martes, 31 de enero de 2012

El adoctrinador Wert



El ministro de educación ha incurrido ya en dos torpezas, solo hablar por primera vez, al decir que va a sustituir la disciplina de Educación para la Ciudadanía por otra en la que no existan cuestiones controvertidas ni adoctrinamiento ideológico.

No conozco -no conocemos- una disciplina en la que el adoctrinamiento ideológico sea tan evidente como la de Religión Católica. No existe otra disciplina en la que al alumno se le conduzca hacia un credo, ideología o concepción del mundo, salvo como es lógico en una sociedad democrática, el respeto a los derechos humanos y los beneficios de la paz. El adoctrinamiento en Religión Católica no le preocupa al señor Wert, aventajado contertulio hasta hace poco en las cadenas de televisión. Tanta hipocresía no se daba en un ministerio de educación desde los tiempos de Franco. 

Las cuestiones controvertidas, señor Wert, son el alma de toda disciplina y de toda ciencia: el evolucionismo biológico de Darwin, las concepciones políticas en cada tiempo y lugar, los problemas de la salud y su combate, particularmente enfermedades como el SIDA, el respeto o no a las minorías en las sociedades democráticas, la existencia o no de un dios según se contemplen los presupuestos de la física o de la teología, de unos pensadores o de otros; la interpretación de la guerra civil española; el significado histórico de Tratado de Versalles para la Europa subsiguiente; la conquista y colonización de América; las mismas ciencias jurídicas alumbran cada vez doctrinas que se contraponen, y los expertos y estudiosos no hacen más que escribir en una dirección o en la otra. Los contenidos de un libro escolar de Antropología son más "controvertidos" que los de cualquier libro de Educación para la Ciudadanía. ¿Va a revisarlos el señor Wert para sustituir alguna otra disciplina escolar? El señor Wert, que parece es sociólogo ¿no encuentra controversia en las interpretaciones ante una u otra demoscopia?

Lo menos que se puede pedir a un cargo público de la altura de un ministro es un mínimo de rigor, un mínimo de honestidad y nada de hipocresía. Al igual que otros ministros actuales en su especialidad, el señor Wert no ha querido ser menos en demostrar su reaccionarismo, su integrismo cultural incluso. Mientras quienes nos gobiernan sean hipócritas, no sean rigurosos, no estaremos bien gobernados. 

Curavacas.

Combatir al capitalismo


Mientras los trabajadores de "Spanair" se quedan sin empleo, después de que la empresa se haya llevado de las arcas públicas enormes candidades de dinero; mientras el Gobierno prepara una reforma laboral que será terrible (ya lo veremos); mientras el tercer mundo no puede exportar sus excedentes agrarios porque el proteccionismo del primer mundo se lo impide; mientras Obama dice tonterías con internautas, contestanto a las tonterías que estos le dicen a su vez; mientras los candidatos republicanos USA se ven en la obligación de reconocer que son defraudadores del fisco (uno de ellos tiene la mitad de su capital millonario en las islas Caimán, paraíso fiscal); mientras el paro en España lacera a familias enteras (aunque ya sé que no todos los parados declarados dejan de tener alguna renta); mientras todo esto ocurre y otros dramas, los socialistas europeos desoyen los consejos de economistas de prestigio, como el premio Nobel Paul Krugman, que se pronuncia contra las políticas de austeridad y sí a favor de la expansión presupuestaria, es decir, la intervención de los Estados en la economía y las inversiones públicas en infraestructuras, políticas sociales e I+D+i para salir de la crisis.

Ahora bien, una cosa es salir de la crisis -que se saldrá, porque esto nos lo enseña la historia- y otra combatir el sistema que las produce, el capitalismo, contra el que nadie se pronuncia (o casi, pues fallecido Vidal Beneyto y algunos más que siguen, nada se dice contra él) y no es cuestionado -ya no digo combatido- por los partidos socialistas, cuando esta fue su razón de ser, su razón de crecer y extenderse entre las clases trabajadoras y medias. 

El capitalismo -todos lo sabemos- es un sistema excelente para crear riqueza, pero es un sistema pésimo para repartirla. Es un sistema depredador de la naturaleza y de los recursos -aunque también lo fue el "socialismo real- y creo que no se está haciendo lo que se debe entre los Hollande, Rubalcaba, Miliband, Spini o Papandreu. Es hora de combatir al capitalismo; es hora de ir predicando por los pueblos y aldeas, por Internet y por todas sus redes sociales que el capitalismo es intrínsecamente malo; que no es la solución para el futuro, que podemos unirnos a los movimientos sociales progresistas (no a los que no se definan como tales) a las organizaciones de la izquierda extraparlamentaria, a los ecologistas no maximalistas, a las ONG que estén por combatir al capitalismo, y emprender una nueva etapa. ¿Habrá que esperar a que la evidencia sea todavía mayor para coger el toro por los cuernos? Es la hora de dar ideas sobre cómo combatir al capitalismo, a sus usureros y especuladores; es hora de marcar distancias; es hora de que los partidos socialistas (siquiera uno dé el primer paso) vuelvan a no aceptar el actual estado de cosas solo porque las experiencias socialistas del siglo XX han fracasado. Hay un socialismo que retomar, que volver a poner en valor; hay especialistas, abnegados profesionales, personas desencatadas, que se pondrían manos a la obra si el proyecto fuera ilusionante, si el proyecto fuese negar al capitalismo y crear una ideología nueva, que tendría mucho de aquel socialismo que alumbró lo más granado de de las ideas de los siglos XIX y XX.

L. de Guereñu Polán.

Empleados públicos



Hay un video, muy bien hecho y que circula por ahí, donde se nos muestra cómo las primeras personas que atienden a un niño al nacer son médicos (empleados públicos) con las enfermeras y enfermeros, con los auxilares y demás personal de un hospital... Los que participan en salvamentos (el reciente caso de tres vidas sacrificadas para intentar salvar a otras a A Coruña es buena muestra) también son empleados públicos; los bomberos lo son, los que velan para que los bosques no se quemen, los que velan por nuestra seguridad, los que cuidan de que no haya accidentes en la carretera; los que sacan a los heridos del amasijo de hierros en un accidente; los profesores que enseñan en las ecuelas, en los Institutos y en las Universidades son empleados públicos; también los que atienden en los ministerios, en las consellerías y en los Ayuntamientos. 

En España, del total de población activa, el 9,5% son empleados públicos (Eurostat), bastante menos que en la Unión Europea (el 16%, Eurostat). Los recursos que van a los empleados públicos no son un gasto, son una inversión; la mayoría de ellos, en España, son mileuristas; tienen un empleo fijo, pero esto no es un privilegio, es un derecho que se debiera hacer extensivo a todos los trabajadores si viviésemos en una sociedad justa. Es aproximar a los demás al empleo fijo lo que hay que lograr; no quitar tal conquista a los empleados públicos. De todas formas la precariedad laboral entre los empleados públicos en España alcanza a algo más del 24% (Ministerio de Administraciones Públicas). 

"El mayor analfabeto -dejó dicho Bertolt Brecht- es el analfabeto político". No tengamos a los empleados públicos como una rémora, sino como un bien. En todos los sectores de la actividad hay quienes no merecen el respeto de la comunidad, pero esto afecta a unos pocos, como en los demás casos. El sector público, ese zaherido tantas veces por ignorancia, debe ser vindicado. 

L. de Guereñu Polán.

lunes, 30 de enero de 2012

Comentarios de Vicenç Navarro

Me ha parecido tan interesente el artículo de este profesor que lo comento aquí abreviándolo. En primer lugar recuerda que hace doce años la socialdemocracia gobernaba en la mayoría de los países de la Unión Europea, preguntándose por qué ahora es todo lo contrario. Sigue diciendo que en los últimos años los partidos socialdemócratas han venido aplicando políticas neoliberales en sus respectivos países, lo que les ha costado la desafección de sus electorados. Algunos ejemplos son políticas fiscales regresivas (recuérdese en España la reducción del tipo máximo en el IRPF), la reducción de impuestos y el aumento de su regresividad, la desregulación de los mercados, permitiendo campar a sus anchas a la banca y a los especuladores, facilitando el despido mediante reformas laborales contra el trabajo y la conformación de equipos económicos como asesores de los Gobiernos socialdemócratas que han sido contraproducentes. En España se me ocurre citar el caso del primero asesor y luego ministro Sebastián. 

Continúa Vicenç Navarro señalando que la mayoría de las instituciones internacionales están en manos de neoliberales (el caso de Lagarde en el FMI es solo un ejemplo) y no digamos en la UE. Hasta el Presidente de la Comisión ha revalidado su mandato con el visto bueno de los socialistas españoles. ¡El colmo! El PD (antiguo Partido Comunista Italiano) acepta las medidas del banquero Monti; el socialista francés Hollande promete austeridad si gana las presidenciales; Ed Balls, portavoz de temas económicos del Partido Laborista británico dice que seguirá -si gana algún día- la política de austeridad del conservador Cameron; los candidatos españoles a la secretaría del Partido Socialista no han hecho la crítica -dice Navarro- al anterior gobierno Zapatero ni se han pronunciado sobre propuestas expansivas del gasto público.

