Europea, objetivos, plazos y modelos presupuestarios que están llevando a la ruina a países enteros -entre ellos el nuestro- y a la pobreza a millones de ciudadanos europeos. Sorprende que hablando de “armonización fiscal” se ignore tratar adecuadamente asuntos tales como el fraude fiscal a gran escala o los llamados “paraísos fiscales”.

En el número 9 de la revista CLARIDADE, publicado a finales del 2010 y dedicado precisamente a la economía sumergida y los paraísos fiscales (1) se ofrecen datos que ponen de manifiesto, que esta es la cuestión clave, de manera que ignorándola no hay solución posible a la actual crisis. En los trabajos publicados en la misma se dicen cosas tales como que:

-        En España, la economía sumergida equivale al 20/25% del PIB, superando los 250.000 millones de euros anuales. En Galicia supone el 26,3% del PIB gallego, con una cifra aproximada de 14.000 millones de euros (el presupuesto total de la Xunta para este año 2012, es de 9.858 millones de euros).

-        Entre el sector inmobiliario (30%, con 80.000 millones de euros) y el financiero (25%, con 60.000 millones) suman el 55% de la economía sumergida en España, unos 250.000 millones de euros, equivalente al algo más del 13% del PIB. Esta ingente cantidad de “dinero negro” huye para refugiarse en cuentas opacas de los paraísos fiscales.

¿Que no podríamos arreglar con la mitad por ejemplo de semejante fraude? ¿Por qué se calla la prensa? ¿Por qué no dice nada de esto el Gobierno y dice tan poco la oposición?

Creo que la actual crisis no se soluciona, porque a los grandes poderes económicos y a sus testaferros políticos no les interesa. Se están forrando, dejando a países como España, Grecia o Italia, esquilmados y empobrecidos, y a sus trabajadores indefensos y serviles, dispuestos a trabajar cada vez con menos derechos y por menos salario.

Xesús Mosquera Sueiro
12 de septiembre 2012.