El profesor se pregunta -y se contesta afirmativamente- si es posible un "New Deal" en la Unión Europea. Recordamos aquí que el conjunto de medidas llevadas a cabo por Roosevelt a partir de 1932 en Estados Unidos implicó una fuerte intervención del Estado en la economía, el control férreo de la banca, la defensa de los convenios colectivos, la participación del estado en la economía contratando directamente a desempleados, ahorrando gastos corrientes, bajando sueldos a los altos funcionarios, controlando el de los ejecutivos de la empresas mediante comités estatales y gravándoles fuertemente el fisco, ayudando a las rentas agrarias para que se equiparasen a las de los otros dos sectores con el fin de aumentar el consumo, planificando la economía año a año, cambiando la política presupuestaria, interviniendo en la industria para que no quedasen penalizados los trabajadores, que si perdían poder adquisitivo consumirían menos; aumentando los impuestos a los capitales (estó en la década de los treinta solo se pudo hacer hacia el final de la misma) para disponer de recursos contra el desempleo... No quiero seguir añadiendo datos sobre aquellas medidas que muchos conocerán, pero también se incluía una reforma monetaria (al fin y al cabo el euro es una moneda reciene que puede no haya contado con las previsiones debidas). El BCE, y el ICO en España, tienen una importante función que desarrollar, pero no lo harán mientras estén en manos de neoliberales. Pero si esto es así, ¿no ha llegado el momento de un cambio radical -digo radical y quiero decirlo alto- de la socialdemocracia europea? Porque de lo contrario le van a pasar por delante los "outsiders" sudamericanos.

L. de Guereñu Polán.

EL DESASTRE DEL CONCURSO EÓLICO DE LA XUNTA.

En octubre de 2009,  a raíz de la decisión de la actual Xunta de la anulación del concurso eólico aprobado por la del bipartido, escribí un artículo que se titulaba: LA SUSPESIÓN DEL CONCURSO EÓLICO, UNA MALA NOTICIA, en él sostenía que, con todos los errores cometidos por la Consellería en manos del BNG,  la mala solución dada al concurso era mucho mejor que la “no solución”, a la que nos llevan las decisiones de la actual XUNTA y el auto judicial (provisional) que paraliza el avance en la ejecución de las inversiones derivadas del concurso”.
También auguraba que la decisión traería numerosas dificultades, y de cierta gravedad, para las iniciativas que se tomaran sobre el parque eólico futuro: me quedé muy corto. La decisión del gobierno de la nación de paralizar indefinidamente la instalación de nueva potencia en energías renovables, ha devenido en un verdadero desastre, para el conjunto España, pero también y muy especialmente para Galicia, a quien se le paralizan las inversiones en unos 2.000 megavatios eólicos, (potencia equivalente a la de dos grandes centrales nucleares) y lo que es peor las inversiones complementarías en proyectos industriales y de desarrollo comprometidas por los nuevos adjudicatarios. Al tiempo que la misma existencia de la industria gallega de fabricación de componentes de  generadores se ve seriamente comprometida, en un momento en que la crisis socaba las bases de todo el, no muy potente, sector industrial gallego.
Es el momento de recordar que tal y como indicaba en el artículo de 2009 “solo un 30% de la energía primaria consumida en Galicia procede de un origen autóctono, y que sin embargo existen excedentes de producción en electricidad, además que en esta área los recursos propios son capaces de cubrir “casi” el 100% del consumo interno con fuentes primarias autóctonas, cualquier avance en la implantación de renovables es bueno para Galicia y para el conjunto de España”.
Pero lo que resulta más sorprendente, negativo y catastrófico, es que el sujeto obligado a defender los intereses más próximos de los ciudadanos gallegos, la Xunta, no solo se inhiba en el problema, haciendo caso omiso del cumplimiento sus obligaciones, sino que sea un factor de apoyo a una decisión que va en contra de las propias tomadas en su Consello Oficial y publicadas en el DOGA ( Diario Oficial de Galicia), traicionando, sin ningún tipo de duda, lo que juraron o prometieron ante la Biblia y el Estatuto.
Enero de 2012

Fdo: Isidoro Gracia Plaza

domingo, 29 de enero de 2012

Falsas políticas de austeridad

Me refiero a que cuando los gobiernos hablan de políticas de austeridad se refieren a las clases inferiores y medias, no a aquellas que usufructúan la mayor parte de la riqueza. Nadie ignora en qué se puede practicar una política de austeridad, pero donde no puede aplicarse esta política es en aquellos asuntos que afectan al conjunto de la población: la educación, la sanidad, la ayuda a la dependencia, los subsidios de paro, las inversiones en I+D+i... en fin, esto se ha repetido hasta la saciedad. Pero tampoco debieran afectar las políticas de asuteridad al cumplimiento de los objetivos del milenio, a no ser que esta frase sea solo retórica (creo que lo es para el actual gobierno español y para muchos gobiernos de las Comunidades Autónomas).

El Ministerio de Asuntos Exteriores va a dedicar un 40% menos de ayuda al desarrollo de lo que estuvo destinado hasta ahora, lo que quiere decir que los desheredados de la Tierra buscarán salidas en el primer mundo, en la marginalidad, en la delincuencia o incluso en el terrorismo. Las Comunidades Autónomas gobernadas por el Partido Popular ya han dicho que no se fian de las ONG (médicos sin fronteras, intered, amnistía internacional, intermond, etc.) por lo que van a recortar toda ayuda a las mismas (no sé si harán lo mismo con la Iglesia Católica). La Comunidad Valenciana, en tres años, ha rebajado un 78% la ayuda al desarrollo, ignorando que vivimos en una "aldea global" y lo que ocurra en África, Asia o América latina nos afecta tanto como a sus habitantes (o casi). Galicia ha rebajado su capítulo de ayuda humanitaria en un 48% desde 2001 y en Castilla-La Mancha está marcha una cibercampaña contra las políticas egoístas y torpes de la señora Cospedal (donde haya una responsable pública simple, aquí está ella). 

Las ONG y otras organizaciones -incluso gubernamentales e internacionales- combaten los déficits en educación que padecen muchas comunidades en el mundo, combaten el hambre, las enfermedades, ayudan a que ciertos países puedan contar con infraestructuras básicas, particularmente en los casos extremos de Haití y Somalia. ¿A que viene una política de austeridad en estos casos? Varios premios Nobel, personas con gran altura moral, un buen sector de la opinión pública saben que hay recursos en el mundo para salir de cualquier contingencia financiera o de otro tipo. Ahora es el primer mundo el responsable de tener una economía entregada en manos de unos pocos; por una vez no podemos decir que son las oligarquías locales de los países pobres los dilapidan las ayudas. Ahora el problema está en Europa y en Estados Unidos. Tomar conciencia de que no valen ya paños calientes ni soluciones técnicas es fundamental. Deben de prevalecer las soluciones ideológicas, pero esto solo será posible para quien tenga ideología, no para aquellos que gobiernan de un día para otro sin más mira que posponer los grandes problemas hasta la próxima crisis cíclica que padezca el planeta.

L. de Guereñu Polán.

Un político orensano se va

En cierta ocasión Temístocles, el gran general ateniense, estando en la cumbre de su carrera política, contestó de esta manera a otro general (además de poeta) Simónides, que le había pedido "una cosa fuera de lo justo": "Ni tú serías buen poeta si cantaras fuera de tono, ni yo un magistrado cual conviene si hiciera gracias contrarias a la ley". Esto no lo sabe el político orensano al que aquí me refiero, que se ha pasado más de veinte años al frente de una institución pública haciendo toda clase de chanchullos, marrullerías e ilegalidades. En alguna ocasión ha tenido que rectificar obligado por los jueces, pero en otras no, porque ya sabemos el laberinto que es entrar en tal administración.

Plutarco, en sus "Vidas paralelas", aporta también este otro dato que no cuadra con el político orensano contemporáneo nuestro: al parecer Mnesifilo Freario no era orador ni de los "filósofos físicos", sino que había tomado por ocupación "la que se llamaba entonces sabiduría, y era en realidad una habilidad y sagacidad política, y una prudencia práctica y activa...". Pues bien; nada de esto adorna a nuestro contemporáneo, que se va de la Diputación de Ourense con un balance ciertamente triste: él mismo dice que no ha conseguido sacar a la provincia del atraso en que se encuentra, y es que para eso se necesita aquella sabiduría de la que hablaba Plutarco, aquella habilidad y sagacidad política, prudencia práctica y activa que nuestro hombre sustituyó por la marrullería, el vocerío, el conflicto y la arbitrariedad.

Combatir a estos personajes es cosa de la sociedad civil: no ha de cejarse en el empeño, se ha de ir diciendo aquí y allá, se ha de publicar, insistir, hasta que consigamos ocupen los puestos de responsabilidad personas honestas que sean dignas de una sociedad nueva. No seremos ingenuos creyendo que solo con la palabra cambiaremos las cosas; hace falta un compromiso indeclinable, una labor que me atrevo a decir misional, haciendo de nuestras vidas un empeño en cambiar las cosas a mejor. No habrá cambio mientras unos pocos usufructúen la riqueza, mientras estemos al albur de ignorantes o de avaros, mientras la sociedad no actúe en conciencia. Como la sociedad está formada por personas de distinta sensibilidad y formación, de ahí la dificultad. Pero ahora tenemos medios que antes no había y se han conseguido derribar verdaeros baluartes del egoísmo para que estemos a tiempo de seguir con esta labor.

L. de Guereñu Polán.

Ramiro Paz Carbajal

Barrio del Campillo en época de Paz Carbajal
Este hombre, al que casi nadie cita en ocasión alguna, nació en Pontevedra en 1891. A los trece años se fue a Vigo para aprender el oficio de tipógrafo, de la misma forma que había hecho décadas antes Pablo Iglesias en Madrid. Trabajó en "Faro de Vigo" y en "El Pueblo Gallego"; más tarde lo vemos en Ourense para el mismo trabajo hasta que emigra a Argentina en 1910. No tuvo fortuna porque ocho años más tarde está de vuelta en Pontevedra compromentiéndose con varios movimientos sociales. En 1918 dirige el semanario "Acción Obrera" y al año siguiente dirige "Nueva Aurora", otro semanario socialista dirigido a los trabajadores.

Posteriormente fue presidente de la Agrupación Socialista de Pontevedra, presidente de la Federación Local Obrera y concejal de la misma ciudad. A juicio de Aurora Marco, a quien sigo para este artículo, fue uno de los grandes valedores del Partido Socialista entre 1931 y 1936.  En el primer año citado salió el órgano de prensa de la Agrupación Socialista de Pontevedra, "La Hora", que había adoptado el nombre de "La Internacional", y en 1936 fue Presidente de la Federación Provincial Socialista y Presidente del Frente Popular en la provincia.

Por defender la legalidad republicana fue detenido en julio de 1936 y encerrado en la Escuela Normal, que funcionó como prisión. En octubre será trasladado a la isla de San Simón, celebrándose el 31 del mismo mes un consejo de guerra para diez acusados. Doce días después serían trasladados, de madrugada, a la carretera que comunica Campañó con A Caeira y fusilados por un piquete de artillería. Uno de los asesinados fue Ramiro Paz Carbajal, a sus 47 años.

L. de Guereñu Polán.

sábado, 28 de enero de 2012

El jabalí de Calidón


Este jabalí fue enviado por la diosa Artemisa a Calidón, lo que nosotros hoy conocemos como Etolia, porque su rey acostumbraba a no tenerla en cuenta en ciertas ceremonias religiosas. El jabalí, animal asociado al inframundo, tendría la misión de destrozar sembrados y chozas, cultivos y tiendas, para que los habitantes de Calidón aprendiesen la lección cayendo en la ruina. De su caza se tendrían que encargar el propio hijo del rey, Meleagro, y su amada Atalanta. 

Así hay ahora en España un ministro de Justicia que ha empezado como el jabalí de Calidón, arrasándolo todo: cambiando leyes progresistas por otras retrógradas, cometiendo injusticias con los más necesitados, que tendrán que pagar por recurrir a los tribunales, derogando -si se confirma- la gratuidad de los abogados de oficio, disponiendo que los altos tritunales del Estado sean formados por jueces conservadores en vez de por quien determine el Parlamento, privando a las mujeres de decidir sobre su futuro, su maternidad y su moral. 

Es un jabalí peligroso: ya lo advirtió la presidenta de la Comunidad de Madrid, pero ésta tampoco es de fiar. En su juventud no frecuentó buenas compañías (me refiero a que estuvo en contra de la democracia y a favor de la mano dura), no se le conoce tradición alguna en el trabajo de fiscal que teóricamente tiene, pasa por "centrista" sin que sepamos a ciencia cierta en qué consiste tal cosa; cuando lo han puesto ahí es por algo. La administración de justicia no se puede dejar a cualquier pusilánime, y menos un demócrata convencido; el actual presidente la ha puesto en manos de un avezado aprendiz de malos modos, del pensamiento conservador y de cómo destrozar jardines, huertos, cultivos y derechos que ya parecían conquistados. ¡Para que nos fiemos! ¿Y donde encontraremos nosotros a una Atalanta y a un Meleagro?

L. de Guereñu Polán.

viernes, 27 de enero de 2012

¿Y Guantánamo qué?

Animales...
Unos 245 presos mantiene Estados Unidos en Guantánamo, la mayoría sin garantías jurídicas y en condiciones que violan cualquier legislación democrática -entre ellas la de Estados Unidos- y el derecho internacional. Lo que pasa es que 2001 está muy lejos y ya nos hemos olvidado, casi, de cómo actuó "el peor presidente de todos los tiempos", según varios periódicos norteamericanos. Un campo de concentración actual; no tenemos que ir a los que los nazis establecieron en media Europa, o los que estableció el general Franco en España, uno de ellos en Betanzos, para recordar. Por si nuestra memoria es flaca, que lo es, tenemos delante de nuestras narices un campo de concentración donde se somete a los presos a tortura, física y psicológica; donde las condiciones en que viven añaden penas que no están contempladas ni en la legislación de Estados Unidos: sin luz, pasando frío o excesivo calor, aislamientos arbitrarios... y sin que se respete, en ninguno de los casos, un elemento fundamental del derecho: la presunción de inocencia. 

El actual presidente de Estados Unidos, que no tuvo inconveniente en asistir en directo a la caza y acribillamiento del terrorista Bin Laden, que no exigió su apresamiento para que el odioso personaje fuese juzgado conforme a derecho y que luego lo tiró al mar de acuerdo con no se sabe que tipo de crueldad puesta de moda, sigue manteniendo Guantánamo fuera del derecho, alimentando la violación de los derechos humanos y -que se sepa- sin cuestionar por un momento la situación heredada. Las elecciones están cerca y no querrá que un electorado fronterizo con los republicanos se pase a estos, pero hay imperativos morales que deben estar por encima de cualquier otra contingencia. Al menos si queremos que el mundo cambie a mejor. Recibir un premio Nobel no es más que un acto protocolario; lo importante es estar en consonancia con lo que dicho premio significa, y el presidente de Estados Unidos no lo está. 

Además puede plantearse la cuestión de por qué está ocupando Estados Unidos el territorio cubano de Guantánamo violando el derecho internacional. La enmienda Platt, cuando se discutió la independencia de Cuba, que no era otra cosa que los soldados norteamericanos abandosasen la isla después de echar a los españoles, exigió que el tratado cubano-USA de 1903 contemplase la cesión a Estados Unidos de la bahía de Guantánamo, lo que es contrario a derecho por haber sido hecho bajo presión, es decir, si no se aceptaba por parte de Cuba, Estados Unidos seguiría en la isla. Así no hay legitimidad para exigir esto o aquello a Irán, a Israel, a cualquier estado. Los gobiernos europeos, tan demócratas ellos, no dicen nada, y no digamos la opinión pública, que no se entera porque está más preocupada por el día siguiente que por un mundo justo.

... en su jaula
L. de Guereñu Polán.

CIUDADANOS DE EUROPA ¿QUEREIS SOBREVIVIR?

Releyendo algunos párrafos de la traducción de Tierno Galván del libro “El ciudadano y Leviatán”, de Hobbes, he encontrado algún motivo para el optimismo. Encontrar razones para el optimismo, en medio de todo lo que nos está sucediendo, no es un tema menor, y yo soy de los que creen que hay que buscarlo en las fuentes de la única herramienta que puede sacarnos del pozo de la actual crisis: La Política.
El libro justifica la creación del Estado y la acumulación por este de un poder absoluto, que, ejercido con el consentimiento de la mayoría, y mediante un razonable uso de la fuerza, nos proteja del miedo respecto de los demás y de otros actores ajenos a la República: la religión, el extranjero, la guerra, etc. Según Hobbes el instrumento es válido si sustituye el terror por sumisión y respeto.
Como otros grandes pensadores parte de un buen conocimiento de sus conciudadanos y vecinos: “el hombre es un animal esencialmente egoísta, y la fórmula primera y fundamental del egoísmo es la supervivencia”. Por ello si quien detenta el poder absoluto al ejercerlo en vez de evitar el miedo lo produce, por lo que ocasiona la destrucción del acuerdo de cesión de su libertad por parte del ciudadano, o si traspone los límites de lo necesario, se convierte en un poder superfluo y por lo tanto el ciudadano verá su supervivencia amenazada.
Hoy el papel de Leviatán insaciable, que está poniendo en riesgo la misma supervivencia de los Estados, lo están ejerciendo los mercados y sus verdaderos dueños, los grandes especuladores y que han traspuesto los límites, al quitarnos buena parte de aquello que asegura nuestra supervivencia, como la educación y la sanidad públicas, o como nuestros recursos para el futuro, es más que evidente, en consecuencia el poder de los mercados ya es un poder superfluo que nos está llevando al una guerra de todos contra todos.
Una vez que los legítimos representantes de los ciudadanos, los Gobiernos Democráticos, tomen conciencia de que su propia supervivencia ya es más que precaria, tendrán que reaccionar y si no quieren que el Leviatán acabe con todos ellos, y además devore a sus voluntarios súbditos, deberán ser ellos los que acaben con el Leviatán, bien embridándolo fuertemente con normas (tasas y altas exigencias legales) o bien acabando físicamente con él (convirtiendo en delictivo todo lo que se relacione con los paraísos fiscales y la especulación ilimitada). De ahí mi optimismo, después de ver caer uno tras otro los gobiernos legítimos que les precedieron los actuales tomaran conciencia de su situación, en especial si nosotros los ciudadanos empezamos a defender, por todos los medios, nuestro derecho a la supervivencia en libertad.

Enero de 2011

Fdo: Isidoro Gracia Plaza (DNI 7752400C)

jueves, 26 de enero de 2012

Absueltos


 El que fuera presidente de la Generalitat valenciana y el ex-secretario del Partido Popular en la misma comunidad, han sido absueltos del delito de cohecho impropio por un tribunal popular que, si por su partido fuese, no existiría, pues siempre fue contrario a acercar la justicia al pueblo haciéndole partícipe de ella. Dicho sea de paso, el jurado tomó su decisión con cinco votos contra cuatro, lo que indica que las percepciones sobre las culpas o no de aquellos personajes no son iguales. 

Yo -como no podría ser de otra manera- respeto la decisión del jurado porque sus miembros han tenido ocasión de seguir todo el procedimiento y disponen de datos que no todos tenemos. Lo de compartir la decisión lo dejo en suspenso por la misma razón, pero lo que sí me gustaría decir es que absolver a alguien no significa que sea inocente de los cargos que se le imputan: pueden haber prescrito los delitos o faltas (lo que no es el caso) o pueden darse otras circunstancias que exoneren al reo aunque éste sea culpable en la práctica. Juristas hay que se han pronunciado en el sentido de que, en España, un jurado popular no puede declarar a un reo inocente o culpable, sino absuelto o no absuelto. Si lo primero -el caso de los dos citados- nada más salvo que alguien decida recurrir la sentencia. Por otra parte no debe olvidarse que este asunto está unido -aunque judicialmente separado- al caso Gürtel, un entramado delictivo de financiación ilegal del Partido Popular, no en Valencia, sino en toda España.

Ahora bien, hay una verdad judicial -a la que nos tenemos que atener todos- y una verdad moral, que corresponde a cada cual: yo tengo el convencimiento moral de que los señores juzgados son culpables de una serie de irregularidades que han quedado manifiestas en las grabaciones de sus conversaciones, como ha quedado demostrada la marrullería con la que conciben la cosa publica, sus ambiciones y miserias, la indecencia con la que hablan de sus relaciones políticas y la nula altura de miras que tienen. Esa misma convicción moral -que no tiene valor práctico alguno- la comparten millones de españoles por lo que se escucha en los cenáculos, tertulias y otros foros. Creo que los valencianos no tenían un presidente digno de esa comunidad, aunque hubiese recibido los sufragios para gobernar. El juicio ha sido esclarecedor para saber qué clase de personal hay en la política española, que no es todo el personal, claro.

L. de Guereñu Polán.

miércoles, 25 de enero de 2012

El Parlamento pierde


 La entraña misma de la soberanía popular, el Parlamento, pierde la partida ante las reformas que anuncia el antiguo "guerrillero de Cristo Rey" y ahora Ministro de Justicia. Los miembros del Poder Judicial que corresponden a jueces y magistrados (12 de 20) serán elegidos corporativamente (es decir, por ellos) en vez de por el Parlamento, insisto, sede de la soberanía popular. 


La disculpa: es que es muy difícil poner de acuerdo a los 2/3 necesarios de los diputados para elegir idóneamente. Pues en eso consiste la democracia, en discutir hasta la sacidad y llegar a acuerdos. Pero el ministro de Justicia sabe poco de democracia porque no estaba cuando tocaba luchar en favor de ella. Él mismo dice que fue de la mano de un tal Fraga y que a su sombra prosperó, hasta el punto de que éste lo prefería al actual Presidente del Gobierno. Pero es evidente que los jueces -como cualquier otra profesión- también tienen su "parlamento", es decir, su foro de discusión ideológico (los hay conservadores, progresistas, centristas y los que ni saben lo que son). Como la mayoría de los jueces en España son conservadores, pues así se demuestra por la representatividad de sus asociaciones, la mayoría del Poder Judicial estará formado por jueces y magistrados conservadores aunque la opinión de la soberanía nacional sea otra. 

También los miembros del Tribunal Constitucional se eternizarán hasta que se jubilen, con lo saludable que es que los cargos se roten con el fin de que nadie se sienta imprescindible, y menos cree callo y pervierta su opinión por la seguridad que tiene en la continuidad. No: es mejor el sistema actual en el que los miembros del Constitucional deben de ser renovados cada equis tiempo, siendo éste limitado. Pero el ministro de Justiticia quiere que no haya justicia; es decir, quiere que esta esté en manos de conservadores, y si es posible con un pasado de extrema derecha, como el de él, mejor. 

Creo que es la cuarta "jugarreta" que el actual Gobierno le hace al pueblo español, o puede que vayan más, pero estoy seguro de que vamos por mal camino. Lástima. Razón de más para que una oposición democrática no se limite al Parlamento, sino que salga a la calle y demuestre que su voz se ha de oir. 

L. de Guereñu Polán.

martes, 24 de enero de 2012

Los obispos y el sexo


Verdadera obsesión tienen los obispos con el sexo: que si ser homsexual es pecado o una desviación, que si la sodomía es un pecado nefando, que no se puede uno casar civilmente y luego ir a rezar a la iglesia, que todo el mundo ha de pasar por la vicaría, que no al preservativo, que para combatir el SIDA la continencia... ¡Que barbaridad! La cantidad de páginas que los obispos llenan con noticias y anatemas contra los pecadores supera lo imaginable. (Véanse las últimas noticias sobre los obispos de Valladolid y Tenerife).

Hay uno que dice que cierta "miembra" del Gobierno no puede asistir a una procesión porque está casada civilmente y no ha recibido la bendición del cura correspondiente. Hace unos meses la Iglesia hizo públicas las pérdidas que experimentó en los últimos años por la mala costumbre que tienen los españoles de no pasar por la vicaría para contraer matrimonio. Lo hace solo un tercio respecto de los que lo hacían hace venticinco años. La Iglesia -junto con cierta judicatura- es la única institución, creo yo, que no ha entrado todavía en los modos democráticos: quiere imponerse al Estado, quiere escapar de cumplir sus leyes; como cuando los Tribunales dictan sentencia para que se readmita a una profesora que ha sido expulsada de su puesto de trabajo por el obispo de turno; la Iglesia quiere hacer prevalecer el derecho canónico sobre el civil, y ejemplos hay de conflictos entre la autoridad laica y los obispos. Y podríamos seguir.

Pero no siempre ha sido así: hasta mediados del siglo XX los curas tenían hijos y no pasaba nada: los parroquianos lo sabían (Galicia y Andalucía eran las regiones donde estos casos se daban con más frecuencia) e incluso los obispos se lo callaban porque les interesaba. También los obispos tuvieron hijos, como el cardenal Mendoza, los Fonseca, un obispo de Bourges, otro de Florencia, otro de Munich, otro de Bratisava (Eslovaquia) y muchos otros cuyos casos no se citan aquí para no aburrir. Los papas también tuvieron hijos, y luego les nombraban cardenales para que -a su vez- tuvieran hijos, y sin embargo iban a las procesiones piadosamente, decían misa con mucha fruición, rezaban para alcanzar la gloria e incluso hacían obras de caridad.

Hasta la edad media no existió el matrimonio eclesiástico: los cristianos se casaban por el simple hecho de unirse en el amor que se profesaban y celebrarlo junto con la comunidad de aldeanos que asistían como testigos. Así se hizo durante siglos y todo fue bien; tan bien que hemos llegado nosotros a existir. Pero cuando la Iglesia descubrió el pingüe negocio que significaba la vicaría, el control social sobre los vecinos que implicaba, el asunto de las amonestaciones públicas y toda la parafernalia, entonces ordenó a los fieles que se casasen mediante un cura; y si se trataba de un noble mediante un obispo o el propio papa. 

Los santorales, libros de devoción, piadosos, de educación religiosa, que se amontonan en las bibliotecas especializadas, muestran a una Iglesia -a unos obispos- con la cabeza llena de penes y de vaginas, constantemente preocupados por algo tan natural como el sexo, pero para condenarlo, contrariamente a toda ley natural y si me apuran divina. 

L. de Guereñu Polán.

EL GOBIERNO, ¿YA CONTRA LAS CUERDAS?

La demagogia y la mentira es lo que tienen. Parecen necesitar nuevas y repetidas dosis de más y más demagogia y mentiras para salir del paso, hasta que la situación reviente. Decía el Presidente Rajoy que su gobierno llamaría “al pan, pan y al vino, vino” pero mucho me temo que en modo alguno va a ser así.

Como queriendo dar a entender que no tenía ni idea sobre la situación económica del país, cuando fustigaba a Zapatero con las cifras del paro y atribuía, no a la política europea de los Merkozy, no, sino a la falta de un plan coherente y de sentido común del gobierno español para salir de la crisis sin tocar los impuestos, pero aplicando medidas eficaces (que nunca explicó) para la recuperación de la economía y la creación de empleo, ahora, en el gobierno, el recurso a la “mala herencia recibida” parece ser la principal coartada para repetir, agrandados, los mismos errores de una política económica impuesta por la banca internacional, con el añadido de reformas estructurales graves en servicios públicos como la salud y la educación. El horizonte claro, es tremendo: Recesión en lugar de recuperación, mas paro todavía, y mas recortes de derechos a las clases trabajadoras.

Lo de la subida de impuestos a los que cobran por nómina y a los jubilados y pensionistas nada mas tomar posesión con la advertencia de que “es el principio del principio” de las medidas a tomar, parecía augurar otras medidas igual de “audaces y valientes” en los días siguientes, pero no fue así, con el consiguiente cabreo de los mercados y sus testaferros. Anuncian y prometen medidas y reformas pero ni las concretan ni las toman al menos por ahora, a pesar de tener al principal partido de la oposición lamiéndose las heridas de la derrota y en plena crisis interna. Hay una razón poderosa para no hacerlo: las próximas elecciones andaluzas. ¿Se trata entonces de ocultar al electorado andaluz las medidas que está previsto tomar? Pues claro. Por ahora esto y no otra cosa es lo que parece que quieren dejar claro en Bruselas a sus socios del Partido Popular Europeo. Luego, todo se hará.

El Presidente Rajoy personalmente, conminó a los sindicatos y a la CEOE, a cerrar un acuerdo sobre la reforma laboral y la negociación colectiva para después de Reyes, con la amenaza de que en caso contrario el gobierno legislaría, se supone que para satisfacción del ala más reaccionaria de la patronal. Sin embargo cuando va a finalizar enero nada ha sido así. Contra pronóstico aparente, dos grandes acuerdos sectoriales en los convenios nacionales del metal y la construcción contribuyeron a reventar el panorama, ayudando seguramente a desbloquear posiciones en el seno de la patronal española y tal vez del propio gobierno en materia de negociación colectiva. Si llega a producirse, la foto de un acuerdo entre patronal y sindicatos aún sólo en aspectos parciales, le vendrá muy bien al gobierno para la campaña de Andalucía.

Seguir insistiendo en que la enésima reforma laboral es una condición imprescindible para la recuperación económica y la creación de empleo, es sencillamente una mentira deliberada, y un engañabobos que no se cree nadie. Es sencillamente vergonzoso que el Banco de España, después de años no acertando ni una, vuelva ahora con mas de lo mismo, como también lo es que instituciones como Fadea, un mero instrumento de las banca española camuflado de “prestigiosa fundación independiente”, se empeñen en la misma idea. Por desgracia sirve para poner de manifiesto lo que no se hará en materia de política económica, porque contra lo que pontifica la banca internacional y aplaude la derecha europea y española, otra política económica es posible, incluso otra forma de recortar gastos y reducir el déficit. La “información” se orienta al “sangre, sudor y lágrimas para luego alcanzar, de nuevo, el bienestar”. Un camelo si, pero el miedo calla bocas y paraliza a la gente

Merece ser denunciado el ostracismo al que se pretende condenar a los economistas críticos con esta política, excluidos sistemáticamente de los principales eventos económicos, silenciados en los grandes medios de comunicación, y condenados a los blogs y medios de comunicación menores. ¿Por qué temen tanto a las voces discrepantes, sobre todo cuando son solventes? Los grandes medios de comunicación son hoy por hoy cómplices todavía necesarios para sostener esa política que en Europa y en España nos lleva al desastre si no se rectifica.

El Ministro de Hacienda advierte que no será posible cumplir las previsiones de déficit para el 2012 habida cuenta de una previsible caída de los ingresos, consecuencia a su vez de la también previsible recesión económica, derivada claro de una caída del consumo y la inversión. ¿Cómo va a mejora el consumo, con más de cinco millones de parados, y los sueldos y las pensiones disminuidos o congelados? El resto del Gobierno lo niega sin mucha convicción, pero este es el panorama. Me pregunto si el Partido Popular tiene o tuvo algún día programa alguno para salir de esta, sinceramente creo que no. Me parece que su “programa” no es otro que el de mas carnaza a los mercados: mas privatización de servicios públicos, mas negocio con la privatización de la gestión de los mismos, y reducción del gasto público a base de recortar derechos y prestaciones sociales, a la espera de que “las oportunidades de negocio” para la inversión privada tiren otra vez de la economía, pero esto está fracasando. Sin negar la necesidad de corregir graves errores propios, encomendarse a “los mercados” que nos llevaron a la crisis, para que sean los que nos saquen de ella, es un error que podemos pagar carísimo. Si, el gobierno parece estar ya contra las cuerdas, las mismas cuerdas contra las que acorralaron al gobierno de Zapatero.

XESUS MOSQUERA
24 de Enero de 2012





Hablar por hablar


Porque efectivamente nada voy a influir en lo que ya está en marcha, pero me pregunto: ¿que diferencia al discurso de Rubalcaba del de Chacón? ¿Y qué diferencia hay entre el de estos y otros nuevos que puedan aparecer? Porque eso es lo que debiera importar. Yo no noto diferencia entre lo que uno y otro candidato quieren para el Partido Socialista. Si quieren lo mismo (supongo que con matices) ¿por que que no se ponen de acuerdo para presentar una candidatura unitaria? ¿Cada uno quiere dirigir el partido por encima de todo? Es legítimo que cada candidato quiera dirigir el partido porque cada uno confía más en él mismo que en el otro, máxime cuando tienen ya experiencia en la vida pública, pero en cuanto a ideas, cero patatero. Y entre los militantes tampoco oigo nada novedoso. Un secretario provincial ha salido despotricando contra no sé quien y poco más. 

Una muestra es este foro: yo creí -cuando empecé en él- que habría una gran participación: pues no; solo unos pocos dan su opinión y ponen a disposición de los demás sus ideas. Lástima. Sé que cada uno tendrá su blog -conozco alguno- pero se habla más del día a día que de ideas de gran calado. No sé si estaré equivocado sobre lo que son ideas de gran calado, porque como las mías no deben serlo, quizá no tenga claro lo que son. Pero yo leí cuando joven a Willy Brandt, a Olof Palme, a Bruno Kreisky, a Mata Hanecker, a Gabriela Uribe, a otros que saben más que yo y me sirvió de mucho; aunque son de otra época, hay un sustrato de los ideales que defendían que continúa. En fin, un saludo. 

L. de Guereñu Polán.

sábado, 21 de enero de 2012

Con la familia de Villar Mendoza

Villar Mendoza
Mientras los corifeos del régimen castrista en Cuba se relamen de los últimos años que les quedan, una víctima más acaba su vida tras una huelga de hambre en protesta por la negación de los derechos humanos en aquel país. Solo 31 años y la solidaridad de Fariñas, que ha salido en defensa de la memoria de Villar Mendoza, cuando se va a cumplir el segundo aniversario de la muerte de Orlando Zapata, otra víctima del castrismo.

Creo que al socialismo europeo, y al español, no le debieran doler prendas en denunciar al régimen cubano por antidemocrático, cruel e ineficaz, pues hace ya muchos años que se hunde irremisiblemente. De igual manera que en la España de Franco, antes de 1970, un plebiscito podría haberle dado legitimidad al dictador, en la Cuba de los Castro (se que suceden dinásticamente como en una monarquía) podría ocurrir lo mismo. Pero el régimen (funcionarios, militares, agradecidos y mezquinos) no admite ni siquiera la posiblidad de que se pueda cuestionar, mediante una votación, que gobierna por méritos propios. 

Los méritos estuvieron en aquellos desarrapados que lucharon en los años cincuenta y que entraron en La Habana, ilusionando a un pueblo contra un régimen corrupto y la prepotencia de Estados Unidos. El mérito no existe en los dirigentes actuales de Cuba. Villar Mendoza, sea cual sea el destino del país hermano, queda en nuestro recuerdo y como semilla para una Cuba democrática.

L. de Guereñu Polán.

Malos usos


 En la edad media los campesinos hablaban de "malos usos" para referirse a los abusos cometidos contra ellos por los señores, generalmente de la nobleza. Ahora hay otros malos usos con los que hay que acabar a base de denuncias, pero no solo en blogs como éste, sino con denuncias en los Parlamentos y en los Tribunales.

Hace unos días el ministro de Hacienda citó SOLO a los consejeros de Hacienda de las Comunidades Autónomas de su partido. Ya es malo que así se haga, pues el ministro lo hizo como tal y se debe a todos los españoles, pero de eso sabe poco el hombre. La reunión se celebró en la sede de su partido, y los recursos para los desplazamientos y la celebración del acto salieron de las arcas públicas: mala cosa. Esto es malversación, es no tener sentido de la responsabilidad institucional y es un mal ejemplo para todos los demás.

Ahora se ha usado el espacio público para honrar a un expresidente de la Xunta fallecido recientemente; han asistido presidente y varios ministos en la capital de Galicia; presidente y conselleriros del país; el clero se ha puesto a disposición de quienes se espera gratificación suficiente y acrecida. Los gastos de todo ello corrren por cuenta de la Xunta de Galicia, del Ayuntamiento de Santiago y del Gobierno de la nación: desplazamientos, horas extras del personal, seguridad, empresas o personal para andamios y paneles, etc. Las autoridades gallegas no se despegan de las costumbres de la época a la que perteneció el malogrado expresidente. Mala cosa; seguimos en las mismas. No sé si algún diputado de la oposición parlamentaria tendrá esto en cuenta, pero al menos unos pocos ciudadanos sí, que no tenemos la voz muy alta, pero tenemos voz. 

L. de Guereñu Polán.

Otro caso a denunciar

Casimiro Curbelo
Casimiro Curbelo, que fue senador del Partido Socialista y se vio obligado a dimitir por protagonizar una bronca con agresiones a policías en un "puticlub", sigue percibiendo 2.800 euros al mes por haber sido senador (¡!). Pero el personaje citado sigue siendo Presidente del Cabildo Insular de La Gomera (desde el año 1991) y ahora ha sido elegido por la agrupación socialista a la que pertenece, delegado en el próximo congreso del Partido Socialista en febrero.

¿Cual de los dos candidatos por ahora conocidos, querrá su apoyo? El personaje percibe una remuneración cuya cuantía desconozco como Presidente en la isla. ¿Tomará alguien cartas en el asunto?

L. de Guereñu Polán.

viernes, 20 de enero de 2012

Ideas

Si de algo está falto el Partido Socialista es de ideas, pero esta carencia no le afecta solo a él, sino a toda la socialdemocracia. Los tiempos han cambiado mucho en veinte años y los socialistas nos hemos quedado sin discrusos convincentes (no hablemos sin personal, pues creo que están en el candelero muchos que no debieran estar). La fogografía de la izquierda ilustra, creo yo, a la perfección, la frivolidad y la estupidez en que han caído algunos dirigentes socialistas, que se han creído que con una gracieta y con una sonrisa se va a ilusionar a un electorado crítico, necesitado de soluciones y verdaderamente de izquierdas. 

El Partido Socialista necesita decir con claridad lo que le separa del Partido Popular y de todos los partidos conservadores, incluidos los nacionalistas, que lo son tanto como los nacionalistas españoles. Necesita decir que no va a renunciar a los logros conseguidos en materia educativa y sanitaria; muy al contrario, que los va a implementar, pues son coquistas irrenunciables de las que no se puede prescindir. Necesita decir que va a tener una política medioambiental razonable, ni entregada a intereses económicos espúrios ni a los ecologistas románticos e irracionales. Necesita decir qué va a hacer con el crédito público, dilapidado hoy en beneficio de la banca privada; qué va a hacer en política internacional con el Polisario, con la Unión Europea, con la Internacional Socialista, con el Mediterráneo y los países musulmanes, con Estados Unidos y sus contradicciones, con China, Brasil, India y otros países emergentes; con las políticas proteccionistas de la U.E. que perjudican gravemente al tercer mundo; necesita decirle a la sociedad, alto y claro, qué va a hacer con los casos de corrupción pública, si va a combatir los paraísos fiscales o no, si va a combatir el fraude fiscal o no y cómo lo va a hacer, si va a destinar más recursos a becas y a parados o no; pues a muchos no nos vale la receta de la austeridad, ya que la misma va dirigida solo a unos grupos sociales y no a todos. Austeridad sí para la Administración, para los gastos corrientes, para los sueldos de los directivos, para los de los altos funcionarios, para los de los gobernantes; austeridad en obras faraónicas; austeridad en pensiones vitalicias, austeridad en subsidios indebidos; austeridad en viviendas vacías; austeridad en gastos supérfluos; austeridad en viajes y prebendas, en donativos y otras milongas. Los recursos de la U.E. que van dirigidos a terratenientes pueden ir a otros fines. (Véase el video en la red sobre los concejales y alcalde de Tres Cantos, Madrid, que clama al cielo). 

El Partido Socialista necesita apostar por la unión orgánica con Izquierda Unida (a medio plazo), por acuerdos discutidos y razonables con los sindicatos de clase; necesita decir si va a permitir o seguir permitiendo los privilegios de la Iglesia católica: hay muchos votantes socialistas que son católicos, pero menos que son tontos, y se puede apoyar a la Iglesia, como a toda ONG que haga una labor social, pero no mantener privilegios injustos, antijurídicos y (doctores tiene...) anticonstitucionales. 

Hay un problema grave de modelo económico: no tiene solución a corto plazo, pero sí si se converge con otros partidos socialistas europeos y no europeos: con la facción de Lafontaine, con el "nuevo" socialismo francés, con los sectores republicanos y progresistas italianos, con los socialistas griegos, que podrían volver a ganar las elecciones próximamente, con el gobierno socialista danés, con los socialistas escandinavos, con el Brasil progresista, con la oposición socialista chilena, con los líderes y organizaciones progresistas del tercer mundo. Menos FMI, menos BCE, menos pamplinas y más alternativas; pues no es posible que las grandes corporaciones mundiales de la economía sean inmunes a una coalición, también mundial, del campo progresista. Para ello se necesitan ideas, discutirlas con franqueza y vehemencia, tener liderazgos y apostar fuerte. Lo contrario es "un nuevo sabor para... tí" (ver la ilustración de arriba).

L. de Guereñu Polán.

jueves, 19 de enero de 2012

El juicio

Por considerarlo de interés publico aquí, literalmente, el artículo de Vicenç Navarro sobre la transición a la democracia en España y el actual jucio al juez Garzón:

Una de las concepciones más extendidas en los círculos políticos y mediáticos de mayor influencia y difusión en España es que la Transición de la dictadura a la democracia fue modélica. Liderada por el monarca, tal Transición dio como resultado –según esta versión– una democracia homologable a cualquier otra democracia existente en Europa, lo cual se consiguió sin mayores convulsiones en las instituciones políticas, económicas, financieras y mediáticas del país. El supuesto éxito de tal proceso explica que se haya querido incluso exportar este modelo de Transición a otras dictaduras que estaban bajo presión para que se transformaran en sistemas democráticos. Varias veces, el ministro de Asuntos Exteriores ha sugerido a dictaduras en declive, y a sus opositores democráticos, que tomaran la Transición española como punto de referencia.
La misma concepción que valora la Transición española como modélica (elemento fundamental de la sabiduría convencional existente en el país sobre aquel proceso), también considera ejemplar el compromiso adquirido por las fuerzas políticas mayoritarias de no hurgar en el pasado. Es decir, olvidarse de las enormes violaciones de los derechos humanos, predominantemente realizadas por las fuerzas golpistas en contra de un sistema democrático, olvido que se defendía y continúa defendiéndose como necesario para construir el futuro. Parte de este objetivo asumía que los definidos como los dos bandos del conflicto civil eran igualmente responsables de lo acaecido y que, por lo tanto, era mejor cerrar cuentas y olvidarse de lo ocurrido. De esta concepción deriva la Ley de Amnistía, en que todas las violaciones quedaron amnistiadas, ley que se considera determinante para que ocurriera la Transición, supuestamente modélica. Hay que señalar que, aun cuando las derechas fueron las que promovieron esta versión de la Transición, muchos elementos importantes fueron también asumidos por grandes sectores de las izquierdas, lo cual contribuyó a que tal percepción se reprodujera casi como un dogma.
Tal dogma, sin embargo se basó en una falsedad. La Transición no fue modélica como tampoco lo fue la democracia que estableció. Fue un proceso realizado bajo el dominio de las fuerzas conservadoras y por los aparatos heredados del régimen anterior, liderados por la monarquía, y claramente enquistados en el Estado español. No fue una Transición pactada entre iguales: antes al contrario. Las izquierdas acababan de salir de la cárcel o de la clandestinidad y del exilio.
Su peso procedía de las enormes movilizaciones de la clase trabajadora y otros elementos de las clases populares que presionaron para que terminara aquel régimen. De ahí que, aun cuando el dictador murió en la cama, la dictadura muriera en la calle. No obstante, las izquierdas no tenían el poder ni para romper con aquel Estado ni para negociar en bases de igualdad, dando lugar al enorme sesgo conservador que existe, no sólo en las estructuras del Estado, sino también en las instituciones financieras, económicas, culturales y mediáticas del país. Es este poder el que explica las enormes insuficiencias del Estado del bienestar español, que 33 años después de terminar la dictadura todavía tiene el gasto público social más bajo de la UE-15. La democracia incompleta ha conducido a un bienestar claramente insuficiente.
No hay un indicador mejor de lo inmodélica que fue la Transición y de las enormes limitaciones que tiene la democracia española que lo que ocurrirá esta próxima semana. El Tribunal Supremo juzgará al único juez que se ha atrevido a exigir al Estado que encuentre a los desaparecidos durante la brutal represión de los golpistas sublevados contra las fuerzas democráticas, honrándolos, a la vez que denunciando a los responsables. Esta situación cubre de vergüenza a toda España.
¿Cómo puede España presentarse como una sociedad democrática cuando ocurre este hecho que culmina un proceso que reproduce una de las mayores injusticias que ha ocurrido en el siglo XX en Europa? España es el país donde ha habido un número mayor de desaparecidos por causas políticas en Europa sin que se haya hecho nada sobre ello. Y cuando se quiere hacer algo, el Estado (nada menos que el Tribunal Supremo) quiere cerrar el caso y castigar al juez que osó mirar bajo la alfombra e intentar hacer algo de limpieza, reconociendo además a aquellos que fueron asesinados por su compromiso con la democracia. La comparación de lo que está ocurriendo en España con lo sucedido en otros países que sufrieron dictaduras fascistas o fascistoides semejantes es un indicador más del enorme subdesarrollo democrático de este país. En ningún otro país ha habido la ocultación de esta enorme represión, dejando indefensos a las víctimas y a sus familias, que no pueden ni siquiera honrar a sus muertos (que son los muertos de todos los demócratas) por no saber dónde se encuentran. El contraste entre el comportamiento del Estado español hacia las víctimas del terrorismo de ETA y el de las víctimas de las fuerzas golpistas y del Estado terrorista es bochornoso (no hay otra manera de definirlo).
Esta situación es indignante y vergonzosa. El Tribunal Supremo no es consciente del enorme desprestigio que el enjuiciamiento de Garzón por el caso de los desaparecidos significa para la Justicia española y para el Estado español. En el programa de humor de mayor audiencia en Estados Unidos se señalaba que, en la misma manera que Bolivia, sin mar, tiene Ministerio de Marina, España tenía Ministerio de Justicia. ¿No se dan cuenta de la vergüenza que están originando los miembros del Tribunal Supremo con su comportamiento, en el ámbito internacional? Por mera coherencia democrática debería haber manifestaciones a lo largo del territorio español en protesta por el insulto que el enjuiciamiento de Garzón supone a todas las fuerzas democráticas de España y del mundo.

Curavacas.

ASÍ COMENZARON EL NAZISMO Y EL FASCISMO

Es conocido que los nazis llegaron al poder ganando elecciones, es decir con el apoyo de una mayoría de ciudadanos que se expresó democráticamente. Con el uso de los entonces más modernos métodos de comunicación fueron impregnando a la opinión pública, que estaba sufriendo la crisis económica derivada del crash de la bolsa americana de 1929, que se traslada al mundo occidental, y al colapso bancario consecuente que se extiende por Europa durante1931, de que solo existe una única alternativa, la del ejercicio del poder de forma absoluta por unos partidos muy determinados y que la culpa de todos los males la tiene algún enemigo próximo. También los fascistas italianos ganaron sus elecciones usando propaganda y violencia e identificando a los “culpables”.
Posteriormente con el ejercicio sin escrúpulos desde el gobierno del poder obtenido, también con el aplauso de la mayoría de sus ciudadanos (con el temor de algunas minorías más lúcidas), emitieron normas que intentan eliminar el pensamiento crítico, la quema publica de libros o los ataques  a los medios de comunicación y de transmisión de cultura que no comulgan con sus ideas son un ejemplo, las normas y tribunales que proponen el encarcelamiento y “reeducación” de los opositores es otro bien claro.
La actual crisis, tanto en su nacimiento como en su evolución, es un caldo de cultivo muy parecido al existente en el comienzo del proceso en el siglo pasado. Las tesis del pensamiento único y su impregnación en la opinión pública, mediante los actuales y mucho más potentes métodos y medios de comunicación, también guardan un paralelismo evidente. Por último la venta, hasta la nausea,  de que no hay más que una alternativa válida es aún más clara, en este caso la alternativa a aplicar es aquella que dicten los mercados y que el culpable es el otro (el inmigrante, el vecino no deseado o el líder del partido adversario) también se repite.
El crecimiento electoral, en toda Europa, de los partidos de extrema derecha, con bases nacionalistas hasta la xenofobia y tintes confesionales, indica hasta que punto ha calado su discurso en los ciudadanos azotados por una crisis de la que no aceptan su parte de responsabilidad, descargándola en los rumanos en Francia e Italia, los gitanos y emigrantes en otros muchos países, o de los antiguos dirigentes en casi todos, incluida España. En Hungría han dado un paso más y ha aprobado una Constitución, por mayoría de 2/3 del Parlamento, que recupera una religión oficial, la cadena perpetua, la supeditación del poder judicial al ejecutivo, la limitación de la libertad de prensa, la intromisión casi sin límite en la economía y moral privadas, etc., al tiempo que el gobierno actual identifica a los culpables de su crítica situación económica: los comunistas y los estados vecinos donde existen amplios colectivos de húngaros emigrados.
¿Y en España qué?, pues aparte de tener bien identificado al culpable de todo, un discurso xenófobo arraigado en amplias capas de población, el mantenimiento de discursos pro y anti catalanistas, o pro y anti vascos, o pro y anti españolistas, la declaración de intenciones de reponer la cadena perpetua, eliminar derechos civiles y la última ocurrencia de encarcelar a los que no acepten las tesis económicas del actual gobierno, poca cosa más.

Enero de 2012
Fdo. Isidoro Gracia Plaza (DNI 7752400C)

martes, 17 de enero de 2012

La enseñanza no es mercancía.

El Plan Pidal, aprobado en 1845 como primer proyecto educativo por el que el Estado liberal español se quería hacer cargo de la educación, señalaba en su preámbulo algo que hoy nos choca por su intervencionismo, pero que considero gran idea: la enseñanza de la juventud no es mercancía que pueda dejarse entregada a la doctrina de los especuladores".

No sé si Gil de Zárate, que era buen conocedor de la necesidad que existía en España de una enseñanza nacional, le coló al ministro Pidal esta frase en el preámbulo de la ley que se aprobaría, pero en todo caso las Cortes, con mayoría moderada en ese momento, aprobaron la primera ley educativa de España tal y como he dicho. Ciertamente ¿como dejar que le enseñanza se pueda convertir en una mercancía, como ocurre hoy -y antes- con tantos centros privados, que seleccionan a los alumnos por la riqueza de sus familias o por el abolengo de sus padres? Los diputados liberales del siglo XIX lo dejaron escrito, aunque luego la sociedad, la rapiña y el clero se encargasen de desvirtuar aquella frase lapidaria. Pero hoy asistimos a una situación en la que la enseñanza pública está muy abatida, muy baqueteada por el reciente gobierno (que ya dio muestras de sus intenciones cuando estaba en la oposición) y por los Consejeros de las Comunidades Autónomas, en especial el de Galicia, que clama al cielo con su ceguera y hostilidad a la enseñanza pública.

Se recortan horas lectivas pero no se recortan los contenidos curriculares (grave aberración que ha sido denunciada más de una vez), se niega el estudio de disciplinas optativas a alumnos por el hecho de no reunir un número determinado, ¡aunque el profesorado tenga disponibilidad horaria!, se permiten horarios escolares antipedagógicos, donde los alumnos soportan clase tras clase sin el más mínimo criterio racional; se ha optado por dar negocio al transporte escolar en vez de retomar los comedores escolares, verdadera ocasión para que el alumno se socialice fuera del aula en el propio centro; se maltrata al profesorado cuando reclama no más sueldo (¿cuando lo hemos escuchado?) sino más calidad educativa, y dicha calidad no es posible con burócratas del tres al cuarto en la Consellería gallega. No es posible alcanzar la calidad que en Finlandia, por ejemplo, sin recursos, sin racionalizarlos como se ha pedido una y mil veces, sin una ratio por aula que esté acorde con las necesidades de los alumnos más desfavorecidos. 

La atención a la diversidad, verdadero logro social de las leyes educativas de nuestro país (LOGSE y LOE) no es posible en la práctica en algunos centros al haber cercenado el Conselleiro -con sus corifeos aduladores- a los profesores de pedagogía terapéutica. Mientras tanto todo son parabienes para los centros religiosos, para la enseñanza privada, para los centros concertados, a los que por cierto, ahora se le deben ingentes cantidades de dinero que debió ser preservado no gastándolo en idioteces. Malos tiempos para la enseñanza en España; malos para los alumnos y profesores gallegos. Entre tanto, los sindicatos hacen la pirueta de convocar un día de huelga (simbólico) cada año, en vez de intentar movilizar al profesorado con una labor paciente que no tendrá sus frutos hasta pasados unos años.

L. de Guereñu Polán.

lunes, 16 de enero de 2012

Tránsfugas en el congreso

Benidorm también tiene barrios obreros
He puesto "congreso" con minúscula porque me refiero al que el Partido Socialista celebrará a principios del mes de febrero. Parece que no hayamos aprendido tras tantos años de experiencia. En dicho congreso participarán tránsfugas que fueron expulsados en el año 2009, pero ahora parecen ser útiles a una exministra y puede que esa sea la causa de haber sido rehabilitados. Según leo, dichos tránsfugas y la propia exministra son apoyos de la candidata Chacón, a la cual creo que le hará poca gracia tener -sin quererlo- compañías de ese tipo. 

En efecto, el alcalde de Benidorm, que se aupó a dicho puesto por un procedimiento condenado, está sirviendo de "ariete" a la joven exministra, según "El País" de hoy, página 19. Dicho alcalde ha sido elegido delegado al congreso de febrero y ya está otra vez organizando broncas internas en vez de ocuparse de las ponencias, de los debates, de las posibles soluciones y de demostrar una honradez que no siempre ha visto la población en él. 

El mismo Partido Socialista lo denunció en septiembre de 2009, pero como algunos medios locales anunciaron en su momento, volvería a la militancia poco después y han acertado. Prueba de que conocían a la madrina de tal personaje (que no actuó solo) y la influencia que aquella tenía. Parece que la sigue teniendo. Así, creo yo, no se va a ninguna parte. Se puede dar una batallita interna aquí, otra allá, pero este no es el modelo que queremos muchos (creo) ni el modelo presentable para nuestro electorado. Tras una laraga etapa de verdaderos sinvergüenzas (pocos en términos relativos) creo que debiéramos aspirar a una etapa de absoluta honradez, desprendimiento, sacrificio y trabajo. Los viejos hábitos deben ser denunciados y abandonados. Hago votos para que en el congreso de febrero el personaje que protagoniza este artículo y sus corifeos tengan muy poco que pintar, máxime cuando los candidatos que hasta ahora han salido a la palestra pública están demostrando un gran estilo y ejemplaridad. 
L. de Guereñu Polán.

domingo, 15 de enero de 2012

El "demócrata" Salvador de Madariaga

Aparte de haber defendido fórmulas copiadas del fascismo italiano, asunto del que en alguna otra ocasión me puedo ocupar, don Salvador de Madariaga, nacido en A Coruña, y elogiado por tirios y troyanos, ha dejado mucho que desear en relación a la democracia. Ha sido un afortunado a quien nunca se le han sacado los colores como convenía. El 9 de marzo de 1973, ya sabedor de que los días del general Franco eran pocos, que toda Europa clamaba por una España democrática, y que la oposición interna al régimen estaba en alza, don Salvador se resituó una vez más y escribía: "no me ha sido posible unirme a amigos y colegas... que en el seno del Movimiento Europeo abogan por un Parlamento europeo elegido por sufragio universal. Idea que me parece un error... -sigue diciendo don Salvador- el de creer que Europa es una nación y no lo que es: un racimo de naciones. Un discurso político en San Francisco vale para Boston o Chicago; un discurso político en Lisboa puede resultar un disparate en Estocolmo". Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Esto es lo que decía el "demócrata" y "europeísta" Salvador de Madariaga en el ya avanzado año de 1973 (piénsese que el Tratado de Roma fue firmado en el año 1957). Pero no se refería este hombre a las naciones que todos podemos entender por tales: Prusia, Escocia, Panonia, Cataluña, Galicia, Irlanda... Se refería a los Estados-nación (el curioso puede leer "La Voz de Galicia" de la fecha citada). Fue galardonado con el premio Carlomagno, que yo creo que entraña valores europeístas, pero que no fueron afortunados los que le dieron tal nombre, pues no es el personaje idóneo para una Europa de futuro. Sí, quizá, para don Salvador, que a fuerza de cambiar de aquí para alla, de adular a unos y a otros, de acomodarse a toda circunstancia, no tendría a mal volver al año 800. 

L.de Guereñu Polán.

Marinaleda

Hermoso nombre para un pueblo, capital de un pequeñísimo municipio sevillano, al este de su provincia; en torno, la planicie del valle del Guadalquivir, tierras bajas, calor y lluvias otoñales. Marinaleda tiene algo más de 2.700 habitantes (2008) y un alcalde honrado, lo que no todos (aunque sí muchos) pueden decir de sí mismos con verdad. La gente construye sus casas, sencillas y hermosas, en terrenos municipales que siguen siendo municipales; en Marinaleda no hay paro, porque los recursos públicos se administran para que no lo haya. La vida comunitaria prevalece sobre los egoísmos particulares, que los hay porque es propio de la naturaleza humana. 

Hay un individuo linajudo, dicen que de la Casa de Alba (¡que antiguo suena esto!) que ha dicho no trabajan los andaluces. Allá se han ido los de Marinaleda a hablar con el sinvergüenza y ocioso personaje. Le han invitado a que vaya a ver los trabajos de los vecinos: en la construcción, en el campo, en los talleres, en las alquerías, en los establos, en los pequeños comercios, en los olivares y labrantíos, en las dehesas y caminos... El linajudo ha dicho que "donde dije digo, dije Diego". ¡Vaya cara dura!. 

El honrado alcalde de Marinaleda
¿Como es posible que exista Marinaleda? Sin ricos, sin pobres, sin parados, pero con problemas, como todas las comunidades humanas. Pues porque hay un alcalde honrado, un pueblo que le apoya y sigue, donde el Partido Popular lleva venticinco años sin obtener un solo escaño en el Ayuntamiento. ¡Lástima que el municipio de Marinaleda sea un minúsculo punto en el mapa! Ojalá ensanche su espíritu y su moral al universo mundo.

Dicen que el alcalde y los concejales no están imbuídos del afán de enriquecerse, sino de la idea de una vida comuniaria en la que la felicidad alcance a todos.

L. de Guereñu Polán.

El pensamiento de una vida

Fraga, ufano, con Franco
En el año 1990 el señor Fraga fue elegido Presidente de la Xunta de Galicia. Solo lograr la mayoría absoluta, declaró: "Toda mi vida la sentí como preparación para ser el presidente de Galicia". Se me ocurre que para haber sentido eso toda su vida no tuvo empacho en colaborar estrechamente con la dictadura del general Franco durante 25 años. Colaboración que era la peor prueba posible para que su frase fuese creíble. Otra cosa es que el señor Fraga se acomodase, en cada ocasión, a la nueva situación dada, cosa que ha hecho, eso sí, durante toda su vida.

Hay algo en lo que no se ha hecho suficiente hincapié y es que el señor Fraga, con toda su formación jurídica, no dijo ni "mu" en el Consejo de Ministros que decició condenar a muerte al dirigente comunista Julián Grimau, que había sufrido una pantomima de juicio y que, como después se demostró, no tuvo nada que ver con las acusaciones que se le hicieron. Eso sí, fue un militante comunista como el señor Fraga vistió el uniforme falangista cuantas veces fue necesario. ¿Como es posible que no se le haya preguntado nunca -que yo sepa- sobre tal asunto? ¿Que contestaría? En una ocasión, en el Senado, un miembro de dicha cámara sí hizo alusión al tema mientras el señor Fraga callaba ladinamente. ¿Qué piensa nuestro hombre de aquella actuación suya? Porque ya sabemos qué piensa de los muertos de Vitoria, de la represión de manifestaciones y manifestantes cuando fue ministro de la Gobernación; ya sabemos lo que piensa sobre el franquismo, al que nunca ha condenado porque sería como condenar media vida política suya. En el año 1968 viajó a Guinea Ecuatorial para dar posesión al asesino Macías, un rendidor de pleitesías al régimen de Franco, y de ahí el entusiasmo del señor Fraga.

Fraga con el asesino Macías
El embajador Fraga, el jurista Fraga, el catedrático Fraga, se fue en cierto momento a Londres en misión oficial pretendiendo que las nuevas generaciones no sabrían sobre su pasado. Pero su pasado está ahi, en las tinieblas de nuestra historia, de la que él forma parte. Actuó autoritariamente en la Xunta de Galicia, no combatió los vicios de la política gallega heredados del franquismo, pero eso sí, con el consentimiento de los gallegos, que revalidaron su elección una y otra vez, incluso cuando ganó las elecciones por mayoría relativa. Siempre encabezó al partido más votado de Galicia, lo que le permitia decir que era "la mayoría natural" del país. Sus colaboradores quizá no estén para pensar nada trascendente, orgullosos como estarán de haber usufructuado el poder. Los que se reclaman sus opositores debieran hacerlo, creo yo, y mucho, porque de lo contrario, los epígonos del señor Fraga se van a eternizar gobernando este país otros 25 años.

L. de Guereñu Polán.
CECILIA RIVAS

Esta mujer en paro, pero con una gran dignidad y con dos hijas menores, ha ofrecido su casa a una familia guineana con cinco hijos, que ha sido desahuciada por el banco correspondiente. Apoyado el banco en una legislación injusta y que se aparta de toda normal moral, ha decidido dejar en la calle a siete seres humanos que, para colmo de males, no están en su páis, sino que sufren la pena añadida del desarraigo y la pobreza. Cecilia, por el contrario, ha tomado cartas en el asunto: tiene un piso -no sé si de su propiedad- y ahora lo va a compartir con la familia de Mamadou Diallo, el padre guineano que se encuentra, con su esposa e hijos, en la calle. Cecilia ha habilitado su casa y sus muebles, ha dicho aquí dormirán ellos, aquí los niños, mis hijas compartirán una cama,  y yo... No le ha importando su situación de parada, cobrando un subsidio que se terminará algún día. Ha considerado que puede encontrar trabajo, igual que Mamadou, y mientras tanto compartirán un piso diez personas pertenecientes a dos familias distintas. Una prueba de generosidad, un ejemplo maravilloso, una muestra de que la cultura burguesa no es la única que existe, que hay personas disconformes con ciertas formas de actuar: las de los gobernantes, las de los banqueros, las de los usureros y tramposos, las de los que no tienen suficiente aunque se harten robando y desfalcando las arcas del Estado.

Compárese el ejemplo de Cecilia Rivas con el de un tal Urdangarín, un tal Matas, un tal Fabra, un tal Camps, un alto cago de la Junta de Andalucía, cuyo nombre no recuerdo, que se gastaba el dinero público en drogas y trampas. Compárese el caso de Cecilia Rivas con el de tantas otras personas que no piensan más que en ellas, que no tienen ojos más que para el egoismo. La misma Iglesia católica -dicen los períodicos hoy- desahuciará a ocho enfermos de SIDA por impago: la vicaría de Ourense reclama facturas pendientes de gasto corriente de una casa de acogida cedida en 1993... Algunos inquilinos de esta casa de acogida tienen la movilidad limitada. ¿En que piensa ese vicario del demonio? ¿En que piensan los chulos de este país que no paran de llenarse los bolsillos mientras hay millones de personas que viven en el umbral de la pobreza, que viven humildemente o que tienen obligaciones económicas dificilísimas de cumplir? ¿No va a haber ningún flamante diputado, recientemente elegido, que intervenga en esto? ¿Para que les hemos elegido entonces? ¿No va a haber ninguna autoridad que se interese por el caso de los enfermos de SIDA desahuciados, por la familia de Mamadou? ¿No va a recibir Cecilia Rivas ninguna ayuda pública por hacer algo que tendría que atender el Estado? ¿Para que queremos Estado entonces? Menos mal que mientras haya Cecilia Rivas hay esperanza.

L. de Guereñu Polán.

miércoles, 11 de enero de 2012

Beso a usted la mano

Bono se rinde de hinojos ante el papa
El socialista Bono hace confesión de fe católica. Nada que objetar; faltaría más, cuando la libertad religiosa ya se consiguió con el franquismo a raíz del Concilio Vaticano II. Pero una cosa es ser católico y otra es poner un cargo (el de Presidente de las Cortes) en pleitesía ante un Jefe de Estado o ante el Papa (en este caso las dos cosas a la vez). En la fotografía de arriba el Presidente de las Cortes (que casualmente era el Sr. Bono) rinde pleitesía al Papa y le besa la mano; se inclina ante él como un vasallo, cuando el Presidente de las Cortes españolas no debe mostrarse -ni ser- vasallo de nadie.

Esto de no distinguir la esfera privada de la pública ya les pasaba a los reyes antiguos, que no distinguían lo que era el tesoro de su casa y el de todo el reino. Menos mal que aquí no se trata de dineros, pero se trata de símbolos, muy importantes, como muy importante pareció al Sr. Bono que los diputados vistiesen corbata en el hemicilio (valiente nimiedad) o se ha mostrado tan riguroso en cuestiones de protocolo, que eleva a categoría superior. Yo, como español, protesto por la pleitesía mostrada por el Sr. Bono al Papa. Podría pedirle audencia en sus vacaciones, visitar la sala de la Signatura y, allí, hacer todas las genuflexiones que quisiera ante "Su Santidad"; puede que de esta manera el Sr. Bono alcanzase más facilmente la gloria.

L. de Guereñu Polán.